“Extorsionador punto com”: miedo, distractor y muerte

Tegucigalpa- Los rótulos con la leyenda “Extorsionador punto.com” dejados dispersos y cotidianamente en diferentes zonas hondureñas para marcar cuerpos “empaquetados”, tal cual fueran productos comerciales, generan zozobra entre la población que se pregunta ¿Quiénes están cometiendo estos crímenes de horror?, ¿se han reactivado los escuadrones de la muerte?, ¿ representan una caja china? ¿de qué se trata?

Cualquiera que sea la respuesta, se trata de decenas de vidas de jóvenes segadas en una jornada propia de la más cruenta acción criminal.

Aunque la resiliencia de los hondureños es potente, la realidad rebasa los límites de esta. Los hallazgos de cuerpos en interior de bolsas para basura, en sacos o en sabanas desde hace muchos años se volvió cotidiano encontrarlos en diferentes partes del Distrito Central o en las ciudades del norteño departamento de Cortés, pero cada vez que estas escenas ocurren, la población sigue mostrando su horror y sus miedos.

Este 2021 los que cometen estos horrendos crímenes han dejado visibles rótulos con una leyenda común y en casos con una explicativa similar. Lo común es la leyenda “extorsionadores punto com”, la explicativa va desde “por extorsionador” “, ” por violador”, “por ladrón””… entre otras.

Macabra escena que se reedita

En el transcurso del mes se reportan 17 hallazgos de cuerpos, todos con la misma similitud en el empaque y a la par del cuerpo un rotulo con la leyenda “extorsionadores Punto.com”

El 3 de enero, se reportó el hallazgo de dos personas sin vida envueltos en una bolsa en la colonia Miguel Ángel Pavón en la ciudad de San Pedro Sula, departamento de Cortés, norte de Honduras.

El 8 de enero, en el interior de sacos fue encontrado el cuerpo sin vida de una persona a inmediaciones de las instalaciones del Instituto de Formación Profesional (Infop), en San Pedro Sula, norte de Honduras.

El 10 de enero, se reportó el hallazgo de cuatro personas sin vida, quienes fueron encontradas en el interior de sacos y envueltos con masking tape en ciudades como Tegucigalpa, San Pedro Sula y Tela.

El 11 de enero,  fue localizado otro cuerpo empaquetado, en la colonia Suyapa del sector de Chamelecón, en San Pedro Sula, y en horas de la noche en Choloma se registró otro hallazgo de cuerpo empaquetado.

El 12 de enero, las autoridades policiales reportaron el hallazgo de dos cuerpos empaquetados y encostalados en Tegucigalpa y el occidente de Honduras. Asimismo, en horas de la tarde en la colonia Vida Nueva de San Pedro Sula, se reportó el hallazgo de otro cuerpo embolsado y en Arizona, Atlántida, con las mismas características.

El 13 de enero, empaquetado y encostalado fue encontrado el cuerpo de una persona en la colonia 10 de Septiembre del sector Chamelecón de San Pedro Sula, norte de Honduras.

La captura de alias “El Pichate”.

El martes de esta semana, la Fuerza Nacional Anti Maras y Pandillas (FNAMP), reportó la captura de Johan Seyden Canales Flores, alias “El Pichete”, miembro activo de la MS-13, encargado del cobro de extorsión y presuntamente involucrado en los recurrentes lanzamientos de cuerpos empaquetados.

“El Pichete”, fue detenido en el barrio Barandillas de San Pedro Sula, y fue acusado por los delitos anteriormente descritos.

Escuadrones de la muerte

El presidente del Comité para la Defensa de los Derechos Humanos en Honduras (Codeh), Hugo Maldonado, denunció que los escuadrones de la muerte se estarían reactivando en Honduras, y por eso se están encontrando cuerpos empaquetados en los últimos días en el país.

A juicio del defensor de derechos humanos, la Policía Nacional no puede decir que esa situación se trate de un conflicto entre maras y pandillas, porque no es una lucha de territorio, sino de un grupo criminal que se está formando.

“El pueblo sabe que cuando se trata de una disputa de territorio entre pandillas, no andan dejando leyendas, tampoco pasa eso, en un caso como cuando una persona toma la justicia por su propia mano, nadie anda dejando rótulos”, esgrimió.

 “Yo no descarto que detrás de todo esto, haya un interés político, de estos crímenes de lesa humanidad, en ese sentido sería difícil señalar a maras y pandillas, yo no lo veo como una lucha de territorio, se podría tratar de un nuevo escuadrón de la muerte”, reiteró.

Explicó que cuando se refiere a los intereses políticos, es porque a la clase política no le interesa lo que pase con el tema de la criminalidad, porque además son temas de campaña donde se presentan como la solución de problema, además nunca se da con los autores intelectuales.

Maldonado expresó que él no descartaría que, en esos grupos criminales, estén participando expolicías y exmilitares “a eso hay que ponerle un alto para que no haya más impunidad, porque es precisamente la impunidad la que les da vida a esos criminales”, concluyó. 

Distracción y miedo

Por su parte, la doctora en políticas de seguridad Mirna Flores, dijo a Proceso Digital que este tipo de hechos generan distracción y miedo en la población.

Asimismo, el problema de la seguridad también se convierte en un tema político y este año es político y con este tipo de crímenes se puede hacer pretender que se necesita imponer mano dura.

Agregó que también es una forma de distracción de otros temas que están en la agenda de país, “este tema es importante, son personas que asesinan diariamente y la ciudadanía se vuelve indefensa, estamos frente a una violencia cruda y se deben de tomar acciones ante estos sucesos”, apuntó.

Estos crímenes, – dijo la experta en temas de seguridad y profesora universitaria, – también se pueden interpretar de dos maneras: la primera es que se está frente a una ola de criminalidad que, pese a los recursos destinados para la seguridad no se han podido resolver, principalmente en el tema de la extorsión.

Agregó que la otra interpretación puede ser la conformación de grupos armados cansados de este tipo de ilícitos, que han tomado acciones por sus propias manos como en años anteriores.

“Lo que refleja esto es la falta de una investigación criminal, porque no llegan a la identificación de quienes son los extorsionadores y ni la de quienes están cometiendo este tipo de crímenes y no existe una investigación criminal y eso es una de las grandes falencias que tiene el país”, arguyó.

Equipos de investigación

La portavoz de la Policía Nacional, comisaría Dania Cruz dijo a Proceso Digital que los casos ya están en manos de los equipos de investigadores de la Dirección Policial de Investigaciones (DPI). Serán las pruebas y los análisis, técnicos científicos los que esclarecerán los casos, a que se deben estos mensajes “y que el hecho de que hay un rótulo no significa que esa sea la causa del móvil”, señaló.

Estructuras criminales detrás de asesinatos

El portavoz de la DPI, en la zona norte, comisario Cristian Nolasco, expuso que hay estructuras criminales detrás de las muertes violentas en el país, especialmente sobre la modalidad de “empaquetados”. IR

Lo + Nuevo

22,615FansMe gusta
34,834SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte