spot_imgspot_img

Delta y hongo negro, las amenazas para acelerar la vacunación

Tegucigalpa (Especial Proceso Digital)  – La variante Delta del coronavirus y los casos confirmados de mucormicosis (hongo negro), constituyen desafíos inmediatos para acelerar la vacunación en Honduras, donde apenas el 2 % de la población completó su esquema de inoculación.

– La variante Delta, por muy agresiva que sea, es vulnerable a la vacuna antiCovid. Las personas que solo tienen una dosis están protegidas en un 40 % externan los científicos.

– Un informe interno de la CDC, obtenido por el diario The Washington Post reveló que la variante Delta del COVID-19 puede causar una enfermedad más grave y tan contagiosa como la varicela.

– El Hongo Negro está considerado «como una infección micótica oportunista».

Los triajes y salas COVID de la red sanitaria se han desbordado desde hace varias semanas, lo que hace previsible que esta cepa ya circule en suelo hondureño, aunque las autoridades aún no confirman ese extremo, expertos consideran que es un hecho que ya esté en el país.

En Honduras ya circulan las variantes Gamma (Brasil), Alpha (Reino Unido), Beta (Sudáfrica) y la mutación B.1.1.519 (antes B.1.1.222) detectada en México en octubre de 2020.    

Actualmente en Honduras hay 1 mil 396 pacientes hospitalizados, de los que 705 permanecen estables, 601 graves y 90 en unidades de cuidados intensivos.

(VER) Honduras estudia primer caso de variante Delta

Doctor Omar Videa

El doctor Omar Videa fue el que disparó las alarmas al asegurar que la variante Delta ya está en Honduras.

“El comportamiento clínico de los pacientes ha cambiado, ahora tenemos personas sin comorbilidades y vemos la agresividad del COVID-19. Habría que estar fuera del territorio nacional para creer que esto no está ocurriendo”, dijo.

Videa relató que conoció el caso positivo de una prueba con la presencia de variantes del virus que se detectó en un laboratorio privado. “Es una prueba certificada, que podríamos llamar prueba cerrada. Se trata de un paciente masculino en el Distrito Central”, testificó.

Agregó que la prueba fue recabada por la Secretaría de Salud y la misma se envió a laboratorios de Panamá para confirmar o descartar la versión.

El galeno apuntó que en 29 días de julio ya suman 32 mil casos positivos de COVID confirmados en el laboratorio nacional de virología, “eso significa que la variante de preocupación está en el país”, anotó.

La altamente transmisible variante Delta del coronavirus se puede estar difundiendo entre las personas completamente vacunadas casi tanto como entre las que no han recibido ninguna dosis, según un reporte de las autoridades sanitarias de EE. UU. publicado en las últimas horas.

Un reciente artículo publicado por The Washington Post y en que se destaca que “La guerra ha cambiado”, se explica que con la llegada de la variante Delta, el terreno de la pelea ha cambiado.

Vale la pena mencionar que la tasa de infección entre los no vacunados, por ejemplo, es ocho veces más alta que la de los vacunados. Cuando se trata de hospitalización, la divergencia es aún mayor: los no vacunados son hospitalizados a una tasa 25 veces mayor que la de los vacunados.

¿Qué es el hongo negro y cómo se transmite?

Una peligrosa pero rara infección causada por un hongo que ennegrece los tejidos tiene en vilo a las autoridades sanitarias globales.

Pero las preocupaciones en torno al avance y los daños que sigue generando en Honduras la presencia del coronavirus también hacen pensar en la mucormicosis, conocido como hongo negro, ennegrece los tejidos de pacientes enfermos y recuperados de COVID-19.

La preocupación es mayor porque su mortalidad va del 40 % al 80 % de acuerdo con las condiciones de base del paciente. En Honduras los médicos lo ligan a pacientes con diabetes mellitus o Sida.

El patógeno afecta, principalmente, a pacientes con diabetes controlada, pacientes con sida, pacientes con inmunosupresión iatrogénica y a pacientes con trasplantes de médula ósea y de órganos, indican reportes de expertos, divulgados por medios de prensa internacional.

El Centro para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC), han explicado que estos hongos son muy comunes y “viven en todo el medioambiente”, particularmente en el suelo y en materia orgánica en descomposición.

