spot_img

Invasiones en el agro mutan y agudizan la inseguridad

Por:

Compartir esta noticia:

Tegucigalpa (Especial Proceso Digital /Por Lilian Bonilla) – El sector empresarial y sectores productivos del país lamentan que el problema de invasión de tierras que se extiende por varios departamentos del país ha pasado de un problema eminentemente agrario a un tema grave de seguridad y de mala imagen para los inversionistas.

– Sectores productivos se declaran agobiados e indefensos ante invasiones de tierra.

– Choluteca, Atlántida, Colón, Yoro, Francisco Morazán, Santa Bárbara y Copán, son los departamentos que más invasiones de tierra reportan.

– El impacto socioeconómico por invasiones de tierra es incalculable, según sector privado.

– El mayor temor es que se pierda la paz social y haya derramamiento de sangre, el Estado debe evitarlo, dice sector privado.

Mientras invasores de oficio o grupos criminales disfrazados de campesinos, aumentan sus territorios que cogen a la fuerza, la tibieza de las autoridades está dando pie a conflictos más graves que pueden tornarse violentos donde la vida de muchas personas está en juego, refieren fuentes consultadas.

Las consecuencias de las invasiones de oficio que se están acrecentando en el país, son terribles a nivel socioeconómico y las pérdidas se están volviendo incalculables, exponen empresarios de distintos rubros.

Advertencia hecha realidad

La advertencia del sector privado en relación a que la situación de la invasión de tierras es un problema de seguridad y que la vida de muchas personas corre peligro de muerte se hizo realidad en las últimas horas cuando en la finca Manga Sierra en Lean, zona noratlántica del país, se reportaron cuatro heridos de bala y enfrentamientos por la invasión de tierras en fincas de cultivo de palma africana.

LEER: Reportan varios heridos en enfrentamiento por invasiones de tierras en Atlántida

Impacto devastador

El Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep), estima que 2,400 millones de dólares se dejaron de invertir en Honduras producto de las invasiones, que se han agravado por la falta de normas ágiles y eficaces.

Los rubros más afectados debido a invasiones de tierra son la palma africana, caña de azúcar, melón, okra, camarón, ganadería y energía.

Los informes del Cohep también indican que las invasiones se están dando, principalmente en 7 departamentos: Choluteca, Atlántida, Colón, Yoro, Francisco Morazán, Santa Bárbara y Copán.

LEER: Cohep vuelve a pedir al gobierno que tome acciones ante las invasiones de tierra

El oficial de asesoría legal del Consejo Hondureño de Empresa Privada (COHEP), Rafael Jerez, informó que “esto (invasiones), genera pérdidas para el empresario y envía un mensaje de inestabilidad e inseguridad jurídica en el país”.

Jerez, añadió que actualmente, la falta de un catastro territorial y nacional, está provocando graves olas de violencia en zonas que llevan décadas en crisis, un ejemplo de esto es el Valle del Aguán pues en este 2022 se reactivó la “guerra a muerte” entre campesinos y terratenientes.

Entre los impactos de las invasiones de tierras más notables se da en la Inversión Extranjera Directa, por la afectación de la seguridad jurídica, se violentan los derechos a la propiedad privada y se dañan y explotan áreas en producción, aspectos que claramente ahuyentan la IED.

Con las invasiones de tierra los empresarios reportan pérdida de contratos de venta de producto a nivel nacional e internacional vía exportaciones, lo que reduce la generación de divisas.

En el tema específico de las invasiones en la zona del Bajo Aguán donde la mayor afectación se da en las fincas de palma africana se estima que hay un aproximado de 20 mil hectáreas invadidas.

En el sur las invasiones de tierra han aflorado en los últimos meses.

Las pérdidas en el rubro son cuantiosas “se estiman que en 10 mil hectáreas la baja es de 150 millones de lempiras al mes, es decir unos 1,500 millones al año”, detalló a Proceso Digital el asesor legal del Cohep, Olvin Mondragón.

El entrevistado hace la salvedad que son pocas las empresas que hacen este tipo de reporte o denuncian las invasiones pues existe temor, ya que son grupos delictivos los que están detrás del ilícito de las invasiones. “Tenemos conocimiento que hay más propiedades invadidas y van para el alza, pero mucha gente no las reporta”, complementó.

“Es una situación que se está yendo de las manos, ya el sector palmero está a punto de desaparecer debido a las invasiones y lo que preocupa, es que (…) las propiedades que invaden son las que ya están por vender su fruta”, zanjó.

