spot_img

El Campo literario es «un contrapoder», según el cubano Ronaldo Menéndez

Por:

Compartir esta noticia:

Madrid – El escritor cubano Ronaldo Menéndez reivindicó este martes el «campo literario» como un «contrapoder de resistencia contra los poderes económicos y políticos», a través del cual, «el escritor que tiene cierta autonomía puede incidir en la política desde una posición estética».

«No hay nada que moleste más a los poderes políticos que ciertas elaboraciones estéticas», aseguró el escritor en la mesa redonda «Literatura y Política», incluida en el Primer Encuentro de las Letras Iberoamericanas, que se celebra esta semana en la Casa de México de Madrid.

Por su parte, la escritora española Marta Sanz agregó que «en los tiempos que vivimos, la literatura puede actuar como contrapeso frente a la política pop, los discursos planos y las palabras sin relieve y sin intención, que son las más malintencionadas».

Al mismo tiempo, Sanz insistió en que «los estilos literarios dominantes son empáticos con el modelo económico dominante» y consideró que la literatura política se forja cuando se decide «apoyar o visibilizar una zona de la realidad o un tema que implique un conflicto explícito para la contemporaneidad en la que vivimos».

La autora precisó que siempre va a haber un componente «ideológico» porque, «aunque nos pongamos imaginativas (en la escritura), estamos tomando una posición respecto a las cosas que suceden en el corte de tiempo que nos ha tocado vivir».

En la mesa también intervino la escritora argentina Clara Obligado, quien coincidió con Sanz en que «de alguna manera, los autores siempre tienen que responder o no responder, y esto último también es una forma de respuesta».

Por otra parte, Obligado señaló la importancia de explorar y apoyar «lo marginal» porque «en los márgenes siempre están los grandes discursos».

«Desde que era militante y, como feminista, siempre me he planteado el apoyo a lo marginal. Por eso trato de no trabajar en grandes editoriales y de no participar en los grandes premios», explicó la autora argentina, tras definir esta manera de actuar como un modo de «bombardear por la retaguardia».

«Hay una corrupción dentro del sistema. Es muy fácil participar en ella y después tener otro discurso. Yo intento ser coherente con esta decisión de apoyo del margen dentro de las editoriales», concluyó Obligado. AG

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
spot_imgspot_img