Políticos fabrican una crisis con desacuerdos electorales

Tegucigalpa – La estabilidad, democracia y futuro de Honduras está en peligro luego que la clase política no establece acuerdos para aprobar la nueva Ley Electoral, coinciden analistas y observadores de la política nacional. Entre acusaciones y contra señalamientos la discusión de la ley Electoral ha sido interrumpida pese a la importancia que la misma representa para darle certidumbre a una ciudadanía que entre la indiferencia y la expectativa observa gris el futuro democrático del país.

Luego que se interrumpiera la sesión legislativa en la que se conocería en tercer debate la nueva normativa que regirá los próximos comicios primarios y generales, de marzo y noviembre de 2021, respectivamente, Proceso Digital buscó conocer las opiniones de conocedores y estudiosos de la agenda política hondureña.

El Congreso Nacional discute una nueva Ley Electoral que consta de 333 artículos, la que previamente fue consensuada entre las tres principales fuerzas políticas (Liberal, Nacional y Libre).

Tras la discusión el miércoles de la normativa en su primer debate y luego de que este jueves se dispensara el segundo para dar paso a la última discusión, la agenda se vio interrumpida cuando la bancada del partido Libertad y Refundación (Libre), se desconectaron de la plataforma y por ende de la sesión virtual en la que se iniciaría la jornada legislativa.

También una parte de la bancada liberal decidió abandonar la sesión virtual alegando, al igual que sus pares de Libre, que se modificaron algunos artículos que previamente habían sido consensuados.

Guerra de señalamientos

Tomás Zambrano

Casi al par de estas aseveraciones, el secretario del Congreso Nacional y representante del oficialista partido Nacional, Tomás Zambrano, dijo que la retirada de Libre estaba ligada a una especie de doble agenda al tiempo que les señaló de hacerlo para estropear la posibilidad de realizar elecciones internas y buscar elegir a su candidato presidencial en una asamblea.

Zambrano, expresó que la junta directiva de este poder del Estado tiene toda la anuencia y voluntad de reanudar la aprobación de esta nueva ley electoral porque le dará tranquilidad y fortalecerá los próximos procesos democráticos.

Hay tres puntos muy importantes, “primero, por falta de voluntad del Partido Libre se suspendió la sesión el día de hoy. Segundo, no es cierto que entra en ilegalidad el Consejo Nacional Electoral, ni va a entorpecer el proceso de las primarias, la convocatoria se hará el domingo 13 de septiembre. Tercero, la voluntad del Congreso Nacional y del presidente Oliva es reanudar las sesiones en las próximas horas y retomar la aprobación en último debate de esta ley”.

Jari Dixon

De su lado, el diputado del Partido Libertad y Refundación (Libre), Jari Dixon, dijo que se levantaron de la sesión virtual porque el Partido Nacional está jugando a aprobar una Ley Electoral que no fue consensuada y que no estará aprobada antes del llamado a elecciones primarias el próximo domingo.

“Simple y llanamente nosotros los de Libre no vamos a participar en una farsa más en la historia política de este país. Había acuerdos entre todos los partidos políticos para aprobar, para discutir, una ley que verdaderamente garantizara un proceso electoral transparente había acuerdos firmados y todo un consenso, pero en estos últimos dos días la bancada del Partido Nacional del movimiento sin cabeza o con cabeza como le queramos llamar (Unidad y Esperanza), imagino ha salido al paso y ha obstruido que los acuerdos se cumplan”, externó.

Diálogo indispensable para atender multi crisis

Filadelfo Martínez

Para el analista Filadelfo Martínez la actuación de los políticos sigue siendo la misma lo que hace avizorar que de no haber un cambio de comportamiento que refleje compromiso democrático no se lograrán los resultados que fortalezcan la institucionalidad.

«Seguirá la misma línea con los mismos actores en disputa, los mismos intereses políticos, vamos a tener los mismos nocivos resultados para Honduras», reforzó.

A su juicio, en el Congreso Nacional prevalecen intereses mezquinos de los partidos políticos, mientras que la población hondureña queda en el olvido, cuestionó Martínez.

“Pareciera que en el Congreso Nacional se debaten los intereses de todos los partidos políticos, pero menos lo que interesa a la sociedad, porque estamos en una fecha cercana para convocar elecciones sin haber llegado a un acuerdo de la Ley Electoral, eso genera incertidumbre, desasosiego y preocupación”, criticó.

Enfatizó que predomina la incapacidad de diálogo y negociación tanto en el oficialismo como en la oposición política.

Martínez recordó que las victorias del Partido Libertad y Refundación (Libre), logradas mediante la toma de carreteras e insurrección legislativa fueron improductivas para la sociedad hondureña.

El Congreso Nacional sigue siendo una institución  dominada por una minoría, con falta de transparencia y es regida por la minoría, lamentó. Asimismo, dijo que los desencuentros políticos acentúan los efectos demoledores de la pandemia especialmente en materia económica.

