spot_imgspot_img

Oncólogos, preocupados por calidad de medicamentos usados en América Latina

Chicago (EE.UU.) – Especialistas que participan en la reunión anual de la Sociedad Americana de Oncología Clínica (ASCO, por sus siglas en inglés), inaugurada hoy en Chicago (EE.UU.), manifestaron preocupación por la calidad de los medicamentos usados para combatir el cáncer en América Latina.

El problema mayor, según el oncólogo brasileño Gilberto de Lima Lópes, es atribuido a la globalización que ha inundado los mercados con productos genéricos que pueden ser más baratos pero provienen de regiones donde no hay normas muy estrictas de producción.

El especialista declaró en una reunión con periodistas organizada por el laboratorio farmacéutico Novartis que el acceso a los medicamentos contra el cáncer es un gran problema en los países de bajos recursos, donde la inversión en investigación es prácticamente inexistente.

A pesar de que el cáncer mata más personas que la malaria, tuberculosis y sida juntos, en la mayoría de los países latinoamericanos se invierte un promedio de 7 dólares por persona para combatir la enfermedad, mientras que en Estados Unidos son cientos de dólares.

De Lima Lópes, que es profesor de la Universidad Johns Hopkins, dijo que en general los países sin recursos dependen de los genéricos para sustituir los medicamentos patentados más caros, y pueden recibir productos de mala calidad que no son efectivos, o tienen efectos secundarios graves.

«El paciente puede ver no curado su cáncer y morirse mucho antes de lo previsto», señaló el médico, que sin embargo aclaró que «no todos los genéricos producidos en China o India son de mala calidad».

El también oncólogo brasileño Nelson de Franco, que trabaja para Novartis como encargado de innovación y calidad, señaló que la globalización «trae problemas de seguridad» porque dificulta asegurar la calidad de las múltiples fuentes proveedoras de medicamentos.

Detalló que solamente en países de Asia hay 500 plantas productoras que no trabajan con las mismas normas de control que Estados Unidos o países de Europa.

Según informó, la responsabilidad de controlar la calidad de los medicamentos queda a cargo del país que importa, «y a menudo son países sin recursos o conocimientos técnicos para hacerlo».

«Un producto farmacéutico de mala calidad tiene influencia en los resultados clínicos», agregó.

De Lima Lópes propuso la creación de un fondo global para ayudar a los países y «crear un mercado que hoy no existe», así como programas de acceso a medicamentos.

Sin embargo, el especialista, que no trabaja para Novartis, afirmó que el alto costo de los medicamentos no es solamente culpa de los laboratorios, que tienen que bajar los precios.

«La industria farmacéutica no es el cuco, es un socio con el que tienen que trabajar los Gobiernos a largo plazo», señaló.

En su opinión, «si sacamos a la industria de la ecuación», ningún Gobierno va a invertir los miles de millones necesarios para desarrollar nuevos medicamentos.

El oncólogo atribuyó la mejor expectativa de vida que existe hoy en el mundo a los antibióticos y los medicamentos contra el colesterol o enfermedades del corazón.

La reunión de ASCO, donde participan 25.000 oncólogos de todo el mundo, se desarrollará hasta el próximo martes en el Centro de Convenciones McCormick Place de Chicago.

spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
spot_img
23,172FansMe gusta
38,168SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_img
spot_imgspot_img