Nuevo cierre amenaza el Valle de Sula ante potente rebrote del COVID

Tegucigalpa – El alarmante incremento de casos de COVID-19, a lo que muchos le llaman la segunda oleada, y con ello el colapso de las salas de Unidades Cuidados Intensivos (UCI), mantiene a las puertas de un nuevo confinamiento, especialmente al Valle de Sula, norte de Honduras.

– Varias regiones sanitarias del país registran salas abarrotadas por pacientes con COVID-19

– Los políticos desafían la enfermedad con masivas concentraciones en todo el país.

– El Cohep exige que operen los hospitales móviles comprados para la emergencia.

El reporte diario arroja al menos una veintena de fallecidos por el virus en todo el país, donde los contagios suman 140 mil 929 y 3 mil 447 decesos en 320 días de pandemia, según datos oficiales.

Solo el Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS), en San Pedro Sula, informó la muerte de 18 pacientes en los últimos cuatro días.

Este nosocomio sampedrano reporta 218 personas hospitalizadas, de los que 69 permanecen estables, 57 inestables, 84 delicados y ocho en salas UCI.

A la par, los demás centros sampedranos informan que sus salas COVID permanecen llenas e incluso han tenido que abrir más cupos por la demanda de los últimos días.

Dr. Carlos Umaña

Médicos de la costa norte han hecho llamados angustiosos a la población para seguir las medidas de distanciamiento y uso de mascarilla. Tal es el caso de Carlos Umaña, quien pidió a la Mesa Multisectoral que tome medidas diferenciadas con el Valle de Sula.

“Las cosas se han complicado más, no tenemos cupo y están muriendo muchas personas que están afrontando serios problemas al no obtener una ventilación mecánica”, exclamó.

Umaña subrayó: “A la mesa multisectorial, tomen una medida vigorosa en relación con el Valle de Sula o aquí se apilarán los muertos. Tienen que separarse del resto de las comunidades del país y controlarlos estrictamente por dígitos o de lo contrario la situación será tan caótica que habrá que cerrar completamente la economía del Valle de Sula”.

Cinco médicos caídos

Esta triste realidad que enfrenta el país ha llevado a que al menos cuatro médicos pierdan la vida a causa del virus en las últimas horas.

Los galenos caídos en el contexto de pandemia suman más de 60 desde marzo de 2020.

Dr. Edgardo Murillo Castillo

En las últimas horas murieron: el patólogo gástrico y docente de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), Edgardo Murillo Castillo, en el Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS), de la capital.

Igualmente, el doctor Miguel Ángel Paz, quien estaba interno en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) en el Seguro Social de San Pedro Sula.

Mientras tanto, en el Seguro Social de Tegucigalpa murió el joven médico Raúl Pérez, quien era originario de Comayagua.

Dr. Lina Yexsuana Mancuso

El cuarto deceso fue la doctora química Lina Yexsuana Mancuso Rivera, quien además era la titular de la Dirección de Cultura y Arte.

Al igual, se informó que la enfermera Alma Umaña expiró por el virus en el IHSS sampedrano.

Arrecian campaña política

Este sábado dio inicio la campaña política en Honduras, de cara a los comicios primarios del próximo 14 de marzo.

En las actividades proselitistas pudo observarse que los políticos que aspiran dirigir el país, por los tres partidos más grandes en la disputa y que acuden al proceso primerio, no se cuidaron ni cuidaron al electorado al incumplir las medidas de bioseguridad.

Ante esa situación, el viceministro de la Secretaría de Salud, Roberto Cosenza, pidió este lunes a los aspirantes a cargos de elección popular, a no realizar grandes campañas políticas para que no se promueva la propagación de COVID-19.

El funcionario hizo un llamado a la población para que continúe implementando el uso de la mascarilla, lavado constante de manos, alcohol gel y guardar el distanciamiento físico para reducir la incidencia del coronavirus.

“Por lo que el llamado es a todos los partidos políticos independientemente del partido al que pertenezcamos es no hacer estas grandes concentraciones, la COVID -19 está en nuestro país y tenemos que ver cómo superamos esta etapa”.

No debemos estar en este momento en estas grandes concentraciones, en estos lugares donde hay aglomeración de personas, el llamado es a toda la población para que siga usando las medidas de prevención, al momento de ingerir los alimentos hacerlo solos.

Es necesario intensificar las acciones contra la COVID-19 ya que en este momento el país está atravesando la segunda oleada de esta enfermedad.

Más camas en San Pedro Sula

El viceministro de Salud, Roberto Cosenza, anunció que en las próximas horas se habilitarán 50 camas en el Hospital Leonardo Martínez para atender a pacientes con el virus. Además, en el Hospital Mario Catarino Rivas se habilitarán 30 camas.

“Con esto damos un cambio de timón ante la pandemia porque vamos a habilitar camas hospitalarias totalmente equipadas con monitores, bombas de infusión y otros insumos médicos. Las ambulancias del 911 también se equiparán con estos dispositivos para poder hacer todo tipo de traslados de pacientes graves”, expresó.

Cosenza expresó que se hacen otras gestiones para que los distintos triajes ubicados en el Valle de Sula puedan servir como segundo piso de atención a los pacientes con COVID-19.

Cierre de la economía fuera de contexto

Juan Carlos Sikaffy

De su lado, el presidente del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep), Juan Carlos Sikaffy, dijo que un nuevo cierre de la economía está fuera de todo contexto.

“Lo que tenemos que hacer es que el gobierno empiece a tomar la responsabilidad y que los hospitales móviles comiencen a funcionar ya, no podemos permitir que sigan todavía en desuso”, expresó.

El líder de los empresarios remarcó que con la habilitación de los cinco hospitales restantes hay 400 camas que podrían estar atendiendo a pacientes con el virus.

Señaló que “entiendo que el Valle de Sula está completamente colapsado en su sistema de salud y es algo que a nosotros nos llama la preocupación y por eso queremos hacer un llamado a toda la población a que extreme las medidas de bioseguridad”.

Sikaffy apuntó que los toques de queda a partir de las 9:00 de la noche hasta las 5:00 de la mañana son necesarios porque han existido excesos por parte de bares y discotecas, así como otros comercios que no son esenciales en estos momentos de pandemia.

Insistió que “no podemos cerrar la economía, creo que las empresas son el mayor centro de triaje que tenemos los hondureños porque tenemos el médico de empresa y la compañía entrega el medicamento una vez que un colaborar sale contagiado” puntualizó.

Lo + Nuevo

22,643FansMe gusta
34,834SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte