spot_img

El Celam rechaza hostigamientos del Gobierno de Ortega a la iglesia católica

Por:

Compartir esta noticia:

Bogotá – El Consejo Episcopal Latinoamericano y del Caribe (Celam) expresó este viernes su rechazo a los «constantes hostigamientos» de los que han sido víctimas miembros de la iglesia católica de Nicaragua por parte del Gobierno de Daniel Ortega.

«Los últimos acontecimientos, como el asedio a sacerdotes y obispos, la expulsión de miembros de comunidades religiosas, la profanación de templos y el cierre de radios nos duelen profundamente. Les manifestamos nuestra solidaridad y cercanía», dijo en un comunicado el Celam, que tiene su sede en Bogotá.

Históricamente agrietadas, las relaciones entre la Iglesia católica y el Gobierno del presidente nicaragüense, Daniel Ortega, empeoraron recientemente por el arresto y posterior condena del padre Manuel Salvador García Rodríguez por presunta violencia a una mujer.

También por la captura del párroco Leonardo Urbina por supuesto abuso a una menor, así como los cercos al sacerdote Uriel Vallejos y al obispo Rolando Álvarez.

«Acompañamos a nuestros hermanos que por distintos caminos buscan ser voz de los que no tienen voz, para construir un diálogo capaz de trazar un camino de unidad y de paz», agregaron los representantes de los obispos del continente.

La carta, firmada por los monseñores Miguel Cabrejos Vidarte y Jorge Eduardo Lozano, presidente y secretario general del Celam, respectivamente, invitan a «todos los católicos de América Latina y El Caribe a unirse en oración por el pueblo nicaragüense, sus líderes, autoridades y la Iglesia».

El Celam recuerda que uno de los últimos hechos contra los miembros de la iglesia católica en Nicaragua es la encerrona que le hizo la policía al obispo de Matagalpa (norte), Rolando Álvarez, quien no puede salir de la casa episcopal.

El sacerdote Vallejos y su equipo de trabajo de Radio y Canal Católico de Sébaco están en similar situación desde hace tres días ante el cierre forzado de más de seis radios católicas en la Diócesis de Matagalpa, agregó el Celam.

Nicaragua está sumida en una crisis que, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) dejó al menos 355 muertos en 2018, de los cuales Ortega admitió 200 y alegó que se defendía de un supuesto golpe de Estado.

La crisis empeoró con las elecciones de noviembre pasado, cuando Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, fueron reelegidos en sus cargos, en un proceso criticado porque siete de sus potenciales rivales fueron arrestados y dos huyeron al exilio.

Con un 58,5 % de creyentes, la iglesia católica es la religión con más seguidores en Nicaragua, según el último censo nacional. JS

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_imgspot_img