Por:

Las campañas políticas caras, intensas y sin mayor fiscalización pública

Tegucigalpa (Especial Proceso Digital) – Concluidas las elecciones y declaradas las personas electas por el Consejo Nacional Electoral (CNE), la mirada se centra en quienes gobernarán a nivel central y local, así como los integrantes del nuevo Congreso, pero pocos hacen un alto para determinar el costo de las campañas y su fiscalización pública.

Un reciente monitoreo de gasto señala que al menos 108 aspirantes a diputados erogaron más de 44 millones y 14 candidatos a las alcaldías gastaron cerca de 30 millones de lempiras en campaña publicitaria, al grado que hubo días que la inversión osciló entre los dos y seis millones de lempiras diarios, a medida que se acercaba el cierre del proceso.

Los candidatos presidenciales gastaron en conjunto, más de 62.5 millones de lempiras, en publicidad, mientras los partidos políticos, como institutos políticos legalmente constituidos hicieron también lo propio. Sumando el gasto hecho por los presidenciables más el de los partidos políticos, la inversión fue de más de 139,2 millones de lempiras en campañas políticas.

El monitoreo arroja que Xiomara Castro gastó 2.4 millones de lempiras.

Lo anterior surge de un informe de monitoreo que comprendió del 30 de agosto al 22 de noviembre de 2021, efectuado por el Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep). Los medios que comprendió el monitoreo fueron los tradicionales: prensa escrita, radio, televisión e incorporaron también las redes sociales, de las cuales las monitoreadas fueron Facebook, Twitter e Instagram.

De los 10 candidatos presidenciables monitoreados, el que menos gastó en publicidad fue el exaspirante de VAMOS, José Ramón Coto, con 13,800 lempiras, en contraste con Nasry Asfura del Partido Nacional que erogó más de 37.8 millones de lempiras, Yani Rosenthal del Partido Liberal con 19.8 millones de lempiras y Xiomara Castro de Libre con 2.4 millones de lempiras.

Los candidatos a diputados tuvieron participación activa en la campaña.

Los datos para alcaldes y diputados

La lectura del monitoreo sobre el gasto en publicidad no solo refleja la dinámica que siguen los aspirantes para ofertar sus propuestas, ya sea en medios tradicionales o ahora en las redes sociales, también pone el acento en el gasto: enorme, millonario y sin mayor conocimiento de su procedencia.

En tan corto tiempo monitoreado, llama la atención que 14 aspirantes a dirigir una alcaldía erogaron, en conjunto, más de 30 millones en publicidad, el que menos gastó fue el abogado Fernando Gonzáles del partido Alianza Patriótica con 1,150 lempiras, en contraste con David Chávez, del Partido Nacional, que gastó más de 14.7 millones de lempiras, y Jorge Aldana con un poco más de 3.7 millones y es ahora el alcalde electo de Tegucigalpa.

En San Pedro Sula, el actual alcalde Armando Calidonio, que no pudo reelegirse, erogó más de 7,6 millones de lempiras, en contraste con Roberto Contreras, de Libre, que erogó más de medio millón de lempiras. La candidatura de Contreras la llevó su hermano y ahora éste declinará para que Roberto Contreras asuma la titularidad de la comuna sampedrana, porque lo permite la ley electoral.

Jorge Aldana tuvo un gasto de un poco más de 3.7 millones, según el monitoreo.

La inversión de 30 millones en publicidad por parte de 14 aspirantes a igual número de alcaldías es apenas un breve asomo de lo que podría costar una campaña para una alcaldía, en algunos municipios, si partimos que son 298 municipalidades las que tiene el país. El costo global en este nivel electivo puede ser mayor, pues aparte de la publicidad en medios tradicionales, hay que sumar la de los medios locales en su municipio y departamento, las movilizaciones, concentraciones, alimentación, vallas, perifoneo y otras propias de esas localidades.

