Tegucigalpa – Los militares en Honduras vuelven a ocupar espacios preponderantes en escenarios diferentes a los de sus quehaceres fundamentales; mientras afloran las voces que expresan su temor porque en el país se reconfigura el escenario de la seguridad con la protagónica militarización de la Policía.
 

– Las mil plazas para soldados del Ejército, no tienen nada que ver con las 300 que se crearon recientemente para el grupo élite Tigres.

Los militares en tareas de seguridad policial, entre otros espacios que ya ocupan, hacen aflorar los temores de sectores hondureños que observan una involución en el proceso democrático.

Aunque fue hasta el pasado 12 de junio que el Congreso hondureño aprobó la creación de un millar de plazas para las Fuerzas Armadas, este grupo de soldados ya se capacita en unidades castrenses, reveló el jefe del Estado Mayor, René Osorio Canales.

Las mil plazas fortalecerán la parte operativa de las FFAA, un 80 por ciento de ellos conformará el Ejército, 15 por ciento la Fuerza Naval y cinco por ciento a la Fuerza Aérea. Todos ya están en actividad en el Centro de Adiestramiento Militar del Ejército (CAME).

El Congreso Nacional aprobó la semana pasada, en un único debate, la iniciativa para crear mil plazas para elementos de las Fuerzas Armadas de Honduras (FFAA), mismas que serán financiadas con fondos de la Tasa de Seguridad, a pesar que existe una advertencia para que estos fondos no sean utilizados en sueldos y salarios.

En torno al tema, el diputado del Partido de Innovación y Unidad- SD (Pinu-SD), Germán Leitzelar, es del criterio que se trata de una medida de emergencia que obedece a la necesidad de llenar el vacío que ocasiona el proceso de depuración de la Policía.

Para el pinuista Leitzelar “mientras se genere ese fortalecimiento, estos grupos se incorporarán a las Fuerzas Armadas para que den apoyo, tanto a la nueva unidad Tigres como a la misma Policía, conforme vaya pasando el proceso de fortalecimiento y consolidación del cuerpo policial”.

Agregó que, posteriormente este personal militar, ya capacitado y entrenado en técnicas policiales, puede salir de baja de las Fuerzas Armadas e integrarse plenamente al cuerpo policial.

El parlamentario aclaró que estos mil efectivos policiales no tienen nada que ver con los 300 miembros de la Unidad Toma Integral Gubernamental de Respuesta Especial de Seguridad (Tigres). “Los 300 de Tigres están integrados en la misma Policía, se están seleccionando y calificando del cuerpo policial, con estudios, evaluaciones y el sometimiento de lo que se le llama las pruebas de confianza”, manifestó.

Al considerar que el millar de nuevos elementos que se integrarán a las Fuerzas Armadas, con asignaciones a fortalecer tareas policiales, dijo que la medida busca evitar que se constituyan a la Policía mientras ese órgano no esté sólidamente rescatado de toda la situación crítica que vive, explicó el parlamentario.

También aclaró que estas plazas serán creadas con fondos de la Tasa de Seguridad. “Se hace porque se orienta a la seguridad interna, no a las actividades que tiene el Ejército para lo cual ellos ya tienen su presupuesto”, refirió.

Marvin Ponce: Esa ley apareció de repente

Por su parte, el diputado de Unificación Democrática (UD), Marvin Ponce, expresó que votó en contra del decreto que autoriza la creación de mil plazas para el Ejército hondureño porque a su criterio el país tiene otras prioridades. “La seguridad es un problema nacional, pero acabamos de crear un escuadrón Tigres y crear mil plazas más, me parece que no responde a una verdadera política de seguridad”, argumentó.

Estimó que “se quiere hacer crecer el poderío militar a costillas de la seguridad pública, además las Fuerzas Armadas están solamente como un apoyo a la Policía… hay una intención manifiesta de cerrar la Policía y que el instituto castrense maneje el tema de seguridad pública”.

Señaló que en un país donde no hay dinero para comprar medicinas ni para pagar salarios a los empleados de la Salud y Educación, no se puede pensar en crear más plazas para militares.

Añadió que se dejó establecido en el decreto que este millar de militares serán pagados con los fondos de la Tasa de Seguridad, algo que está prohibido porque se pueden utilizar estos recursos para equipamiento, así como el apoyo a actividades preventivas. “Han agarrado la Tasa de Seguridad como una caja chica con el objetivo usar esos recursos para comprar cualquier cosa”, dijo Ponce.

Comisionada Borjas: “Otros países fortalecen la Policía, aquí es al Ejército”

La comisionada en retiro, María Luisa Borjas, lamentó que mientras otros países de la región fortalecen el cuerpo policial, en Honduras hacen lo mismo pero con el Ejército. “Se está militarizando la Policía porque viene una mayor represión, persecución social y política”, aseveró.

Ante la versión que el millar de plazas serán financiadas con los fondos de la Tasa de Seguridad, Borjas hizo un llamado a los empresarios para que realicen una huelga de hambre.

“Se llama Tasa de Seguridad, no de defensa… aquí no necesitamos ejército, acabo de regresar al país de una reunión donde Panamá y Costa Rica están en mejores condiciones de seguridad que las nuestras y no tienen ejércitos”, comentó.

La comisionada policial refirió que el cuerpo de seguridad pública tiene unos 14 mil efectivos, de los que 950 son oficiales, mientras el Ejército hondureño que tiene menos plazas posee en sus cuadros a tres mil oficiales castrenses.

Osorio Canales: “Los mil efectivos ya están en adiestramiento”

El jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, René Osorio Canales, detalló que las mil plazas fortalecerán la parte operativa de las FFAA. Se distribuirán en un 80 por ciento al Ejército, 15 por ciento a la Fuerza Naval y el restante cinco por ciento a la Fuerza Aérea.

Dijo que los mil efectivos militares ya están en prácticas en el Centro de Adiestramiento Militar del Ejército (CAME), “estamos en el proceso de socialización y sólo esperamos que se nos apruebe la parte financiera”, señaló.

Osorio Canales afirmó que “no puedo decir de donde saldrán los fondos, pero si el Congreso mencionó que saldrían de la Tasa de Seguridad, se socializará para que estos mil elementos tengan salario, alimentación, vestuario, medicinas para los ocho meses que se autorizó a partir de mayo”.

Finalmente, manifestó que hace algún tiempo le solicitó a los titulares del Ejecutivo y Legislativo la creación de las mil plazas. “El objetivo principal es aumentar el recurso de las Fuerzas Armadas porque se nos está exigiendo cubrir varios frentes que son fuertes, dos mil efectivos en Tegucigalpa, dos mil en San Pedro Sula, 300 en la misión de Xatruch, la misión de la frontera, tenemos gente en el bosque, en salud y hasta perros que nos mandan a bañar ahí estamos apoyando”, finalizó el jefe castrense.

La Comisión de Reforma de la Seguridad Pública, ha rechazado acciones que fortalezcan el poderío militar.

Uno de sus miembros dijo a Proceso Digital que las acciones para ceder espacios a los militares, que no les corresponden, provienen más de los civiles que de los propios miembros de la Fuerzas Armadas.