Martínez reconoció que, en oportunidades anteriores, a la oposición política le ha funcionado el abandonar las sesiones legislativas para conseguir sus objetivos mediante acuerdos.

El analista increpó qué intereses que demanda la ciudadanía como transparencia en las elecciones, credibilidad en los resultados electorales, un gobierno de conciliación y un consenso para contrarrestar los efectos de la pandemia son olvidados en las sesiones legislativas.

Clamó por un acuerdo en cuanto a la nueva Ley Electoral antes de la fecha de convocatoria a elecciones primarias.

Un problema serio

Efraín Díaz Arrivillaga

El problema principal es saber si va a haber una nueva Ley Electoral o no, hasta este momento los temas más importantes no están en la Ley en discusión, opinó el analista político, Efraín Díaz Arrivillaga.

“Uno de los escenarios que se pueden presentar es que la clase política no llegue a un acuerdo y que no se concreten las reformas electorales”, sostuvo.

En ese sentido, significa que las mismas reglas de juego que se aplicaron en el proceso electoral interno y general de 2013 y 2017 generarían un problema serio, vaticinó.

Agregó que lo único que puede garantizar un cambio fundamental en el país son elecciones limpias, confiables, creíbles y transparentes, con reformas electorales que lo garantice, de otra forma, – vaticinó, – las perspectivas para el próximo proceso son nefastas y podría reeditarse el escenario crítico que se vivió en Honduras luego del proceso electoral de 2017.

¿Por qué la protesta de Libre?

Raúl Pineda

A juicio del analista político Raúl Pineda, dos escenarios pudieron haberse dado para que haya habido una interrupción en la aprobación de la nueva normativa electoral, una de ellas, – externó, – es que el oficialismo no haya cumplido su palabra y la otra es que se pueda estar haciendo un compás de espera para una negociación al más alto nivel político.

Puso en duda que la protesta legislativa de Libertad y Refundación obedezca a una vocación democrática e intuyo intereses ocultos para seguirle el juego al sistema y por ende a quienes gobiernan.

Para Pineda Alvarado, lo sucedido hoy en el Congreso demuestra poca voluntad política para fortalecer la democracia. Igualmente él es del criterio que de no solventar esas discrepancias podría generarse una crisis institucional similar o peor que la ocurrida tras el último proceso electoral general.

“Tampoco podemos descartar”, -añade Pineda-, que esto sea producto de un acuerdo entre el coordinador de Libre y el presidente del país, al tiempo que reconoció su osadía en mencionar tal hipótesis, pero reiteró que los protagonistas si son capaces de ello.

Según Pineda, los acuerdos giran alrededor de privilegios en el nivel político y es donde entra al escenario Libre, como además el oficialismo que busca su continuidad en el poder. Pueda que haya participación para solucionar estas discrepancias de la comunidad internacional, aseguró.

Pese a las diferencias, Pineda considera que se deberán retomar los diálogos para que la ley se apruebe porque en ese contexto, Honduras podrá tener elecciones creíbles y transparentes; sin desconocer que hay quienes no quieren que las cosas cambien porque el actual sistema les favorece.  

Se está fabricando una crisis

Augusto Aguilar.

“La crisis está a la vuelta de la esquina si no se aprueba la ley y si no se aprueba la segunda vuelta, desde hoy estamos fabricando una crisis para las elecciones generales”, expresó a Proceso Digital el exmagistrado del desaparecido Tribunal Supremo Electoral (TSE), Augusto Aguilar. 

Reflexionó que de no aprobarse una segunda vuelta lo que va a suceder es que se estaría eligiendo a un presidente con el 25 por del electorado y con el 75 % del mismo en contra.

“Se ha empezado a fabricar una crisis política desde ahora y podríamos padecer (los hondureños) esta crisis antes y no necesariamente después de las elecciones”, apostilló.

Sin embargo, indicó que se puede convocar a elecciones bajo la actual ley y luego se puede proceder a su aprobación y aplicarla en las elecciones generales.

En ese sentido, consideró que, aunque exista una nueva convocatoria del pleno del Congreso Nacional no se aprobará la nueva Ley Electoral.

“El gran problema sería que, si esa ley no se aplique en las elecciones generales porque los artículos relacionados con las elecciones primarias no sufren modificaciones”, acentuó.

Puntualizó que la nueva Ley Electoral no requiere de ratificación por lo que augura que su aprobación se puede dar antes de finales de año.

Esta semana el Consejo Nacional Electoral (CNE), aprobó la inscripción de tres nuevos partidos políticos, que se suman a los 11 existentes, por lo que hay legalmente inscritos 14 para los comicios del año entrante.

JS

Compartir

spot_img

Más noticias

spot_img
spot_imgspot_img