spot_img

García Marrder llega a los 80 años con la pasión intacta por el periodismo

Por:

Compartir esta noticia:

Tegucigalpa / Miami / Madrid (Especial Proceso Digital) – Este agosto Alberto García Marrder llega a los 80 años, pero su pasión y energía por el periodismo siguen siendo la de un novato reportero que quiere devorar el mundo con sus notas.

La diferencia está en que el cúmulo de experiencias y el amplio y largo recorrido por el mundo de la prensa, le hacen una especie de esos viejos y preciados vinos, a los que hay que degustar sorbo a sorbo. Así sus escritos se han convertido en joyas en las que se combina la información actual, el análisis, la interpretación, los datos y, por supuesto, como si fuera millennials, con las herramientas multimedia.

Nacido en el caribeño puerto de La Ceiba, Alberto García Marrder, tiene raíces hondureñas por su madre, su abuelo materno ruso y su padre español. Su niñez y parte de su adolescencia estudió en Honduras, pero la visión de su progenitor le permitió estudiar extrafronteras, en Madrid y Londres, en una época donde era un supremo privilegio ir a academias en el extranjero.

Los periodistas Alberto García Marrder (de EFE) y Jacobo Goldstein (CNN En Español) en los jardines de la Casa Blanca. Han sido los dos únicos periodistas hondureños en entrevistar a presidentes nortamericanos. El primero a Ronald Reagan y el segundo a Bill Clinton. También a George W. Bush, pero en grupo.

De hablar suave y sonrisa dulce, un porte naturalmente elegante, hace que los años le asienten bien. Se emociona cuando la conversación gira en torno al periodismo, su evolución e incidencia. También hablar de Honduras le genera interés y un sentimiento solidario con la gente y con sus colegas que, en este país, ejercen su labor en medio de dificultades que minan la libertad de expresión. Pero un ciudadano del mundo, sus nexos en Estados Unidos, España e Inglaterra también se extienden a otros países en los que ha ejercido o enseñado lo que más sabe de la comunicación.

Alberto García Marrder es para Proceso Digital un consejero, amigo y colaborador permanente, lleva más de 15 años escribiendo crónicas, reportajes y artículos que enriquecen el acervo de los internautas que dispensan su lectura a este medio digital. Pero más allá de ello, también ha sido un maestro que oportunamente va apuntando tendencias y avances tanto en el estilo periodístico como en la vertiginosa evolución tecnológica que permite el constante desarrollo del periodismo digital.

Alberto Garcia Marrder en Times Square de Nueva York, cuando dirigía un noticiero de radio en español para los medios hispanos de Estados Unidos, un proyecto de las agencias de noticias UPI y EFE.

En un diálogo sostenido con una enviada de Proceso Digital, ocurrido en Miami, Florida, se le consultó concretamente sobre su visión en torno a la prensa y la plática ocurrió así:

Proceso Digital (PD) – ¿Qué te despierta esa pasión por seguir escribiendo?

Alberto García Marrder (AGM) – Eso es lo que me mantiene vivo Marlen, teóricamente estoy jubilado, después de 40 años como periodista de una agencia de noticias y seguir escribiendo, colaborando con Proceso Digital y otros periódicos eso me da vida, disfruto mucho escribiendo. Y no solo escribo de mis vivencias antiguas sino de lo que está pasando actualmente, me mantengo al día, me atrevo a orientar y a enseñar a periodistas jóvenes que también es una de mis pasiones, enseñarles a los jóvenes.

PD – ¿Cómo observas los desafíos de la era digital en el periodismo?

AGM – Está claro que el periódico de papel poco a poco va a desaparecer, y tenemos que adaptarnos a estos desafíos digitales, ese es nuestro futuro y aprender de las nuevas herramientas tecnológicas especialmente los más viejos porque los chicos, los jóvenes, nos están empujando mucho y muy rápido.

Alberto García Marrder en uno de sus frecuentes viajes transatlánticos.

PD – En países como Honduras ¿cuáles deben ser los retos para un periodista del Siglo XXI?

AGM – Adaptarse a nuevos desafíos tecnológicos, pero una cosa es la tecnología, el reto está en no perder la esencia del periodismo que es una parte integral nuestra, no de por sí nos vamos a volcar a las nuevas tecnologías sí violamos nuestros principios periodísticos, eso nunca se debe olvidar.

Ser periodista honesto y versátil frente a las nuevas tecnologías.

PD – ¿Que sientes cuando tienes que reprimirte porque alguna razón te impide escribir ese día?

AGM – Han sido muy pocos los días en que tengo que reprimirme, siempre escribo lo que quiero, gracias a Dios nunca he tenido una censura disimulada o algo. He estado en eventos muy peligrosos en Irán, Belfast, Praga, Finlandia, Londres y acá en Miami, los exiliados me han pegado una pedrada en la cabeza, pero no me reprimo. Escribo con respeto a nuestros lectores.

Es esencial no olvidar que escribimos para nuestros lectores y que tenemos que respetarlos completamente.

La primera noticia sobre una operación de vida a muerte del periodista Jacobo Goldstein en Estados Unidos la dio García Marrder en una página entera en el diario «La Tribuna» de Tegucigalpa y muy destacada en el portal «Proceso Digital».

¿PD – Con tus años de experiencia y de vida ¿qué es lo más hermoso que te ha pasado en el periodismo?

