spot_img

Clientes residenciales “electrizados” con “aportación” para energía gratis

Por:

Compartir esta noticia:

Tegucigalpa (Por Lilian Bonilla) – Abonados de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE), recibieron el recibo de febrero con un cargo más, el del subsidio de energía gratis otorgado por el Gobierno a consumidores de menos de 150 kilovatios (Kwh), y pese a la promesa de no afectar al sector residencial, muchos hondureños de ese sector se vieron sorprendidos con dicho cobro llamado “aporte para energía gratis”.

– Expertos destacan desorden e improvisación en medida de subsidio de energía.

– Economistas prevén mayor inflación y deterioro de la ENEE si no se focaliza subsidio.

– Para el segundo trimestre de 2022 se prevé otro incremento a las tarifas de energía.

La realidad mostrada en los recibos de energía de febrero, muestran desorden, improvisación y desinformación, el cobro lo recibieron los diferentes sectores, pero se desconocen totalmente los criterios usados, opinaron expertos consultados por Proceso Digital.

Los reclamos no se han hecho esperar y muchos hondureños inconformes de las zonas residenciales han expresado su malestar por el cobro que tendrán que pagar para financiar energía gratis y de remate de forma retroactiva.

No hay ningún orden en el cobro en algunos casos a clientes del sector residencial les impusieron cargo para subsidiar la energía gratis.

Una muestra de la falta de criterios se da en algunos ejemplos: en este recibo se aprecia un cargo a un hogar cuyo consumó fue de 1 mil 948 lempiras y el aporte para energía gratis le salió por 325 lempiras. Este fue un consumo de menos de 500 kilovatios.

Mientras en otra residencia donde el recibo fue de más de 4 mil lempiras, no se aplicó el cobro de energía gratis. Este consumió más de 500 kilovatios hora.

De igual forma hay reportes, de ciudadanos de varias residenciales donde sus recibos sí fueron cargados con el cobro para subsidio, en viviendas donde nunca ha operado ningún negocio.

(LEER) Adecabah denuncia “lotería” en aplicación de subsidio en recibo de energía

Las inconsistencias de un decreto

Lo que leyeron en el Congreso Nacional previo a aprobar el decreto de subsidio de energía eléctrica no concuerda con lo publicado, ni con lo aplicado en la realidad y menos con las declaraciones de los funcionarios.

El ministro de Desarrollo Económico, Pedro Barquero, manifestó que no se afectaría el sector residencial y que este punto se reflejaría en el decreto y no fue así, porque el documento no lo específica y quedó abierto, por lo que queda a criterio del Ejecutivo a quien le hace el cargo.

Los porcentajes a cobrar a los distintos sectores tampoco están establecidos y con las declaraciones lo que hay es confusión, se sabe que hay un PCM- Ejecutivo donde en Consejo de Ministros se habrían establecido los mismos, pero no se socializaron ni se han publicado.

En declaraciones de funcionarios se dio a conocer que la Secretaría de Finanzas (SEFIN), financiaría un 60 % y los otros sectores el 40 %, pero no se especifica qué porcentaje se cobrará a cada cliente y si es sobre el total de la factura o por kilovatio.

Existen muchas interrogantes de cómo se está aplicando el subsidio y quienes lo están pagando.

El oficial de política económica del Consejo Hondureños de la Empresa Privada (Cohep), Alejandro Kafati, señaló en conversación con Proceso Digital que, aunque el ministro de la ENEE, hablo de un 8 %, se desconoce de dónde sale ese porcentaje, porque según los estudios esa distribución del 40 % al sector Comercial e Industrial, da al menos un cobro de 1 mil 700 lempiras mensuales adicionales a la factura energética, lo que podría ser un porcentaje hasta de un 31 %.

Tampoco se entiende el desorden porque se está cargando a clientes del sector residencial y bajo qué criterios se está sacando ese cobro, porque las cantidades son diferentes en cada caso, añadió.

“Este alivio a la energía eléctrica no está completamente claro, no se sabe cuál es el mecanismo, porque lastimosamente no se cuenta con información pertinente y oportuna sobre esta política pública”, remarcó.

Se quiere cumplir con una promesa de campaña política sin un estudio socioeconómico necesario sobre el impacto económico y la exigencia de las finanzas públicas a las que recurriría el Gobierno para implementar ese tipo de alivio al sector energía, prosiguió explicando el economista.

Subsidio no focalizado es un riesgo, no un beneficio

Sin un estudio previo, con este beneficio de energía gratis se está beneficiando a gente que no lo necesita y tiene todas las posibilidades de pagar su factura, y por otro lado se impone una carga insostenible al sector productivo, según los expertos.

Según un documento de análisis de la Gerencia de Política Económica del Cohep, se incrementa el riesgo de hurto de energía eléctrica, porque aquellas personas y hogares que consumen más de 150Kw/h al mes y quieren ser beneficiados por este subsidio, podrían manipular sus medidores.

Desde su primer día de gobierno la presidenta Castro prometió energía gratis para pequeños consumidores.

Lo anterior vendría a empeorar el punto más álgido de la ENEE que son las pérdidas eléctricas del 38 %, que si se traduce en dinero equivale a una pérdida diaria de alrededor de 25 millones de lempiras.

Y por otro lado un segundo punto es un mayor consumo de las personas y hogares que antes del subsidio consumían en promedio 60KW/h al mes y ahora tienen un motivo para incrementar su gasto eléctrico hasta llegar al máximo permitido, es decir los 150 Kwh.

Otro punto es el social, ya que este tema, crea mayor polarización en la sociedad, porque hay muchos inconformes financiando el consumo de otros que sí pueden pagar, asimismo se fomentan los pleitos políticos porque los seguidores del gobierno atribuyen cualquier reclamo a una oposición política partidaria.