En cuanto a los empleos perdidos en la zona se reportan un aproximado de 3 mil puestos de trabajo, lo que trae como consecuencia más migración forzada, hay reportes en la zona de un incremento de lugareños que han abandonado el país en busca del sueño americano al verse desempleados, adicionó.

En este punto vale la pena recordar que el informe del Departamento de Estado de los Estados Unidos, denominado “Declaraciones de Clima de Inversión 2022”, fue bastante claro y apuntó que, la corrupción, el crimen, deficiencia en la infraestructura y un estado de derecho débil o inexistente, son las causas por las que Honduras no puede atraer más inversión privada.

Al primer semestre del 2022 según el informe trimestral que publica el Banco Central de Honduras (BCH), la Inversión Extranjera Directa en el país presentó una caída de 29.2 %.

LEER: Alerta por el deterioro en la inversión extranjera 

De acuerdo con economistas este indicador (IED), seguirá en picada, si no se toman los correctivos y se pone un alto a las invasiones de tierra.

El sector privado ha pedido acciones contundentes al gobierno para detener las invasiones de tierra.

De norte a sur hay temor a una catástrofe

Aunque entre las invasiones de tierra que se están dando en la zona sur tiene algunas características distintas a las de la zona norte y otras zonas del país al final la situación es igual de grave, y hay incertidumbre y miedo a que haya una catástrofe económica y lo que es peor una catástrofe de seguridad porque puede incluso haber nuevos derramamientos de sangre, refirieron fuentes informativas a este medio.

Después de varios meses de negociación en las zonas donde se están dando las peores invasiones estas se han estancado sin tener ningún avance, confió el abogado Mondragón.

Como ejemplo citó que desde febrero  de 2022 se conformó una mesa tripartita en el Bajo Aguán y no ha habido avances, la última reunión se dio en noviembre del año pasado en la ciudad de La Ceiba, donde participaron varios sectores entre estos la Asociación de Ganaderos de Atlántida, sector bananero, el secretario de Seguridad y el ministro del Instituto Nacional Agrario (INA), representantes de la Federación Nacional de Agricultores y Ganaderos de Honduras (FENAGH), y empresarios de la zona afectados.

Lo último en esa mesa al ver que la situación no avanza fue que se acordó solicitar un espacio a la presidenta Xiomara Castro, para que se tomen decisiones al más alto nivel, aunque las mismas autoridades del INA, meses atrás dijeron que ya ella tomaba cartas en el asunto y todo sigue igual.

Desafortunadamente las invasiones van en alza y si lo que está pasando en el sur es delicado, lo que está pasando en el Aguán y Litoral Atlántico, es mucho más grave, dijo una fuente a Proceso Digital, que prefirió el anonimato, porque manifestó que ya ni hablar pueden porque corren peligro, “lastimosamente ya no se nos permite dar declaraciones y más detalles”, apuntó.

Señaló que se sabe que las invasiones están siendo lideradas por delincuencia organizada, que avanzan sabiendo que todos los actores están atemorizados porque estos grupos están mejor armados.

Mientras las invasiones siguen en el sur y en el Bajo Aguán como se dio en recientemente cuando estos grupos se tomaron la Planta de Dinant, ubicada en Quebrada de Agua Kilometro 22 calle Tocoa Trujillo, Colón, donde hasta mantuvieron a un grupo de unos 300 empleados secuestrados.

El Aguán ha sido constante escenario de conflictos agrarios.

En la zona sur

La misma situación se da en el sur donde persisten las invasiones en detrimento de los sectores productivos de la zona, en los últimos días del mes de noviembre del 2022 también se registró un enfrentamiento cuando con machete en mano los pobladores que han invadido tierras en la denominada “Ciudad Mel Zelaya” señalaron que defenderán la tierra que según ellos les pertenece.

El enfrentamiento se dio cuando los propietarios del terreno llegaron con guardias de seguridad para evitar que el terreno siga siendo invadido por los pobladores.

Según el último detalle oficial que brindaron los directivos de la Cámara de Comercio e Industrias del Sur (CCISUR) son alrededor de 2 mil 500 manzanas de tierras productivas invadidas que dejan pérdidas por arriba del billón de dólares al año.

Una fuente de la zona, señaló que el problema no se soluciona y más bien se teme que empeore.

LEER: CCISUR, lamenta pérdidas calculadas en un $ 1 billón al año por invasiones de tierras

Se sigue dando el mismo problema de invasiones, y aunque las autoridades saben que son ilegales no hacen nada, la Policía y la Fiscalía se pasan tirándose la pelota, mientras los empresarios ya están cansados de hacer llamados, en vano refirió.

Los sectores como melón tienden a desaparecer ya que de 30 meloneras apenas dos siguen en pie y no se sabe hasta cuándo aguanten.

Lo mismo sucede con las fincas camaroneras y las de okra, ya que, con los conflictos de invasión de tierra, a lo que se suman otros conflictos sociales como tomas de carreteras, las pérdidas son cuantiosas, indican los empresarios.

El director del INA, Francisco Fúnez denunció la semana pasada que grupos insurgentes, residuos de grupos narcotraficantes, son en algunos casos los que se toman bases campesinas de la reforma agraria en Honduras.

Invasiones también llegan a haciendas de ganado

Otro sector que está siendo afectado es el sector ganadero ya que en los últimos meses hay reportes de varios predios que han sido invadidos y la preocupación es muy grande sobre todo porque hay mucha incertidumbre y temor, lo que se quiere es trabajar y vivir en paz, expuso el gerente del Fondo Ganadero Gundemaro Castillo a Proceso Digital.

“La paz, la tranquilidad, la seguridad jurídica y personal son lo más importante y esta situación están provocando un caos en el campo, también nos ha tocado a nosotros aquí en Puerto Arturo y eso no solo aleja la inversión, sino que la banca que también tiene garantías hipotecarias también se preocupa”, añadió.

A renglón seguido refirió que solo en esa zona ha conocido de al menos 12 ganaderos que han reportado problemas de invasión y eso afecta bastante el trabajo porque son fincas que producen leche, ganado, carne y sementales; sumado a las pérdidas de producción hay otros gastos en los que deben incurrir como pago de seguridad privada y abogados.

El ganadero, dijo que se ha percibido que los campesinos son utilizados e incitados por grupos con otros intereses, para provocar inestabilidad; pero lo que más les preocupa es la lentitud de las autoridades en solucionar este problema, pese a que es un delito flagrante.

Finalmente, Castillo se suma al llamado de otros sectores productivos para que el Gobierno, busque soluciones a dicha problemática que al final perjudica a todo el país.

(LEER) Grupos insurgentes residuales de narcos se toman bases campesinas de la reforma agraria, denuncia el INA

Invasiones de tierra recrudecen con serias consecuencias

Las consecuencias de las invasiones de tierra son graves: primero es la pérdida de vidas humanas, luego la merma de empleos e ingresos familiares, principalmente porque las tierras que se invaden son las cultivadas, lo que provoca pérdida del producto y de los ingresos a los productores.

Otra de las consecuencias graves es el aumento de las migraciones irregulares, pues ante la pérdida de empleos cientos de hondureños se ven desplazados y obligados a migrar hacia los Estados Unidos.

Se dan pérdidas millonarias en exportación datos del Cohep a los que tuvo acceso Proceso Digital indican que hay pérdidas alrededor de 240 millones de dólares.

Asimismo, se agrega la disminución de divisas, los sectores advierten que de persistir las invasiones de tierra en los próximos 12 meses se estima una caída hasta de un 50 % en sectores como el melón y la okra.

Y por si fuera poco se pone en riesgo la seguridad alimentaria, merma la producción y disponibilidad de alimentos, así como el acceso a los mismos; también se paralizan las iniciativas de responsabilidad social empresarial, ya que las invasiones impiden que las empresas puedan gestionar diferentes acciones que beneficien a las comunidades.

Otra consecuencia es el temor que prevalece en los empresarios y empleados de las tierras y fincas que son invadidas porque temen por su integridad física, lo que limita el acceso a información, algunas cámaras de comercio indican que las encuestas para elaboración de informes tienen poca respuesta.

Acciones sugeridas por el sector privado

El sector empresarial sugiere que ante la gravedad de la situación por invasión de tierras, el Estado debe priorizar acciones inmediatas para encontrar una solución conciliatoria y evitar que la situación siga agravándose en el país.

Lo primero indican es hacer cumplir de forma expedita la Ley a la Propiedad Privada y asegurar la debida diligencia cuando se recibe una denuncia, que la orden de desalojo por parte de las autoridades sea inmediata.

Un mensaje claro de parte de las autoridades asignadas a esta labor de que en Honduras existe protección a legítimos dueños.

Brindar recursos y tareas concretas al Ministerio Público y a la Dirección de Policía de Investigación para qué accione en contra de los usurpadores.

También se sugiere la elaboración de un protocolo para desalojos que busquen eliminar la violencia.

Finalmente, el llamado de los distintos sectores, es contundente y reiterativo para que cese la invasión de tierras que está generando un ambiente de conflictividad social que aleja la inversión de Honduras. LB

spot_img

Lo + Nuevo

spot_imgspot_img
spot_imgspot_img