spot_imgspot_img

Honduras en la peor cresta del coronavirus

Tegucigalpa (Proceso Digital/Por Ronald Ordóñez) – Desde el técnico de la Selección Nacional de Fútbol, la amada H de los hondureños en general, hasta jugadores y parte del equipo técnico, afrontan la COVID-19. Lo mismo ocurre con el timonel y parte de la plantilla del Motagua. La situación se replica en todo el fútbol nacional, pero trasciende a ello y la alta incidencia del coronavirus no se detiene.

El fútbol nacional muestra una pandemia que arrasa con todos los sectores y que afecta a los jóvenes que denuedo.

Honduras está en el peor momento de la pandemia, por encima de los más duros momentos vividos en 2021 reconocen oficialmente las autoridades.

-La vacunación debe ser masiva y la donación de tres millones de dosis de la vacuna Moderna, realizada por los EE. UU., marca un punto de importancia estratégica para atender la necesidad de inocular a la población en general.

Cada día son más los contagios y las muertes dramáticas sacuden a decenas de familias que viven lutos prolongados en amigos, conocidos y personajes nacionales.

Los jóvenes son víctimas destacadas de la arrasadora pandemia. La precariedad sanitaria y el relajamiento en las medidas de bioseguridad son la combinación letal que potencia el riesgo.

El COVID sigue en su máxima cresta en Honduras y llega sin discriminación a todos los sectores y a todas las edades, los jóvenes, los más proclives. Mientras en países de la región como Guatemala y México se habla de una tercera ola de pandemia y en países europeos hasta una quinta ola a causa de la COVID-19, en Honduras no se puede afirmar la existencia de una segunda ola ya que los casos positivos de COVID-19 siempre han ido hacia el alza sin lograr una meseta que permitan hablar de la siguiente ola.

El viceministro de Salud, Fredy Guillén y el propio presidente Juan Orlando Hernández, han reconocido que el COVID-19 está en el momento de mayor ataque a la población y que ese pico requiere de medidas contundentes.

Expertos médicos consultados por Proceso Digital coinciden que el país centroamericano afronta una cresta o pico de la pandemia con los jóvenes como protagonistas.

Honduras, con una población de 9,5 millones de habitantes, notificó los primeros dos casos de coronavirus el 11 de marzo de 2020, dos mujeres hondureñas que llegaron al país procedentes de España y Suiza.

Hoy, los casos positivos suman más de 284 mil y los decesos ascienden a más de 7 mil 500 según las estadísticas oficiales, aunque los subregistros de las funerarias indican que los decesos ya rondan los 15 mil.

Crespa de la pandemia

“Aunque usted no lo crea, Honduras enfrenta la primera ola de la COVID-19 porque nunca hemos tenido un descenso de la curva de contagios, lo que en este momento enfrentamos es una crespa de la primera ola”, declaró a Proceso Digital el doctor Carlos Umaña presidente de la Asociación de Médicos del Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS), en la ciudad de San Pedro Sula.

El galeno hondureño explicó que la tasa de positividad en Honduras desde el inicio de la pandemia nunca ha sido inferior al 35 %.

Sobre el número de muertos, tanto los oficiales como los registros de la Asociación de Funerarias de Honduras -dijo- siempre ha ido en aumento.

“Es por eso por lo que hoy un hondureño se está muriendo cada 20 minutos por este terrible mal”, lamentó.

“En esta cresta nueva que tenemos los más afectados son los jóvenes, mujeres embarazadas y los niños, ya que las variantes están prefiriendo contagiar a los jóvenes”, continuó.

Umaña dijo que no puede asegurar científicamente que la variante Delta esté ya en Honduras, pero dijo con certeza que puede asegurar, apostilló, que, por el comportamiento creciente de los casos, Delta es una realidad en el país.

Los jóvenes los más afectados

El exsecretario de Salud, José Manuel Matheu, coincidió que los jóvenes son los más afectados en este nuevo repunte del Coronavirus SARS-CoV-2 en Honduras.

“La gente más afectada son los jóvenes, la población bajó la guardia y los jóvenes ya andan en fiestas, hay bares abiertos y no se respeta el toque de queda”, expresó a Proceso Digital el exsecretario de Salud.

A juzgar por la saturación de hospitales y número de contagios a su criterio Honduras estaría enfrentado la tercera ola de la pandemia, pero aceptó que no poder precisar que ola de la pandemia enfrenta Honduras debido a la constante presencia del virus.

“Las autoridades nunca han hablado de lo que en realidad está pasando”, lamentó el galeno hondureño.

“Aunque el gobierno no lo reconozca los hospitales están llenos, los triajes están saturados y desafortunadamente algunos están cerrando porque no tienen presupuesto”, zanjó.

No obstante, destacó que el punto de coincidencia entre el gobierno y el gremio médico es que los jóvenes son en la actualidad los más afectados por la pandemia en Honduras.

Es el peor momento de la pandemia

Sin definir qué ola de la pandemia enfrenta el país, el infectólogo Tito Alvarado, consideró que la actual situación es grave, por lo que lo convierte en el peor momento de la pandemia.

“No sé qué ola, pero sí sé que está grave la situación, mucho más que el año pasado”, confió a Proceso Digital el salubrista.

 También coincidió que los jóvenes son los más afectados del repunte de la pandemia en Honduras, aunque dijo que no dejan de ser afectados los adultos mayores.

“Aquí la información ha sido tan limitada, no se sabe mucho, se desconoce cuántas pruebas se hacen y no se puede establecer que la vivimos como si se puede hacer en otros países”, recriminó.

Enfatizó que el cierre de triajes ha sido un gran error por parte del gobierno hondureño durante el peor momento de la pandemia.

En el mismo término se refirió a la población que se ha relajado en la aplicación de las medidas de bioseguridad.

Honduras sin estadísticas confiables

Proceso Digital también dialogó con el doctor Hugo Fiallos, jefe de la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Militar e intensivista del Seguro Social, quien razonó que la falta de definición de una u otra ola de la pandemia en Honduras es improbable con la escasa información existente.

“Como no tenemos estadísticas confiables, pues obviamente no se puede graficar la intensidad de los contagios y el número de gente que se va enfermando”, manifestó.

Ejemplificó que solo en el número de muertes entre las estadísticas oficiales y la Asociación de funerarias muestra una brecha marcada.

“Para las cifras oficiales están saliendo bajos los contagios”, esgrimió al tiempo que externó su preocupación por el aumento de casos, a los que se suma los pocos espacios disponibles y el cansancio médico.

Aceptó que se vive un pico de la pandemia en Honduras y dijo que lo más preocupante es que no se ve un indicio que el mismo empiece a bajar. (RO)

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
23,504FansMe gusta
39,518SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_imgspot_img