spot_imgspot_img

Gracias a la agroindustria de la Caña de Azúcar, Honduras se posiciona como Líder en Tecnología de Riego por Goteo

Tegucigalpa – Los efectos de la sequía y el cambio climático han aumentado significativamente durante las últimas décadas, afectando a más de 10 departamentos del país. Particularmente, en temporadas de verano, debido a este problema se pone en riesgo la seguridad alimentaria y la producción agrícola en todo el territorio nacional.

Ante las alertas y como una forma de salvaguardar el vital líquido, los ingenios azucareros implementan diferentes planes y mecanismos encaminados al buen uso y cuidado del agua. Estas acciones van desde las más sencillas hasta las más complejas, pero todas basadas en estudios científicos y tecnología de punta para manejar efectivamente la problemática situación.

Gerardo Guillén, director ejecutivo de la Asociación de Productores de Azúcar de Honduras (APAH), señaló que “el correcto uso del agua y su conservación es un asunto mundial y en Honduras, particularmente en la agroindustria de la caña de azúcar, estamos a la vanguardia, pensando siempre en cómo hacer usos eficientes de este recurso, el cual es fundamental para nuestra vida en el planeta”.

Sistemas de ahorro

Cada ingenio azucarero aprovecha responsablemente el valioso líquido, utilizando para el riego de los cañaverales solamente la cantidad que se requiera según sus necesidades de producción. Así, no solamente se cuida el agua, sino que además se ayuda a la funcionalidad de la empresa a través de prácticas más eficientes.

Particularmente, es la implementación de la técnica del riego por goteo, como se asegura un manejo eficiente del agua en el riego de los cañaverales. Se trata de la aplicación del agua gota a gota, con una presión casi nula en el área radicular de la planta, por medio de emisores colocados a distancias específicas.

Este método ahorra más agua que los sistemas tradicionales de riego superficial, en donde el agua de canales o cuerpos de agua se libera en surcos o cuencas abiertas y se distribuye por gravedad. Incluso algunos ingenios apuestan por los estudios o informes hechos en sus estaciones meteorológicas, donde se registra la precipitación y la evapotranspiración o cantidad de agua en el suelo que vuelve a la atmósfera como consecuencia de la evaporación y de la transpiración de las plantas, realizando el riego únicamente cuando el cultivo de caña verdaderamente lo requiera.

“Esta tecnología aplicada a los cultivos de caña de azúcar de Honduras reflejan no solo el desarrollo y sofisticación de nuestro sector, sino que además son un ejemplo tangible del compromiso de la agroindustria de la caña de azúcar de Honduras con el medioambiente”, mencionó el representante de la APAH.

Todas estas experiencias, logros y ejemplos de responsabilidad con su entorno de la agroindustria de la caña de azúcar de Honduras se encuentran en su Memoria de Sostenibilidad, la cual coloca al gremio como el primero de su categoría en Centroamérica en contar con un reporte de este tipo elaborado acorde al GRI Standard.

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_imgspot_img