spot_imgspot_img

La vigencia de la Ley Electoral se bambolea

Tegucigalpa – La discusión de la ley Electoral inició en la Cámara Legislativa, en la víspera, la expectativa ha rondado en el actuar de los diputados, quienes deberán decidir si la misma queda aprobada antes del 13 de este septiembre cuando se convoque al proceso electoral, o si sucumben a prologar su beneplácito y con él la vigencia de la normativa.

El cronograma es estrecho, pero la apuesta va por someterla a por lo menos dos debates en sesiones que deberán ser prolongadas para lograr dar espacio a los 333 artículos que contiene la nueva norma.

Las opiniones sobre aprobar la normativa antes de la convocatoria a primarias o hacerlo un mes después, antes del 13 de noviembre, previo a la inscripción de planillas, refleja las posiciones políticas encontradas, especialmente entre los liberales y libres, en favor de aprobar la Ley Electoral de inmediato y sectores nacionalistas y pequeños partidos que buscan hacerlo a posteriori.

Igual desencuentro de posiciones ocurren en sectores de sociedad civil, algunos de los dirigentes se oponen a una aprobación de la Ley Electoral “a matacaballo”, mientras otros opinan que dejar el tema en la mesa durante un mes más, generará mayor debate político, pero también será un distractor en la agenda primordial de un país baldado por las pandemias, sanitariaeducativa y económica.

Toño Rivera
Antonio Rivera.

El vicepresidente del Congreso Nacional Antonio Rivera dijo a Proceso Digital que la nueva ley contempla una serie de detalles que deberán ser discutidos a profundidad y citó temas como el escrutinio, el identificador biométrico, la huella digital, la representatividad entre una serie de elementos que son vitales para dar mayor certidumbre a la elección.

Recordó que el trabajo de la comisión de dictamen les llevó discusiones intensas por más de seis meses y en las mismas, manifestó, fue profundo el trabajo de diputados como Mario Segura, Tomás Zambrano, Juan Carlos Elvir, Carlos Zelaya, Jorge Cálix y él mismo, entre otros congresistas.

A su juicio, el logro de tener el dictamen de la normativa es valioso y por ello, es importante “no volar y aprobar la ley con buena letra” para evitar luego las enmiendas. Y tener que “hacer cambios a mitad de camino”

Mientras tanto la discusión del articulado sigue este día en su primer debate, mientras la bancada nacionalista se apresta a una reunión interna.

Otros líderes políticos como Luis Zelaya, presidente del Consejo Central Ejecutivo del Partido Liberal, los diputados de ese partido buscan una aprobación pronta de la legislación.

Igual propósito buscan representantes de Libre entre ellos Jorge Cálix, quien se decanta con la nueva normativa y asegura después de los próximos comicios a lo sumo quedarán la mitad de los partidos políticos.

Oliva da la bienvenida a la ley

Proceso Digital
Mauricio Oliva, presidente del CN.

En ese sentido, el presidente del Congreso Nacional, Mauricio Oliva, refirió hoy que para lograr obtener el dictamen de las reformas electorales se nombró una comisión especial multipartidaria presidida por el jefe de bancada del Partido Liberal, Mario Segura, así como una comisión ad-hoc integrada por ciudadanos con experiencia electoral.

“Han llegado ellos a elaborar una propuesta final que en mi condición de presidente he dispuesto poner a consideración de la Cámara; es bueno que reflexionemos, todos deseamos tener un instrumento electoral que le venga a dar certidumbre a la nación, que sea producto de una amplia discusión lo más abierta posible, transparente e incluyente”, manifestó Oliva.

Añadió que, no obstante, no se debe perder de vista que, como lo define la técnica parlamentaria, se ha logrado un consenso amplio entre integrantes de diferentes partidos políticos y que su carácter es ilustrativo para la Cámara y será el pleno de ese poder del Estado que tendrá a bien considerar cada uno de los artículos que ahí se han plasmado.

“Sé que no es un documento perfecto, pero es perfectible, es producto de amplias deliberaciones no solo por parte de las fuerzas políticas sino con todos los representantes sociales y económicos del país que ha desfilado por la presencia de esta comisión exponiendo sus distintos puntos de vista, al final creo que se ha logrado una confluencia de ideas que va a permitir a la Cámara tener el mejor instrumento posible para realizar el análisis respectivo”, resaltó.

Oliva advirtió que “hay aristas que limar en ese dictamen, pero que el pueblo hondureño debe tener la certeza de que esta presidencia le va a dar una discusión amplia a cada uno de esos puntos que puedan ser controversiales porque conscientes estamos que hay puntos de alta sensibilidad, pero que no podemos rehuir su discusión y que debemos que debemos asumirla con la objetividad del caso, con la responsabilidad y es una magnífica ocasión para demostrar nuestro compromiso con Honduras, nuestra madurez política”.

Pidió que la Cámara quiere hacer su mejor trabajo por lo que pidió a los diputados proceder con altura y responsabilidad que se exige como representantes del pueblo.

El contexto

La nueva Ley Electoral de Honduras debe de servir para fortalecer la democracia y ese debe de ser el propósito no solamente de los partidos políticos legalmente inscritos en el país, sino de toda la sociedad hondureña para garantizar procesos electorales limpios, confiables y transparentes.

El analista nacional, Efraín Díaz Arrivillaga, recordó al ser consultado por Proceso Digital que el sistema político hondureño ya no predomina los dos grandes, el Partido Nacional y el Partido Liberal, sino que ahora existen multi partidos, 14 legalmente inscritos.

Abstencionismo en últimos procesos

Efrain diaz a
Efraín Díaz.

Contar con una nueva Ley Electoral que responda a las expectativas ciudadanas contribuirá a recobrar la confianza ciudadana, expresó.

Agregó que en los últimos 40 años el abstencionismo se ha ido acendrado, “lo cual también es preocupante porque indica que hay insatisfacción no tanto con la democracia en sí, si no con el sistema de partidos políticos, las conductas partidarias, la conducta política que han asumido los partidos y por supuesto los señalamientos de corrupción y de impunidad que de una manera u otra han estado presente en el estamento político nacional.

El analista señaló que los poderes del Estado han perdido independencia lo que “no es una buena señal para la democracia, el estado de derecho mismo ha sido vulnerado lo cual significa que estos elementos están en precario y por otra parte la participación ciudadana de alguna manera es limitada”.

Igualmente, las manifestaciones de movimientos ciudadanos de diferente naturaleza en el país indican que la gente apuesta por la democracia, pero hace falta tener reglas electorales que garantizan elecciones limpias, confiables y transparentes.

Nueva Ley Electoral

Sobre la discusión de la Ley Electoral en el seno de la Cámara, Efraín Díaz Arrivillaga recordó la ausencia en la nueva normativa de la segunda vuelta y a la reelección presidencial.

El dictamen de la nueva Ley, contiene temas de vital importancia electoral como el censo nacional, escrutinio de los votos, la composición de las mesas receptoras, deuda política, el identificador biométrico de huellas, paridad y alternancia, la elección de los diputados al Parlamento Centroamericano.

Una de las novedades introducidas en la nueva Ley es la integración de las Juntas Receptoras de Votos.

Asimismo, se sustituirán a las Mesas Receptoras Electorales y estarán conformadas por cinco miembros propietarios y sus respectivos suplentes nombrados por el Consejo Nacional Electoral a propuesta de los partidos políticos a más tardar 60 días antes de la consulta.

De la misma forma, se contempla que, para el ejercicio del sufragio en las consultas primaria y general de 2021, será puesto en aplicación un sistema especial de identificación electrónica de la huella digital de los votantes, con el propósito de garantizar que cada ciudadano participe una sola vez.

También se da paso a las Juntas Especiales de Verificación y Recuento, el Consejo Consultivo y, en otro capítulo, se definen los principios del Censo Nacional Electoral como un instrumento público, permanente e inalterable.

Pero en otros aspectos las mujeres reconocen mayores espacios en su favor, pero no los suficientes para poder hablar plenamente de equidad electoral.

Iguales demandas hacen los grupos étnicos y las minorías cuyos líderes dicen que sus conglomerados se sienten excluidos.

En tanto, otra debilidad de la nueva Ley está plasmada en temas vinculados al financiamiento de las campañas políticas y los mecanismos de rendición de cuentas ya establecidos.

Pero cuando el debate apenas está en la fase inicial, lo que ocurra con la nueva Ley no dejará de estar en vilo y el debate y la fragilidad en los tiempos y en el contenido de esta, seguirán bamboleando peligrosamente una agrietada institucionalidad.

JS

Reportajes

spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
23,056FansMe gusta
37,525SeguidoresSeguir
5,673suscriptoresSuscribirte
spot_imgspot_img