Si 14 aspirantes a una alcaldía erogaron en conjunto, más de 30 millones de lempiras, 109 candidatos a diputados, de acuerdo con el monitoreo, gastaron en publicidad más de 44.8 millones de lempiras. Estos aspirantes corresponden algunos a los departamentos con mayor caudal electoral.

El monitoreo señala que el diputado que más gastó fue el nacionalista, Antonio Rivera, con más de tres millones de lempiras, seguido de Eliseo Castro, del Partido Liberal, con 2,3 millones de lempiras y Ebal Díaz, del Partido Nacional, con 2,4 quienes no pudieron ser electos. El que menos gastó en publicidad fue el dirigente magisterial Daniel Esponda, con apenas 1,150 lempiras.

Las campañas en Honduras son caras y sin mayor exposición a la fiscalización pública

Millonarias inversiones diarias

El monitoreo desglosa los gastos por candidato y medio de comunicación, siendo la televisión la vitrina en la que más se anunciaron, seguido de la radio y en último lugar la prensa escrita.

A medida que se acercaba la campaña, el registro del monitoreo del Cohep, revela cómo variaba el monto de lo pautado diariamente. Por ejemplo, el 30 de agosto de 2021, el gasto diario en publicidad fue de 264 mil 215 lempiras, el 31 de agosto, fue de 292 mil 988 lempiras.

Pero ya en el mes de septiembre los montos diarios oscilaban entre 355 mil lempiras y 427 lempiras. En octubre, la cifra pautada fue desde un 1.2 millón diario hasta 1.9 millones de lempiras.

El mes de noviembre, la pauta publicitaria diaria se intensificó de 4.4 millones diarios a 6.5 millones solo el 22 de noviembre. El día que más se gastó en publicidad fue el 19 de noviembre, según el monitoreo, al registrar una inversión de más de 6.7 millones de lempiras.

La otra medición hecha por los empresarios fue el gasto en redes sociales, el que llegó a un monto global de un poco más de cinco millones de lempiras y fueron los candidatos a diputados los que más invirtieron con un monto superior a los 2.3 millones de lempiras.

Los candidatos a las alcaldías apenas invirtieron un poco más de 982 mil lempiras y los presidenciables un poco más de 1.7 millones de lempiras.

En la capital fue muy visible la campaña de Godofredo Fajardo, que logró colarse como regidor en la AMDC.

De los candidatos a diputados que más gastó en redes sociales fue el de Libertad y Refundación (Libre), Jorge Cálix, con más de 683 mil lempiras, el resto anduvo entre 100 mil, 12 mil y hasta 292 lempiras.

Este gasto en campañas políticas es apenas una muestra de lo que puede ser un monto global, en un país donde siete de cada diez hondureños viven con menos de dos dólares diarios, y por ahora, se desconoce, en materia de campañas políticas la procedencia del dinero, cuánto es lo lícito, y cuánto se estima procede del financiamiento ilícito que comprende el dinero de la corrupción pública y el del crimen organizado.

Cuánto costó la actual campaña presidencial en todos sus componentes: publicidad, propaganda, alimentación, logística, entre otros, es la gran interrogante. La respuesta la tiene la Unidad de la Política Limpia, pero el costo de la campaña de 2017, lo dieron cerca de las primarias de marzo de 2021, es decir, casi cuatro años después.

De momento, apenas unos 400 aspirantes políticos de más de tres mil que corrieron en los comicios generales del 28 de noviembre de 2021 han rendido cuentas de sus campañas en la Unidad de Política Limpia, según sus integrantes. La otra, la de la fiscalización del dinero de las campañas sigue sin ser uno de los focos de atención ciudadana, concentrada ahora en quién gobernará, cómo lo hará y quiénes le acompañarán. La transparencia de los fondos usados en esta danza de millones correrá con la velocidad que caracteriza a los burócratas: el tiempo pausado. Son campañas caras y sin mayor exposición a la fiscalización pública. (PD)

Compartir

spot_img
spot_img

Más noticias

spot_imgspot_img