AGM – Quizá las vivencias en diferentes lugares del mundo, por ejemplo, la invasión soviética de Praga, entrevistar al presidente Ronald Reagan en la oficina Oval de la Casa Blanca o a Margaret Thatcher en 10 de Downig Street, entre tantas otras vivencias personales que se acumulan y forman parte de un archivo periodístico que está detrás de nosotros para contarlo.

PD – ¿Que sentimientos te despierta Honduras?

AGM – Muchos recuerdos cuando yo pasé mi adolescencia y mi juventud, toda mi familia es de Honduras, nací en La Ceiba, me crie en San Pedro Sula y me duele cuando veo los problemas que tienen los periodistas hondureños al ejercer esa profesión en unas situaciones muy difíciles. Los admiro, los envidio, pero también los respeto porque sé que están trabajando en algunas situaciones algunas veces hasta peligrosas para ellos. Mi admiración a todos los periodistas hondureños.

 La conversación se prolongó por horas y el periodismo siguió en el centro, mientras degustaba una agradable sobremesa.

Poco despues de la guerra entre Argentina y el Reino Unido en 1982, por la soberanía de las Islas Malvinas, Garcia Marrder recorría para EFE los campos de batalla. Aqui en la foto al lado de un caza argentino Skyhawk A-4 derribado.

Una carrera fecunda

Hablar de Alberto es estar frente a un periodista que ha ejercido su carrera en múltiples escenarios. Durante 35 años trabajó con la agencia EFE. En ese contexto, en Washington como director de su oficina para los Estados Unidos; en Miami como subdirector de la mesa internacional y director del servicio en inglés, con redacciones en Madrid, Manila y Miami.

Siempre en la Agencia Española de Noticias se desempeñó en Houston como director de la agencia ACHA-EFE. En Madrid, fungió como subdirector del servicio internacional de noticias de EFE y en Londres como director (“Bureau Chief”) de la delegación de EFE para el Reino Unido e Irlanda.

Su paso en América Latina tuvo sede en Panamá como redactor jefe de la agencia ACAN-EFE.

Todos esos años le permitieron coberturas magníficas entre las que vale recordar la entrevista en la Oficina Oval de la Casa Blanca con el presidente Ronald Reagan (1988) y la entrevista a la primera ministra británica, Margaret Thatcher (1989).

En este mapa, la ruta que hizo Garcia Marrder en un avión militar británico para llegar desde Londres a las Islas Malvinas, casi en el Polo Sur. Unas veinte horas en la ida con parada en la isla Ascención, frente a las costas africanas. Y al regreso, otras veinte con parada en Recife (Brasil).

En Praga, cubrió los disturbios por el primer aniversario de la invasión soviética a Checoslovaquia. (1969); en Belfast dio cobertura a dos años del conflicto de Irlanda del Norte (1970-71).

En Centroamérica, Alberto García Marrder estuvo en Managua para dar cobertura al triunfo sandinista contra la dictadura de Anastasio Somoza en julio de 1979 y en Honduras, su patria, le tocó cubrir el desastre ocurrido tras el paso del huracán Fifi en septiembre de 1974.

Recorrió las Islas Malvinas, tras la guerra de Gran Bretaña contra Argentina por la soberanía y en La Florida (EE. UU.), ha entrado tres veces al corredor de la muerte del estado a entrevistar a tres presos españoles condenados a la pena máxima.

Desde Miami y Madrid escribe para Proceso Digital tantocrónicas como análisis y reportajes de connotación global y también regional.

Sus estudios y otros andares periodísticos

Sus estudios los realizó durante cuatro años en Madrid, en la Escuela Oficial de Periodismo. En París, estudió periodismo audiovisual en la ORTF por un año.

A su regreso a Honduras, fue contratado en 1967 por diario La Prensa de San Pedro Sula como Jefe de Información y responsable de su noticiero de televisión, donde su paso fue efímero, de apenas tres meses. Un mes después, viajó a Londres invitado por el gobierno británico y lo contrata la revista “The Economist”, en su versión en español, y la Agencia de noticias EFE.

Un año después, descubre en Praga un tráfico secreto de armas para El Salvador, poco después de la guerra con Honduras. Publica un sensacional reportaje en su ex diario La Prensa, que ese día lo coloca en su primera página y cuya circulación fue el doble ese día, recuerda García Marrder.

Dos fotos recientes de Alberto Garcia Marrder.

Durante casi 40 años y mientras trabajó en la agencia de noticias, EFE, García Marrder reconoce que tuvo que ajustarse al formato periodístico de la “pirámide invertida” (lo más importante de la noticia arriba y se va bajando de interés).

Ahora con la libertad que le permite su estatus, disfruta dándole vuelta a esa pirámide y explorando nuevos estilos periodísticos. Y lo ha hecho en sus escritos en Proceso Digital, en los últimos 15 años. Escribe de todo: política, cultura, libros, periodismo, música, tendencias, tragedias, personajes curiosos y guerras. Es activo en redes sociales, siempre para publicar notas de prensa.

Sus últimos meses de ejercicio periodístico le han permitido publicar 14 crónicas-análisis consecutivas sobre la guerra de Ucrania en nuestro portal y en Facebook.

Así, este hondureño que nació en La Ceiba en 1942 ha construido una vida de periodismo puro y cuya carrera ha sido ejemplo para generaciones. Ahora, formalmente “jubilado” y con 80 años bien vividos, sigue escribiendo, las páginas blancas en su ordenador le estorban y las emborrona con avidez, hace periodismo porque es su vida, una vida construida a pulso y cimentada en el buen periodismo. (PD)

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_imgspot_img