spot_imgspot_img

Luis Suárez y James, apuestas caras pero rentables

Madrid – La rentabilidad y la regularidad ofrecida por el uruguayo Luis Suárez postergó la repercusión del llamativo desembolso de su club, el Barcelona, a principios de temporada, cifrado en más de 80 millones de euros, similar al coste del colombiano James Rodríguez, que también resultó productivo para el Real Madrid.

Los dos futbolistas más caros de los últimos tiempos llegados a la Liga española formaron parte de las grandes sensaciones del ejercicio. Suárez contribuyó notablemente al resurgir azulgrana, flamante campeón del torneo y finalista en los otros dos retos pendientes: Copa y Liga de Campeones. James aportó calidad y goles al plantel de Carlo Ancelotti. Además, advierte un futuro esperanzador.

El delantero uruguayo, que no pudo reforzar al equipo de Luis Enrique hasta la novena jornada, un 25 de octubre, debido a la sanción que le impuso la FIFA en el Mundial Brasil 2014, acabó por obtener unos números plagados de méritos.

En 27 partidos de la competición sumó 16 goles. Pero además, integrante de la conexión atacante con Messi y Neymar, propició trece asistencias, una faceta desconocida hasta su llegada a Barcelona a la que hay que agregar otros dos tantos en la Copa del Rey y seis más en la Liga de Campeones.

Fue el uruguayo la sensación de la temporada. El líder de una lista de incorporaciones que dieron un aire nuevo al campeón de la liga.

Además de Luis Suárez, la gran apuesta, al grupo de Luis Enrique llegaron otros nombres reputados como el croata Ivan Rakitic y los porteros el chileno Claudio Bravo y el alemán Marc Andre Ter Stegen. Todos fueron rentables.

El balcánico clave en el centro del campo. Bravo acabó como el portero menos batido del torneo. Ter Stegen fue el hallazgo europeo bajo palos. También el brasileño Rafinha Alcántara y el francés Jérémy Mathieu, exjugador valencianista y un fichaje criticado al principio que fue clave en momentos puntuales, como sus providenciales goles ante el Celta y el Real Madrid.

A pesar del gran Mundial realizado pocos esperaban un rendimiento similar al obtenido por James Rodríguez. El máximo goleador en Brasil 2014 fue capaz de reciclarse en el conjunto blanco. No regateó esfuerzo alguno y alimentó el talento del combinado de Ancelotti. El sudamericano iniciará sus vacaciones con números más que destacados a pesar de los meses de baja por la lesión en el dedo de un pie.

Su baja la notó el equipo. Su ausencia coincidió con el decaimiento del cuadro blanco. Y es que James cerró el curso con 46 partidos, en los que firmó 17 goles y 18 asistencias.

James destacó en una entidad plagada de exigencias, que también disfrutó de la rentabilidad del alemán Toni Kroos y el corazón del mexicano Javier Chicharito Hernández, cedido por el Manchester United. El meta costarricense Keylor Navas no tuvo excesivas ocasiones para prolongar el nivel que evidenció el pasado año y en el Mundial.

El Atlético de Madrid apostó por futbolistas con experiencia en el Viejo Continente. Y en la propia Liga española. El francés Antoine Griezman encontró su madurez en el equipo rojiblanco. Respondió a las expectativas y acabó como el tercer máximo anotador de la competición. Solo superado por Cristiano Ronaldo y Leo Messi.

El internacional galo acabó con 22 goles en la Liga. Tres más en el total de todas las competiciones. Mantuvo una estabilidad que no ofreció el croata Mario Mandzukic, que fue de más a menos y que acabó el ejercicio prácticamente inédito. El meta esloveno Jan Oblak se convirtió en una garantía para la portería, sembrada de dudas con el adiós de Thibaout Courtois y sostenida por Miguel Ángel Moyá en el inicio hasta su lesión.

El argentino Luciano Vietto fue una de las grandes sensaciones de la competición. El joven atacante del Villarreal se mostró como un jugador a tener en cuenta en los años venideros. Su rapidez y olfato de gol le aventuran un verano agitado. Plagado de posibilidades de futuro. Con retos mayores. Mucho tuvo que ver, hasta que desapareció por lesión en la última parte de la temporada, en el buen hacer de su equipo, el Villarreal.

El Sevilla se mostró de nuevo como un equipo con tino a la hora de reforzar a su plantel. El descubrimiento de Aleix Vidal, especialmente, fue lo más llamativo de uno de los conjuntos más fuertes de la Liga. También la aportación del argentino Ever Banega, estable de una vez después de dar tumbos por distintos clubes.

El Valencia apostó por la pólvora. Con Álvaro Negredo, Rodrigo Moreno y la vuelta de Paco Alcácer. Pero fundamental fue en su proyecto el plus que ofreció el argentino Nicolás Otamendi.

El brasileño Jonathas de Jesús fue otra de las buenas noticias de la temporada. Básico en la permanencia del Elche aventura un salto mayor para los próximos tiempos. Igual que varios de los integrantes del Rayo Vallecano, que cada año se recicla y encuentra mimbres de rendimientos. El francés de origen congoleño Gael Kakuta es un claro ejemplo.

El mercado invernal apenas mejoró el panorama del torneo. Solo Fernando Torres fue un auténtico refuerzo. Llegó como un ídolo al Vicente calderón y ofreció soluciones al plantel de Diego Pablo Simeone. El argentino Enzo Pérez también se estrenó en enero con el Valencia, pero su aportación fue menor a causa de las lesiones. Y residual fue el rendimiento del brasileño Lucas Silva, sin apenas apariciones en el Real Madrid.

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
23,504FansMe gusta
39,535SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_imgspot_img