spot_img
spot_imgspot_img

El balance de promesas de Xiomara Castro en 100 días

Por:

Tegucigalpa (Proceso Digital /Por Jorge Sierra) – En su toma de posesión la presidenta Xiomara Castro refrendó una veintena de promesas que formaron parte de su propuesta de campaña. Desde entonces han pasado 100 días y el momento amerita una mirada a los avances o no que ha habido al respecto.

Proceso Digital hace una radiografía de las promesas hechas por la mandataria Castro:

Subsidio a la energía

Entre las promesas que fueron cumplidas casi de forma inmediata figuran la gratuidad en el servicio de energía en el caso de un millón 300 mil abonados que consumen menos de 150 kilovatios al mes, un subsidio que es cubierto por los altos consumidores no residenciales y el gobierno y que no fue direccionado de acuerdo con las necesidades fundamentales de la gente.

La medida cobró vigencia desde marzo con retroactivo de febrero.

Para la Asociación para la Defensa de la Canasta Básica de Honduras (Adecabah), el subsidio de energía se efectúa bajo un mecanismo tipo “lotería” ya que no a todos los que cumplen con los requerimientos para ser beneficiados se les ha aplicado.

Las combustibles fueron rebajados en 10 lempiras el galón.

Subsidio a los combustibles

Con la misma velocidad, se hizo efectiva una rebaja de 10 lempiras al precio de los combustibles. Esta regalía popular representó un sacrificio fiscal de 2 mil 800 millones de lempiras y significó un breve paliativo en medio de una tormenta de alzas a los derivados del petróleo, producto del conflicto Ucrania-Rusia. Los combustibles en Honduras alcanzan actualmente precios históricos que superan los 120 lempiras el galón en el caso de la gasolina súper y los 110 lempiras en torno a la corriente.

En esta promesa, la presidenta hondureña anunció el envío de un proyecto al Congreso Nacional para crear subsidios para los combustibles y lograr una reducción de los precios actuales.

En la Cámara hondureña se aprobó el beneficio para la población, sin embargo, no tuvo un mayor impacto debido a los altos precios del crudo en el mercado internacional.

La rebaja fue efectiva a partir del anterior 14 de febrero. Las gasolinas súper y regular, así como el diésel fueron los que experimentaron rebajas de 10 lempiras a su valor. Luego el 14 de marzo también se hizo una nueva rebaja de 2.69 lempiras el galón de diésel que sería absorbido por el gobierno.

Actualmente los precios de los combustibles alcanzan valores de: gasolina súper (L. 121.53 el galón), gasolina regular (L. 111.37 el galón), queroseno (L.112.14 el galón), diésel (L. 118.27 el galón), GLP doméstico (L. 39.79 el galón), GLP vehicular (L. 59.21 el galón), y el cilindro de gas LPG (L. 238.13 las 25 libras).

La CICIH será una realidad en los próximos meses.

Misión anticorrupción

Xiomara Castro también dio los primeros pasos en torno al cumplimiento de una de sus promesas fundamentales: la instalación de una misión contra la corrupción en el país, de la mano de las Naciones Unidas. Para ello envió su proyecto al Congreso Nacional donde fue aprobado por unanimidad de la Cámara. Posteriormente, se avanza en la preparación de la primera visita exploratoria de los enviados de las NU a Tegucigalpa.

En este sentido sectores de sociedad civil buscan asegurarse de que esta potencial misión para combatir la corrupción se instale con suficiente independencia, que esté provista de herramientas indispensables para lograr desentrañar las tramas oscuras y que su duración sobrepase, de ser posible, al menos dos periodos de gobierno.

El 2 de febrero el Poder Legislativo aprobó la instalación de la Misión Internacional Contra la Corrupción e Impunidad en Honduras (CICIH), mecanismo que fue solicitado ante la Organización de Naciones Unidas (ONU) por el Poder Ejecutivo.

Derogación de las ZEDEs

La derogación de la norma que daba vida a las Zonas Especiales de Desarrollo (ZEDEs) también fue derogada por unanimidad de las bancadas en el Parlamento. La iniciativa llegó impulsada por la gobernante.

Xiomara prometió desmontar las reformas constitucionales que violentan la soberanía popular, entre ellas las ZEDEs, una bandera proselitista previo a ostentar el poder.

Recientemente el 20 de abril, el Congreso Nacional aprobó la derogación de las Zonas Especiales de Desarrollo Económico (ZEDEs).

El Congreso Nacional derogó las ZEDEs.

