spot_img
spot_imgspot_img

Expresidente Zuma se ausenta y logra de nuevo aplazar su juicio en Sudáfrica

Por:

Johannesburgo – El expresidente sudafricano Jacob Zuma se ausentó este lunes, aduciendo problemas de salud, en la sesión en la que estaba previsto el comienzo de su juicio de corrupción por un acuerdo armamentístico de los años 90, pero sus abogados lograron que el juez concediera un nuevo aplazamiento.

En una audiencia celebrada en el Tribunal Superior de Pietermaritzburg (este de Sudáfrica), el juez Piet Koen permitió que, pese a la sorpresa por la ausencia de Zuma, la sesión se celebrara para estudiar los argumentos a favor y en contra de un nuevo aplazamiento del juicio, que finalmente fue concedido para el 17 de mayo.

Los problemas de salud de Zuma no fueron hechos públicos, pero a la salida de los tribunales el portavoz de la fundación del expresidente, Mzwanele Manyi, dijo a los medios que el polémico exmandatario estaba «en el hospital», siendo sometido a pruebas, y que aunque podía caminar y hablar, no estaba «en condiciones» de afrontar situaciones «estresantes» como una vista judicial.

La petición de aplazamiento no estaba, sin embargo, relacionada con estos problemas, sino con los procedimientos que la defensa tiene iniciados contra el fiscal que lleva esta causa, Billy Downer, al que acusa de no ser imparcial hacia el expresiente, lo que impide que Zuma presuntamente tenga un juicio justo.

La recusación de Downer ya fue discutida en Pietermaritzburg y rechazada por el juez Koen en febrero pasado, quien determinó que no era en interés de la justicia retrasar más el comienzo del juicio.

Pero tras ese dictamen, la defensa acudió a la Corte Suprema de Apelaciones (CSA) para intentar revocarlo. Inicialmente, ese tribunal desestimó la petición de tomar el caso, pero la defensa solicitó una «reconsideración», que aún está pendiente de decisión.

De forma paralela, además, Zuma va a iniciar una demanda a nivel particular contra Downer, según anunció este mismo domingo el portavoz de su fundación en una comparecencia de prensa.

En la sesión de hoy, el juez Koen estimó que, pese a los numerosos aplazamientos que viene sufriendo la causa – que debía de haber empezado en mayo de 2021, ya entonces arrastrando retrasos por la pandemia y los trámites preliminares -, la petición de reconsideración pendiente con la CSA ameritaba posponer el inicio del juicio hasta el 17 de mayo.

Si para entonces no hay una decisión, el magistrado definirá una nueva fecha.

«Se debe permitir que el proceso de apelación siga su curso», manifestó Koen.

«DEFENSA DE STALINGRADO»

La Fiscalía, por su parte, se opuso firmemente al aplazamiento y acusó a la defensa de usar la táctica conocida como «defensa de Stalingrado», consistente en utilizar todas las maniobras posibles para obstaculizar o frenar el avance de la justicia.

En este juicio del acuerdo de armas, a Zuma se le imputan cargos de asociación ilícita, corrupción, lavado de dinero y fraude relacionados con cerca de 800 operaciones supuestamente fraudulentas vinculadas con un acuerdo de millonario firmado a finales de la década de 1990 con la empresa armamentística francesa Thales.

En concreto, se le acusa de recibir sobornos a través de un asesor financiero.

En paralelo a esta causa, Zuma es el centro de otra gran investigación, conocida como la «Captura del Estado», que estudia la presunta extensa corrupción que se adueñó del aparato público sudafricano mientras él fue presidente (2009-2018).

Dado que Zuma achaca todas las acusaciones a una persecución en su contra por motivos políticos, el exmandatario se negó reiteradamente a cumplir con sus citaciones judiciales a declarar en el marco de esas investigaciones, lo que ocasionó que el Tribunal Constitucional sudafricano le condenara en junio de 2021 a 15 meses de cárcel por desacato.

Ingresó en prisión a comienzos de julio y, sólo unos días después, se desataron en Sudáfrica disturbios y saqueos masivos que, si bien empezaron como protestas de apoyo al expresidente, degeneraron en una violencia general, espoleada por los graves problemas socioeconómicos del país, que causó 354 muertos.

El pasado 5 de septiembre, pese a llevar sólo unos dos meses de cárcel cumplidos, al exmandatario se le otorgó una polémica libertad condicional por motivos de salud cuyos detalles no se hicieron públicos.

En diciembre, sin embargo, el Tribunal Superior de Gauteng Norte, con sede en Pretoria, declaró ilegal esa decisión, pero Zuma no ha vuelto a la cárcel debido a que inmediatamente sus abogados iniciaron también los trámites de apelación, aún por resolver. JS

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
spot_imgspot_img