spot_imgspot_img

Por aire, mar y tierra el narco muestra su músculo en Honduras

Tegucigalpa (Proceso Digital) – Las actividades del narcotráfico por el espacio marítimo, aéreo y terrestre, siguen mostrando su actividad plena y desafiando a las autoridades hondureñas.

El decomiso de plantaciones de marihuana y de coca son constantes especialmente en el departamento de Colón, pero también ocurren en parte de La Moquitia hondureña.

En Gracias a Dios y otras zonas del atlántico, las narcoavionetas constantemente dejan sus huellas. En la mayoría de los casos se encuentran ya sin tripulantes, pero si con evidencias de la droga que en ellas se transportaba.

Justamente este domingo, las Fuerzas Armadas de Honduras, reportó el hallazgo de una avioneta en la que supuestamente se transportó droga, la misma fue incinerada por quienes la conducían para no dejar rastro alguno.

Los militares realizaron acciones de rastreo luego de una alerta recibida a altas horas de la noche del sábado, se conoció, de fuentes oficiales, que la aeronave venía procedente de Suramérica hacia Honduras.  

Por ello las fuerzas del orden activaron su escudo aéreo y de ese rastreo se colige que la aeronave logró aterrizar en Cocowisplini, zona aledaña a Puerto Lempira, Gracias a Dios.

Enfrentamiento aéreo a las FFAA

Asimismo, este jueves trascendió un  enfrentamiento armado entre soldados y civiles, mismo que dejó siete personas heridas en la Laguna de Ibans, Gracias a Dios, donde fue incautada una embarcación que transportaba varios barriles de combustibles.

Los reportes indican que la poderosa lancha llegó a las aguas de Honduras procedente de Colombia.

Las Fuerzas Armadas reportaron un combate entre células ligadas a la narcoactividad que pretendían descargar la droga disparando a los uniformados y al helicóptero militar que participaba en la operación.

El líder de Muskiti Asla Takanka (Masta), Modesto Morales, lamentó lo ocurrido en la Costa de La Mosquitia, denunció que dos personas murieron y dijo que las víctimas no tienen nada que ver con la droga. Las imágenes que trascendieron muestran a civiles saqueando la embarcación y llevándose evidencia del lugar.

Acciones marítimas

Otro hecho ocurrió el viernes 17 de septiembre cuando  la Fuerza Naval a través de la Base Naval de Caratasca, en un patrullaje marítimo contra el narcotráfico, decomisó una lancha (traza marítima) en el sector de Tabacunta, Gracias a Dios.

La operación inició cuando personal de la naval recibió una alerta del ingreso de la embarcación sospechosa por lo que concretó la persecución, pero se conoció que la lancha fue abandonada cuando los tripulantes conocieron de la acción militar.

La lancha es de tipo Go Fast, casco de fibra de vidrio, con registro número PB-11-347-5, color azul y verde, de un motor Yamaha de 200 HP, sin serie y cuatro tambos vacíos de combustible de 25 galones cada uno, fue remolcada a la base naval para entregarla a las autoridades.

Más narcopistas destruidas

Siempre en la Mosquitia hondureña, se destruyó una nueva pista clandestina de aterrizaje en el sector colindante conocido como Wawina, departamento de Gracias a Dios.

Así lo informó el portavoz de las Fuerzas Armadas, José Coello, quien detalló que la narcopista fue inhabilitada y con ella ya se contabilizan al menos 18, según registros militares.

Cuando se aseguró la pista clandestina se identificaron aproximadamente mil metros de largo por 30 de ancho, inhabilitándola con cinco explosiones, con cráteres de 25 metros de ancho por 8 de profundidad.

La acción fue dirigida por la Fuerza de Tarea Conjunta Paz García y Primer Batallón de Ingenieros en el marco de la Fuerza de Seguridad Interinstitucional Nacional (Fusina) con especialistas en explosivos.

Construcción de una carretera

La zona de La Mosquitia también ha estado en la palestra pública en los últimos meses, al conocerse la construcción de una denominada  narco carretera, que incluso afecta la zona núcleo de la biosfera del Río Plátano.

La construcción dejó al descubierto al menos 10 haciendas, entre ellas una con un taller de carpintería con maquinaria de uso ganadero, revelada por autoridades judiciales y mansión en el núcleo de la biosfera.

El proyecto carretero unirá los departamentos de Olancho desde Culmí y Gracias a Dios, en sus poblados Wanpusirpi, Krausirpi, así como extender sus ramales hasta el núcleo del pulmón de la Biosfera del Río Plátano.

La obra es calificada por ambientalistas y expertos, como un camino trazado por narcos y los depredadores del bosque, que terminará impactando en esa reserva, declarada patrimonio de la humanidad desde 1981 por la UNESCO.

La carretera que se comenzó a construir durante la pandemia ya avanzó 28 kilómetros desde Culmí y faltan 20 kilómetros para unir Wampusirpe con Krausirpi, ambas localidades de La Mosquitia pero los ramales que violentan el corazón de la reserva son al menos media docena y en ningún caso existen permisos o registros que permitan su habilitación.

La ruta del narcotráfico

Gracias a Dios tiene una extensión de 16 mil 630 kilómetros, es el segundo departamento más grande de Honduras y una ruta apetecida para el tráfico de drogas que se producen en el sur del continente en su ruta hacia el norte de las Américas.

La mayor parte de Gracias a Dios se conoce como La Mosquitia y colinda con Olancho y Colón, otros puntos importantes en la ruta del narcotráfico. Además, colinda con Nicaragua.

El caribeño departamento se compone de seis municipios: Ahuas, Brus Laguna, Juan Francisco Bulnes, Puerto Lempira, Ramón Villeda Morales y Wampusirpi, en ellos carteles de la droga operan constantemente.

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
23,564FansMe gusta
39,852SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_imgspot_img