Antes de la discusión de los proyectos que dieron el tiro de gracia a las ZEDEs, hubo una exposición por parte del Comisionado Presidencial contra las ZEDEs, Fernando García, quien manifestó que “la soberanía nacional no es negociable, los Derechos Humanos no son negociables, por eso estamos aquí mirándonos de frente, sin antifaces, sin mascarillas, porque decimos la verdad documentada debidamente”.

El 23 de enero del 2013 el Poder Legislativo aprobó reformar los artículos 294, 303, 304 y 329 de la Constitución de la República, aprobación que fue ratificada el 30 de enero del 2013, creando las Zonas de Empleo y Desarrollo Económico (ZEDEs).

El próximo paso para la derogación completa, será la ratificación en la próxima legislatura del año 2023, posteriormente su sanción y publicación en el Diario Oficial La Gaceta.

El fin de la Ley de Secretos

Igualmente, la Ley de Secretos, una herramienta que impedía la transparencia alrededor de la información pública institucional que era calificada de reservada, secreta y ultrasecreta, fue anulada, un hecho que contó con el beneplácito del Ejecutivo.

¿Incentivos a la producción?

Otro punto que prometió Xiomara Castro fue la reducción de intereses bancarios para incentivar a los productores. La gobernante ordenó al Banco Central de Honduras (BCH) y la Secretaría de Finanzas crear los mecanismos legales de mercado para la disminución de los intereses bancarios para la producción.

A criterio del expresidente del Colegio de Economistas de Honduras, Julio Raudales no basta con pretender una rebaja en los intereses bancarios porque va más allá de una simple ordenanza ya que para ello es fundamental mejorar la confianza del país.

Criticó la orden que diera la presidenta Xiomara Castro en su asunción al poder cuando se refirió a una rebaja a los intereses bancarios para el sector productivo. “Es algo que siempre dicen todos los presidentes, no es fácil porque el tema de las tasas de interés y el costo financiero de las inversiones están ligados al tema de la confianza”, reseñó.

En este apartado prácticamente no hay ningún tipo de resultados en estos 100 días de gobierno. Únicamente hubo medidas de alivio de cobros a usuarios de bancos por servicios financieros.

De a poco se ha vuelto a las clases presenciales.

Retorno a clases presenciales

La presidenta Xiomara Castro ordenó un retorno a clases presenciales tras dos años de la pandemia de COVID-19. La medida fue acompañada del anuncio de asignación presupuestaria para iniciar la presencialidad en el sistema educativo público.

El 18 de este abril, después de las vacaciones de Semana Santa, el sistema público retornó de forma tibia a las clases presenciales.

De acuerdo a dirigentes magisteriales, solo el 42 % de la población educativa en el sector urbano atendió el llamado a clases.

Aunque la meta era matricular 2.3 millones de estudiantes, apenas 1.7 millones se habían matriculado a finales de abril.

Se espera lograr que el 80 % de la población educativa esté en modalidad de clases presenciales a partir del 18 de mayo. Y en las siguientes semanas alcanzar el 100 % de la matrícula de este 2022.

La pandemia del coronavirus, los efectos de los fenómenos naturales y la desigualdad han dejado más de un millón de niños fuera del sistema educativo en los últimos dos años, lo que representa la peor catástrofe del país de cara a su desarrollo, reconocen académicos y analistas de la realidad hondureña.

Matrícula gratis

Siempre en el campo educativo, Xiomara Castro prometió que su gobierno aseguraría la matrícula gratis, merienda escolar, vacunas y mascarillas para que nada impida la recuperación de la educación.

Se puede decir que esta promesa se cumplió en gran parte, con el agregado que en muchos centros educativos los padres de familia tienen que costearse otros servicios como la seguridad, adquisición de materiales de bioseguridad para contrarrestar el COVID.

La deteriorada infraestructura escolar también es una realidad que ha iniciado con un programa de recuperación, pero el mismo apenas empieza. Alrededor de 25 mil escuelas y centros de enseñanza se encuentran severamente dañados, reportan las mismas cifras oficiales.

La Secretaría de Salud y su par de Educación han homologado esfuerzos para acercar la vacuna en los centros de enseñanza. El tema de la merienda escolar sigue siendo una promesa para cumplir y de acuerdo con portavoces de gobierno la misma se implementará desde junio de este año.

Los productores esperan se cumplan las promesas de campaña.

Garantizar alimentación

La nueva presidenta prometió que todo su gobierno se concentraría en el desarrollo agropecuario y la soberanía alimentaria, para ello habló de renegociar las cláusulas del Tratado de Libre Comercio entre Centroamérica y los Estados Unidos (CAFTA).

Los consumidores hondureños han tenido que enfrentar nuevos golpes a sus bolsillos, desde la crisis provocada por los ataques de Rusia a Ucrania. Se han producido alzas en el sector de energía, combustibles y electricidad, así como en los alimentos.

