spot_img

Muerte violenta de niños, reflejo del arraigo de la violencia en Honduras

Por:

Compartir esta noticia:

Tegucigalpa – Los niños y adolescentes siguen pagando con sus vidas el arraigo de la violencia en Honduras, donde la sociedad ya ni se inmuta ante estos acontecimientos atroces que se cuentan casi a diario en los medios de comunicación.

+ Casi a diario se informa la muerte violenta de niños en zonas urbanas y rurales del país. Las mismas retratan la cruda realidad que enfrentan los menores frente a una sociedad pusilánime e indiferente.

+ Los niños están muriendo bajo las formas más cruentas, así lo relatan las historias cotidianas que desgranan una inseguridad generalizada.

+ La semana pasada fueron dos hermanitos de Copán, ahora es Alisson, las nuevas víctimas de la vulnerabilidad que cubre a los menores.

Las últimas muertes violentas de menores reflejan el alto riesgo a que están expuestos los niños y jóvenes ante la violencia y la criminalidad que impera desde hace varios años en el territorio hondureño, donde los homicidios ocupan un lugar preponderante en las estadísticas de violencia.

En el interior del país se tejen historias que parecen ser sacadas de novelas macabras, aunque el área urbana tampoco escapa de este entramado de violencia, donde los niños siguen siendo blanco perfecto de pedófilos, parricidas, abusadores y delincuentes comunes.

El asesinato de dos hermanos en el departamento de Copán y las versiones contradictorias de la muerte de una niña en Lempira, encienden el foco de la delicada situación de violencia a que se enfrentan los hondureños todos los días.

En las últimas horas, se señaló que la muerte de Alisson Argueta fue a causa de un asesinato y no por por mordedura de perro.

Estos trágicos episodios que tienen de blanco a los menores derivan en una criminalidad arraigada en la sociedad, coinciden expertos en temas de seguridad ciudadana.

Polémica por muerte de menor en Lempira

El pasado 8 de junio se reportó el fallecimiento de una menor de nombre Alisson Nahomy Argueta Villalta por un supuesto ataque de un perro de raza pitbull en el municipio de Lepaera, departamento de Lempira.

Sin embargo, en las últimas horas la versión de su muerte cambió al conocerse un informe preliminar forense, que establece que la menor no falleció por el ataque del canino y en su lugar fue ultrajada y luego asesinada, trascendiendo después que el ataque fue hecha por un familiar.

La autopsia establece que el cuerpo de la menor tenía golpes en su cabeza, heridas de arma blanca entre su cuello y algunos indicios de que fue abusada sexualmente previo a su muerte. Estos datos deben confirmarse en el informe final.

Este jueves se divulgó el resultado preliminar del informe forense que descartaría que el pitbull sea el causante de la muerte de Alisson Argueta, aunque su padre sostiene que el canino fue el autor.

Los familiares de la menor autorizaron al Ministerio Público que realizará la autopsia forense y se conoció con un consultor veterinario para que analizara las lesiones.

El reporte señala que la niña presentaba algunas lesiones en sus partes íntimas y que no eran recientes, lo que levanta sospechas que pudo ser ultrajada previamente.

Sin embargo, la portavoz del Ministerio Público, Lorena Cálix, indicó que el informe preliminar forense no es concluyente respecto a que la menor fuera ultrajada y asesinada.

Mientras que la viceministra de Seguridad, Julissa Villanueva, señaló que se debe seguir el proceso de investigación para determinar la causa de la muerte de la pequeña Alisson.

La viceministra de Seguridad, Julissa Villanueva.

“El punto de partida sería hay o no omisión de cuidado de una niña, según la hipótesis la mordieron unos perros y la mataron, hay omisión de cuidados o hay un accidente”, declaró.

Exclamó que se debe investigar si hubo síndromes de niño maltratado en base a determinar si hubo abusos, maltratos físicos o psicológicos.

La funcionaria remarcó que en la morgue se debió hacer de manera inmediata una autopsia completa, haciendo barrido radiográfico para buscar fracturas antiguas, signos de maltrato y de violación.

“Hasta el día de hoy no tenemos el dictamen de autopsia pese a que peticionan porque los investigadores necesitan conocer los dictámenes para ser exhaustivos en sus investigaciones”, subrayó.

Por otro lado, el padre de Alisson Argueta, Leopoldo Argueta, reaccionó a la nueva versión y manifestó que deja las investigaciones al Ministerio Público y den el dictamen final.

Expresó que no sospecha de que ninguna persona haya sido la responsable de la muerte de su hija y sostiene que el perro fue el autor.

“Yo siempre sostengo que a mi niña la mató el perro, no sé por qué estas cosas nos están pasando a nosotros como familia y no sé por qué a mi hija”, externó con profundo pesar.

¿No sé quién puede causarle daño a un angelito como Nahomy, era una bendición de todos en la comunidad?, externó el padre.

Hermanitos asesinados en Copán

El 15 de junio se reportó el hallazgo sin vida de dos menores de parentesco hermanos en la aldea La Laguna en el municipio de El Paraíso, departamento de Copán, occidente de Honduras.

Los menores respondían a los nombres de Hilda Suyapa Orellana (14) y Misael Orellana (12).

El padre fue requerido para cuidar una finca el 11 de junio, y se llevó a sus hijos para que lo ayudaran a cuidar la propiedad, al día siguiente, se movilizó a una comunidad vecina, pero al regreso los menores ya no estaban en la vivienda.

Transcurrieron tres días para que los menores fueran encontrados sin vida en una zona cercana a la finca donde se encontraban.

Dos hermanos fueron asesinados a balazos en el municipio de El Paraíso, Copán.

Los cuerpos presentaban heridas de arma de fuego, el cadáver de la niña tenía señales de haber sufrido abuso sexual.

El crimen generó consternación en el departamento de Copán y actualmente se encuentra en investigación para dar con el paradero de los autores.

Hace una semana se reportó el hallazgo sin vida de los presuntos victimarios que ejecutaron el crimen de los hermanitos en Copán en una zona fronteriza con Guatemala. Versiones de pobladores dan cuenta que grupos ligados a carteles de la droga habrían ejecutado a estos hombres al conocer el crimen que cometieron.

Menor de 13 años en Colón

Igualmente, recientemente en el departamento de Colón, Caribe hondureño, un niño fue asesinado a disparos en la aldea Planes de Flores, ubicada en el municipio de Limón.

El menor fue identificado como Cristian Armando Antúnez Espinal (13).

Este crimen ocurrió el 6 de mayo del presente año.

El cuerpo del menor estaba atado de los pies al momento de su hallazgo.

Los pies del niño estaban atados al momento del hallazgo, según lo reportado durante la escena del crimen.

El cuerpo del menor presentaba señales de disparos y fue encontrado en una calle de tierra de la aldea Planes de Flores, a la par de una cuneta. Nunca se conocieron detalles sobre quién cometió el crimen.

Menor apuñalado

En el municipio de Santa Bárbara, occidente de Honduras, un menor de 5 años que respondía al nombre de Gerardo Salvador Soriano fue apuñalado por un adulto.

El crimen ocurrió el 17 de mayo en la aldea Macholoa en la comunidad del Salitre.

Se reportó que el adulto llegó a la vivienda donde vivía el menor queriendo agredir a la madre del niño.

Durante el ataque hacia la madre, el malhechor con un arma blanca apuñaló al niño en el pecho, hiriéndolo de gravedad que le causó su deceso.

En el hecho la madre del menor resultó herida y el malhechor fue capturado posteriormente al ataque.

Adolescente asesinada frente a iglesia

El pasado domingo 19 de junio, una joven de 16 años fue asesinada cuando salía de una iglesia en el municipio de San Antonio, departamento de Cortés, zona norte de Honduras.

La adolescente respondía al nombre de Kenia Alfaro.

El crimen sucedió en la comunidad Guaimita cuando la joven venía de realizar una actividad en la iglesia.

Los familiares de la adolescente al observar que la joven no se presentaba en su vivienda después de la iglesia se preocuparon e iniciaron la búsqueda.

La joven Kenia Alfaro fue asesinada mientras salía de una iglesia en San Antonio, Cortés.

La madre de Kenia Alfaro, Ofelia López, declaró que su hija había soñado ese día con que era perseguida por unos hombres en un carro y que le quitaban la vida.

Dicha pesadilla terminó sucediendo cuando Kenia Alfaro fue encontrada a las 9:00 de la noche en el interior de una casa deshabitada. El cuerpo de la menor presentaba heridas de arma blanca en sus manos y degollaciones.

Sistema promueve violencia

La presidenta Xiomara Castro reaccionó en su cuenta de Twitter a la versión de que la joven Alisson Argueta fuera asesinada y mandó condolencias a la familia de la menor.

Castro condenó el asesinato de la menor indicando que el repudio por el crimen es a nivel general.

Castro subrayó que el sistema legal y cultural de Honduras promueve la violencia y que no descansará hasta cambiarlo.

“Mis condolencias con la familia de Allison Argueta. El repudio es general por este asesinato. El sistema legal y cultural de Honduras promueve la violencia. No descansaremos hasta cambiarlo”, publicó la presidenta de Honduras.

Cambiar normas culturales y erradicar violencia

La representante residente de las Naciones Unidas en Honduras, Alice Shackelford, se ha referido a los últimos casos de muertes de menores en el país en condiciones violentas.

En el caso de los hermanos asesinados en Copán, señaló que este hecho pone en estado de alerta por la violencia en el territorio hondureño.

Mencionó que los menores merecen vivir en bienestar, sin violencia ni miedos, y que era de hora de cambiar las normas sociales y culturales que fomentan la violencia.

Mientras que en el caso de Alisson Argueta Villalta, expresó que el hecho pone en foco la violencia sexual contra las mujeres y los menores.

“Tenemos que seguir trabajando para el cambio de normas culturales y erradicar todo tipo de violencia con todos”, puntualizó.

Datos oficiales de la Policía

En 2021, 86 de cada 100 víctimas de delitos sexuales denunciados fueron mujeres.

El 54 % de las víctimas de delito sexual en 2021 fueron niñas menores de 18 años. Las denuncias inician a incrementarse luego de la flexibilización de las medidas de confinamiento y en 2021, superan al número de 2020 y 2019.

Las muertes violentas de mujeres disminuyeron 5.4 % en el área rural (14 víctimas menos) y aumentaron 27.7% en el área urbana (91 víctimas más) respecto al año 2020.

La mayor parte de las muertes violentas de mujeres se concentra en la zona norte y la zona central del país, especialmente en los municipios de Distrito Central, San Pedro Sula, Choloma y Catacamas.

Las muertes violentas de mujeres se caracterizan por ser cometidas con mayor saña que las de hombres. PD

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
spot_imgspot_img