spot_imgspot_img

Por:

Honduras necesita que se ataquen los problemas de raíz y  un gobierno de diálogo: Monseñor Garachana

Tegucigalpa- En la sociedad ha sido muy cómodo lavarse las manos, pero Honduras necesita del concurso de todos para construir un mejor país, que el Gobierno sea para todos y se ataquen los problemas de raíz, para salir de la corrupción que ha empobrecido al pueblo, dijo este sábado el presidente de la Conferencia Episcopal de Honduras, monseñor Ángel Garachana.

Monseñor aclaró que, aunque después de las elecciones la Conferencia Episcopal no se ha reunido ni generado nuevos mensajes, el mensaje sigue siendo el mismo de comunicaciones anteriores para el Gobierno y los otros sectores y es un llamado a lo que es la coherencia y la debida lucha y defensa por la verdad, lo cual significa atacar en sus raíces lo que es mentira engaño y corrupción.

Agregó que ese debe ser un primer objetivo ya que la corrupción es causa de empobrecimiento en el país y “de un deterioro gravísimo de una verdadera democracia que destruye lo que es el verdadero sentido de la política”.

El gobierno hasta las instituciones intermedias y municipalidades y de la sociedad Civil tipo cultural ético esa verdad y transparencia desde el gobierno hasta los distintos niveles.

Atacar los problemas de raíz

No limitarse a bachear sino, sino atacar los problemas de raíz para lograr un mejor país, es un paso muy importante, destacó monseñor.

En ese sentido apuntó que las consultas deben ir encaminadas a ¿cuáles son esas causas y raíces de lo que está ocurriendo en Honduras; cuáles son esas causas radicales?

En seguida monseñor Garachana remarcó que es importante que el Gobierno no vaya simplemente, pues a tapar agujeros como cuando se bachea una carretera, lo que se necesita es hacerla nueva, de nada sirve ir bacheando porque se necesita un cambio”

A renglón seguido dijo que se necesita un planteamiento que llegue a la raíz del problema, “eso a mi parecer supone un Gobierno de mucho diálogo, porque una vez que un partido ha ganado las elecciones ya no gobierna para el partido, sino para el país”.

El actual gobierno es para todo el país, está al servicio de toda la población especialmente de la gente pobre o muy pobre que en el caso de Honduras es el 50 % que están en régimen de pobreza extrema, para ellos hay que gobernar, pero como es para todos se debe tener una actitud de diálogo, enfatizó.

El 50 % de la población de Honduras vive en pobreza extrema

Unir esfuerzos

El líder religioso agregó en sus declaraciones a HRN, que se trata de unir fuerzas, de no estar acusándose los unos a otros, y buscar el diálogo, el consenso de los que buscan el bien del país.

Ese diálogo debe de ser un verdadero diálogo no de intereses de partidos sino del bien común, que vaya dando fundamentos de esperanza y que no crezca el desencanto para afrontar de raíz los problemas que está afrontando Honduras.

Lavarse las manos es muy cómodo

En el marco de la celebración de la Semana Santa, monseñor Garachana recordó, que, igual que hizo Poncio Pilato, es muy cómodo para todos lavarse las manos y eludir las responsabilidades, por lo que debe haber una reflexión sincera para un cambio.

“Lavarse las manos es muy cómodo porque es como decir yo no soy responsable de lo que pasa, yo no tengo nada que ver en la situación depende de otros, yo me lavo las manos me abstengo, es muy cómodo porque eso evita confrontar consigo mismo y con mi responsabilidad”.

En ese mismo punto recordó que en los últimos años con mucha facilidad los hondureños de distintos niveles se han lavado las manos “nos hemos lavado las manos yo no soy responsable” y eso ha venido  las instituciones del país, cuya obligación era precisamente denunciar la injusticia, denunciar la corrupción, denunciar el incumplimiento de los deberes de las instituciones del Estado y sin embargo, mejor se han callado han hecho oídos sordos y se han lavado las manos o incluso han dado sentencias injustas.

Garachana también mencionó que los medios de comunicación también se han lavado las manos y han callado situaciones donde existe la corrupción, situaciones que han llevado al país a una crisis fuerte.

En ese tema invitó a cada persona a reflexionar en qué medida me he lavado las manos y no se ha sido coherente con los problemas más cercanos de las comunidades sin denunciar los hechos de corrupción o injusticia.

Finalmente, en ese punto enfatizó que ojalá seamos conscientes abramos los ojos reconozcamos culpabilidades, pero antes de echarles la culpa a los demás veamos el mea culpa a nosotros y en ese reconocimiento haya un cambio que nos lleve a ser sinceros con nosotros mismos a denuncia la mentira y la corrupción y enfrentar las consecuencias de este comportamiento.

La Cruz del Señor

Como un importante mensaje de Pascua, monseñor también recordó que hay que reconocer el sacrificio de Jesucristo porque la cruz del Señor es valiosa por el amor que Él puso no es solo dolorosísimo, es el amor que redime.

El misterio de la cruz es el misterio del amor y del dolor, pero la clave es el amor del Señor y en correspondencia nuestro amor también al Señor y como Él nuestro amor a los demás.LB

Compartir

spot_img
spot_img

Más noticias

spot_imgspot_img