Los productos de la canasta básica han experimentado constantes incrementos en los últimos tres meses. En los mercados populares y ferias de alimentos es palpable el malestar de la población por la ola inflacionaria de precios en artículos de consumo básico.

Leer Gobierno anuncia intervención en biosfera del Río Plátano y ordena destruir carretera

Protección del ambiente

Otro punto en la agenda de la toma de posesión fue encomendar a las Fuerzas Armadas la protección del medio ambiente y sus recursos.

A lo largo del verano el instituto castrense se ha destacado luchando contra los incendios forestales.

Otra de las asignaciones de la mandataria Castro fue la destrucción de la denominada “narcocarretera” que comunica Olancho con La Mosquitia hondureña, debido al grave daño que la misma hace a la biosfera del Río Plátano, reserva y patrimonio mundial de la humanidad. Asimismo, ambientalistas han denunciado que los ramales de la vía perforan el corazón de la reserva verde y todos sus senderos sirven para tráfico de drogas y madera.

La “narcocarretera” se construyó sin la aprobación de permisos ambientales y tampoco se conoce claramente el origen de los fondos que la auspician.

Castro instruyó a las FFAA a proteger el ambiente.

Sin embargo, recientemente el asesor principal de gobierno y primer caballero de la nación, Manuel Zelaya, salió al paso para negar que se fuera echar abajo la cuestionada arterial vial.

En la zona núcleo se han afectado 1 mil 768 hectáreas, lo que dispara las alarmas, según los funcionarios de gobierno, pero Mel Zelaya dilucidó que no habrá destrucción de la vía.

Además, recién hace una semana la presidenta Castro ordenó la movilización de 2 mil efectivos militares para proteger ríos y bosques en la región-

No más concesiones

La titular del Ejecutivo aseguró, el pasado 27 de enero, que no habría más permisos de minas abiertas o explotación de minerales, no más concesiones en la explotación de ríos, cuencas hidrográficas, parques nacionales y bosques nublados.

El pasado 1 de marzo el gobierno hondureño declaró al país “libre de minería a cielo abierto” y anunció la “cancelación” de las licencias, permisos y concesiones, hecho celebrado por ambientalistas y que pone en jaque a la industria.

“Se declara todo el territorio hondureño libre de minería a cielo abierto (…) y se procederá a la revisión, suspensión y cancelación de las licencias ambientales, permisos y concesiones”, dijo en un comunicado la Secretaría de Energía, Recursos Naturales, Ambiente y Minas.

“Se cancelan la aprobación de permisos de explotación extractivista por ser lesivos contra el Estado de Honduras, que atentan contra los recursos naturales, la salud pública y que limitan el acceso al agua como derechos humanos”, añadió.

(LEER) Altas expectativas en Semana Santa, tras dos años de inactividad y números rojos

El turismo tiene cifradas sus esperanzas en el nuevo gobierno.

Impulso al turismo

Castro también prometió la promoción del turismo.

En este apartado las acciones han sido muy discretas por parte de la administración central, pero se han anunciado medidas para los subsiguientes meses.

Durante la semana el país volvió a las condiciones de normalidad tras dos años de la pandemia de COVID-19. Se estimó que hubo una movilización de 1 millón de personas que dejaron 3 mil millones de lempiras como derrama económica.

Además, un total de 84 mil 492 personas ingresaron a Honduras por motivos de turismo durante la Semana Santa, según el Sistema de Control Biométrico de Honduras. Del total de viajeros que efectuaron su control migratorio, 30 mil 258 son de origen hondureño que viven en el extranjero en su mayoría, destacan los datos compartidos por el Instituto Nacional de Migración (INM).

El segundo grupo notorio fue el de los salvadoreños: 15 mil 684 turistas que optaron por vacacionar en Honduras. Cabe señalar que en las vacaciones de verano también eligieron Honduras por destino 12 mil 223 estadounidenses.

El contrato que dio vida al aeropuerto de Palmerola no ha sido revisado.

Palmerola

La presidenta Castro dijo que contratos como el que dio lugar a la construcción del aeropuerto internacional de Palmerola serían revisados, pero hasta la fecha no ha ocurrido nada al respecto.

Tampoco ha vuelto a hablarse de devolver su categoría internacional al aeropuerto Toncontín de Tegucigalpa, tal y como también se prometió.

Atender población vulnerable

Asimismo, la actual mandataria prometió atender a adultos mayores, discapacitados, niñez y juventud, pueblos indígenas y afrodescendientes, comunidad LGTBI, todos ellos tendrían un lugar y atención precisa en su gobierno.

Algunas acciones se han tomado para atender a estos grupos de la sociedad, pero el recorrido en esa materia aún es bastante largo.

Tampoco han sido incumplidas promesas relacionadas con la salud reproductiva de la mujer que aún esperan el beneplácito del Ejecutivo para poder dar vía libre al uso de la “píldora del día después”, como un método anticonceptivo.

Varios exfuncionarios han sido beneficiados con la Amnistía Política.

Amnistía Política

Como parte de la condena al golpe de Estado de 2009, Castro se comprometió a emitir la ley que otorgara Amnistía Política para los denominados presos políticos.

La normativa se suscribió a inicios de febrero y fue de las primeras normativas aprobadas por el Congreso que lidera Luis Redondo.

La amnistía aprobada abarca a las personas que se desempeñaron como funcionarios, empleados o autoridades electas durante la administración gubernamental del periodo comprendido del 27 de enero de 2006 al 28 de junio de 2009, y que fueron víctimas del golpe de Estado, requeridos, acusados o procesados criminalmente por oponerse y protestar contra el golpe de Estado, y por los actos propios del ejercicio de su función política, procesos que fueron calificados como políticamente motivados.

Pero más allá de ello, la amnistía fue amplia para cubrir otro tipo de delitos que nada tienen que ver con las motivaciones políticas lo que hizo que los opositores calificaran la medida como “pacto de impunidad”.

El Decreto de Amnistía ya benefició a reconocidos exfuncionarios como: Enrique Flores Lanza,  

Pero otros cuyos delitos más que motivaciones políticas están vinculados a corrupción como es el caso de Marcelo Chimirri, han sido cuestionados abiertamente por líderes de sociedad civil.

Otros casos como el del exalcalde de San Pedro Sula, Rodolfo Padilla Sunseri generan dudas en la opinión pública pues sus casos están vinculados a delitos de corrupción pública y daños al patrimonio del Estado.

Ley contra reelección

En la lista de promesas de Castro figuró la creación de una ley que condene y sentencie la reelección presidencial como un delito de traición a la Patria. El tema no ha sido abordado en la Cámara Legislativa hondureña.

Consultas ciudadanas

Prometió además aprobar la Ley de Consulta Ciudadana. Aunque el tema ha estado en el tapete e incluso se prometió una consulta para este 2022 y ya se destinó presupuesto para la misma, aún no se ha anunciado ninguna concreta.

El padre Andrés Tamayo en Casa de gobierno.

Restitución de nacionalidad a Tamayo

La nueva gobernante anunció también que ordenaría la restitución de la nacionalidad que se le quitó al padre Andrés Tamayo, un aliado político de su causa y defensor de los recursos naturales.

El 22 de febrero, la presidenta Xiomara Castro le devolvió la nacionalidad hondureña al padre Andrés Tamayo en un acto realizado en Casa Presidencial.

El padre Andrés Tamayo es de origen salvadoreño, fue naturalizado en 2006, no obstante, fue declarado indigno de portar la ciudadanía hondureña por su actuación en la crisis política de 2009 y acusado de sedición.

Derogada Ley de Empleo por Hora

La presidenta Castro avaló la derogación, desde el seno del Legislativo, de la Ley de Empleo por Hora. Este hecho ha causado incertidumbre en sectores de la empresa privada y también en trabajadores que se prevé perderán sus oportunidades laborales.

Los defensores de la inactiva aducen que se retorna a la normativa que se contempla en el Código de Trabajo para defender los derechos de los obreros.

Quienes la adversan dicen que dejará sin oportunidades a jóvenes que trabajan a medio tiempo y al par estudian o a personas que logran salir adelante con este tipo de empleos. El sector privado se decantó por revisar la ley, pero no eliminarla. Sus observaciones no fueron escuchadas.

Se estima se perderán unas 40 mil plazas de trabajo en el país en el que el desempleo ronda por el 70 %.

El campo de la seguridad sigue siendo uno de los mayores desafíos.

Seguridad

La presidenta prometió acciones tempranas en el campo de la seguridad. En el país el Índice de violencia muestra un incremento en las cifras de un 2.5 %, según datos del Observatorio de la Violencia de la UNAH.

La mandataria ordenó la intervención en el departamento de Colón debido a una ola creciente de hechos violentos en esa zona del Caribe hondureño. Aquí hay un cóctel de problemas que se conjugan como son los conflictos de tierras, narcotráfico, delincuencia común y organizada.

También la administración de las cárceles ha pasado de manos de los militares en forma paulatina a la Policía hondureña. JS

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
spot_imgspot_img