Viena – El Instituto Internacional de la Prensa (IPI) ha advertido hoy de que Honduras es el segundo país del mundo más peligroso para los periodistas, después de que el asesinato el martes del reportero Israel Zelaya Díaz haya elevado a nueve el número de víctimas mortales de la prensa en este año.
 

«Aunque el motivo del ataque al señor Zelaya no está aún claro, nos gustaría subrayar de nuevo que Honduras se ha convertido en uno de los países más peligrosos del mundo para los periodistas», detrás de México afirmó hoy en un comunicado emitido en Viena Anthony Mills, jefe del departamento de Libertad de Prensa del IPI.

Por eso, Mills aseguró que «es vital que las autoridades investiguen a fondo las muertes, para no permitir que prospere la cultura de la impunidad».

En su nota, el IPI recuerda que ya el pasado marzo, tras el asesinato de tres periodistas en dos semanas, este organismo remitió una carta abierta al presidente de Honduras, Porfirio Lobo, para expresarle su preocupación por esta situación, una misiva «a la que el IPI aún no ha tenido respuesta».

Según esta red mundial de editores de medios, Honduras sigue siendo en 2010 el segundo país del mundo más peligroso para los periodistas, sólo por detrás de México.