ENEE se hunde cada vez más

Por otra parte, coinciden los conocedores en el tema energético que, aunque se conoce la crisis financiera de la ENEE, se fomentan políticas como los subsidios que solo contribuyen a que la estatal se hunda en más deuda.

Para el caso, el Gobierno saliente dio un congelamiento de precios en la tarifa energética en los últimos meses de su mandato, y no pagó a la ENEE, el valor de lo subsidiado.

Según Kevin Rodríguez, economista con especialidad en temas energéticos, estos dos congelamientos que dio el gobierno anterior se estiman en unos 1 mil 200 millones de lempiras que la ENEE dejó de percibir y que se suman a su enorme déficit.

Por otra parte, una fuente ligada a la ENEE, confió que el actual Gobierno tampoco ha hecho a través de SEFIN el pago del porcentaje que se supone asume el Gobierno, (60 %), del costo de los 540.9 millones de lempiras mensuales, es decir unos 330 millones de lempiras, cantidad que ya no cobrará directamente porque las facturas de los subsidiados salen en 0 como lo manda la normativa del subsidio.

En la medida que Finanzas se atrase en trasladar ese fondo a la ENEE, la estatal se retrasará aún más en sus cuentas y al no recibir dicho pago por subsidio caerá en nuevas deudas.

(LEER) Subsidio de energía lo paga el pueblo y gobierno lo anuncia con bombos y platillos: Adecabah

Las pequeñas empresas están siendo duramente golpeadas con las tarifas.

Mayor inflación y competencia desleal

Con el incremento en la factura eléctrica para los comercios, por lógica comercial, los negocios transferirán sus costos a los consumidores y pagarán más por productos bienes y servicios, anotan las asociaciones de defensa de los consumidores.

Asimismo, los pequeños negocios que no puedan transferir sus costos desaparecerán de la economía formal y lo más probable que se conviertan en competencia desleal añaden.

El presidente de la Asociación para la Defensa de la Canasta Básica de Honduras (Adecabah), Adalid Irías, dijo que este subsidio de energía eléctrica que da el gobierno hondureño lo paga el pueblo.

Por un lado, el porcentaje que asume Sefin es con impuestos del mismo pueblo y por otro lado también se carga el monto en los recibos del consumidor, añadió.

“El traslado de costos producto del incremento en la factura de la energía de comercios e industrias del país dará como resultado un incremento en los niveles generales de precios de productos alimenticios demandantes de energía como la venta de gaseosas, paletas, lácteos, jugos, carnes, algunos servicios de cuidados personales, entre otros”, describe el documento de análisis del Cohep.

El mismo documento apunta que el rubro de alimentos y bebidas ha incrementado su aportación promedio a la inflación general en 29.16 % y su aporte a la inflación a finales de diciembre de 2021 representó el 16.68 % del total de la inflación de ese año. Con los aumentos derivados del costo de la energía esa aportación a la inflación será mayor.

“Entonces estaríamos ante las puertas de un incremento significativo o importante en los niveles de inflación aunado al tema del incremento en los precios internacionales del petróleo”, expresó Alejandro Kafati.

(LEER) Subsidio de energía incidirá en desaparición de Mipymes, alerta titular de Anmpih

Mipymes

Dentro de los sectores que se sienten perjudicados con el pago del subsidio eléctrico está la micro, pequeña y mediana empresa (mipymes), cuyos dirigentes advierten que los emprendedores manifiestan una gran preocupación y advierten que una nueva carga impositiva es atentar contra la estabilidad de este sector productivo y comercial que apenas sobrevive.

La presidenta de la Asociación Nacional de Medianas y Pequeñas Empresas de Honduras (Anmpih), Esperanza Escobar, dijo que están sorprendidos con el cobro del subsidio de energía gratis ya que pensaban que eso no les iba a afectar, porque se supone que el subsidio solo iba a cargar a las grandes empresas, pero al recibir los recibos se dan cuenta que no se está cumpliendo lo anunciado.

Para el segundo trimestre de 2022 se prevé otro incremento a las tarifas de energía.

Señaló que los pequeños negocios están recibiendo esa carga, que les afecta porque están tratando de sobrevivir, por lo que pide que haya una revisión.

Por su parte, el presidente de la Federación de Cámaras de Comercio e Industrias de Honduras (Fedecamara), Rolando Alvarenga, dijo que hay preocupación porque cargar el subsidio de energía, a los pequeños negocios pondrá a las Mipymes, en una situación muy complicada porque son de sobrevivencia.

Otro aumento a la vista

A la preocupación por un incremento en la factura debido al financiamiento del subsidio, se suma la advertencia que hacen los conocedores del tema, sobre un inminente incremento en la tarifa de energía eléctrica, debido a los altos precios del bunker, ya que la generación de energía es en su mayoría con combustibles fósiles; y de forma general todos los derivados del petróleo debido a la inestabilidad del mercado internacional debido al conflicto bélico entre Rusia y Ucrania.

(LEER) La meta es que al finalizar este gobierno se haya resuelto el tema energético, dice Héctor Zelaya

Ordenar el desorden

Los expertos coinciden que, si las cosas se hacen en forma ordenada y con los estudios socioeconómicos adecuados, las políticas públicas pueden funcionar adecuadamente, no obstante, si hay improvisación y se adoptan medidas solo por populismo, se corre el riesgo de deteriorar aún más la economía del país que ya viene con graves problemas por la pandemia contra la COVID-19 y las repercusiones de los huracanes.

En ese sentido, lo que corresponde es que se ponga orden y se focalicen las medidas de alivio para que quienes las gocen sean las personas que realmente lo necesiten. LB

spot_img
spot_imgspot_img

Lo + Nuevo

spot_imgspot_img