Existen varios tipos de esta infección dependiendo de la región del cuerpo a la que ataquen, como la rinocerebral (sinusal y cerebral), la pulmonar, la gastrointestinal o la que infesta la piel.

Los seres humanos adquieren el hongo al tener contacto con las esporas presentes en el aire y el ambiente. También puede ocurrir en la piel “después de un corte, quemadura u otro tipo de lesión cutánea”, precisan los CDC, pero lo que no sucede es que se transmita entre personas.

Muestras de potencial Delta enviadas a Costa Rica

Doctor Henry Andino

El doctor Henry Andino, especialista que labora en Vigilancia de Salud, lamentó que en Honduras no existe la capacidad técnica ni científica para identificar cualquier variante del virus SARS-CoV-2.

No descartó que la variante Delta circule en el país, pero llamó a ser responsable y expresó que “no tenemos un medio de biotipificación molecular en Honduras para poder determinar que esta variante es la que está atacando al país”.

Mencionó que en el país se han recolectado más de 120 muestras y se han enviado a laboratorios de referencia a Costa Rica para determinar a través de la tecnología particular, adecuada y precisa, si existe variante Delta en Honduras.

Calificó como “peligrosa” la variante Delta y recordó que la Organización Mundial de la Salud (OMS) la tipificó como “la más apta y la más eficiente” para poder infectar.

“Delta es capaz de infectar hasta seis o siete veces más que cualquier otra variante y que además tiene la capacidad de replicarse o multiplicarse rápidamente hasta poder tener una carga viral mil veces más que las variantes nativas que ocurren en los países”, explicó.

La variante Delta es más infecciosa, se propaga más fácilmente y además tiene una carga viral sorprendente e incluso un estudio de la OMS hecho en China da cuenta que su periodo de incubación se redujo de siete a cuatro días, subrayó Andino.

Delta ataca a pacientes jóvenes

La Organización Mundial de la Salud (OMS) tipificó a la variante Delta, como “la más apta y la más eficiente” para poder infectar.

El galeno Andino remarcó que, en Estados Unidos, Reino Unido y Canadá, se ha determinado que el 90 % de los pacientes que son contagiados con esta variante están bajo la franja de los 40 años, que no han recibido protección con vacuna, es decir que los no inoculados son el blanco perfecto de esta cepa.

Apuntó que las personas que solo tienen una dosis de la vacuna antiCOVID están protegidas en un 40 %.

Ejemplificó que en el caso de EE. UU. que tiene más de 300 millones de vacunados, apenas se reportan 3 mil 100 muertes de personas que recibieron la inoculación completa.

“Esta nueva variante nos ha advertido que debemos completar el esquema de vacunación en el menor tiempo posible para recibir la seguridad que ofrece el fármaco. Esta va a ser una pandemia de los no vacunados”, reflexionó el doctor Andino.

Dijo que las personas que decidieron no vacunarse se convertirán en un desafío al haber nuevas variantes del virus y que precisamente surgirán por lo que no se inocularon con las dos dosis del fármaco.

Hongo negro más ligado a diabetes

El hongo negro es por definición una infección fúngica grave pero extraña, que es causada por un grupo de mohos llamados mucormicetos.

Con respecto a la patología de mucormicosis, conocido como hongo negro, refirió que existe una vinculación directa con los pacientes que tuvieron COVID-19.

Dijo que en el 50 % de los casos la vinculación no es directa y está más relacionada a que los pacientes padecen enfermedades de base como la diabetes mellitus.

“Seguimos detenidamente estos casos porque la relación entre el hongo negro y la COVID debe ser bien clara, y cuando es clara y lo hemos podido comprobar es que es debido a que los pacientes han sido sometidos a tratamientos por más de 25 días recibiendo altas dosis de esteroides que le bajan la inmunidad fuertemente y que luego de ser dados de alta, van y son expuestos a condiciones en las que le favorece encontrarse un hongo y este se aprovecha de este estado inmunológico deprimido y hace de esa oportunidad su clara fase de infección que son los casos que estamos teniendo y estamos estudiando”, ahondó en conversación con periodistas.

La mucormicosis es una infección fúngica invasiva grave y a menudo mortal, ha entrado en la conciencia pública en respuesta a un brote de casos de COVID-19 en la India.

Los principales signos de alarma de la murcomicosis son estos, además de inflamación facial de un solo lado, dolor de cabeza, congestión nasal y lesiones negras en el puente nasal o en la parte superior interna de la boca.

(VER) Honduras confirma otro caso de Hongo Negro derivado de la COVID-19

Casos confirmados de hongo negro

La jefa del Laboratorio de Virología, Mitzi Castro, informó que en Honduras hay cuatro casos confirmados de hongo negro asociados al COVID-19 y un sospechoso.

Amplió que hay un caso sospechoso: se trata de una mujer que falleció días atrás.

Explicó que la transmisión del hongo negro hacia personas ocurre mediante esporas cuando se contamina el suelo o la comida se fermenta.

Castro manifestó que el hongo negro es un riesgo para las personas diabéticas, los que tienen COVID-19 o que la contrajeron.

No descartó que la enfermedad deje secuelas en personas que son tratadas de manera tardía y enumeró que algunas consecuencias son en los dientes, mandíbula, el paladar y la nariz.

Debe corroborarse la variante para tomar medidas

Para el exviceministro de Salud, José Manuel Matheu, las autoridades deben corroborar lo más pronto la circulación de la variante delta en territorio hondureño.

“Debe corroborarse si realmente ya la tenemos en el medio que probablemente ya es, pero como aquí no tenemos la capacidad para detectarla tienen que mandarla al extranjero”, dijo a Proceso Digital.

En caso de confirmarse la detección de la variante delta, el galeno recomendó que se aplique un cerco epidemiológico para tratar de evitar que se disemine en el territorio.

Advirtió que esta variante es más agresiva porque provocaría un crecimiento de casos ante la situación que rebasó la capacidad hospitalaria.

Terreno fértil para la diseminación

José Manuel Matheu

Matheu consideró que Honduras es un terreno fértil para la diseminación de la variante delta, debido a que un pequeño porcentaje de la población posee las dos dosis de la vacuna contra el COVID-19.

“En nuestro país, solo es una proporción del 2 % que ya tiene las dos dosis, es un terreno fértil para que se disemine la variante delta”, analizó.

Clamó que la población debe usar doble mascarilla y mantener la distancia física en lugares como supermercados y centros comerciales, así como el lavado de manos para evitar el contagio por la variante.

No descartó que en un futuro aparezca otra variante más agresiva que la delta y sea más severa.

Acelerar procesos de vacunación

Carlos Umaña

Por su parte, el doctor Carlos Umaña mencionó que solo hay dos maneras de controlar los contagios por la variante delta: acelerar los procesos de vacunación y la aplicación de las medidas de bioseguridad por la ciudadanía.

“Iniciar de inmediato la vacunación de los 12 a los 18 años con la vacuna de Pfizer, el resto de los 18 en adelante con las vacunas que se tengan y garantizar la segunda dosis”, aconsejó.

De igual manera, indicó que la ciudadanía aplique las medidas de bioseguridad, entre ellas el uso de mascarillas para niños mayores de cinco años.

Estimó que la variante delta ya circula en Honduras, argumentando en base al colapso del sistema hospitalario, repunte de casos y la alta tasa de muertes diarias.

“Ya fallecieron tres personas en los triajes, y además ya murieron más de 19 personas en 24 horas, prácticamente cada ora muere una persona en el Valle de Sula”, ejemplificó.

Prohibir automedicarse esteroides

El también presidente de la asociación de médicos del Instituto Hondureño del Seguro Social (IHSS) en San Pedro Sula también se refirió al hongo negro, asociado al COVID-19 que ataca a los pacientes diabéticos.

Detalló que los pacientes diabéticos que contrajeron el COVID-19 han usado los esteroides como tratamiento, sin embargo, los medicamentos han causado una depresión a nivel inmunológico cuando el azúcar no tiene el nivel adecuado.

“Prohibir la automedicación a través de bloqueo en farmacias de cuatro sustancias: Dexametasona, Prednisona, Hidrocortisona y Prednisolona”, sugirió.

Explicó que la enorme cantidad de diabetes en Honduras propicia que haya muchos pacientes contaminados con hongo negro. (PD)

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
23,504FansMe gusta
39,518SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_imgspot_img