spot_imgspot_img

EE.UU. resta importancia a la ausencia del rey saudí de la cumbre convocada por Obama

Washington – El Gobierno de EE.UU. minimizó hoy la ausencia del rey Salman de Arabia Saudí de la cumbre de esta semana con líderes de países del Golfo Pérsico convocada por el presidente Barack Obama, interpretada por algunos analistas como un desplante y un signo de los desacuerdos en la política hacia Irán.

Los portavoces de la Casa Blanca, Josh Earnest, y del Departamento de Estado, Marie Harf, rechazaron en sus ruedas de prensa diarias que la ausencia del rey saudí de la cumbre, que comenzará el miércoles en Washington y continuará el jueves en la residencia de descanso presidencial de Camp David, suponga un desplante hacia Obama.

La ausencia del monarca saudí, quien había confirmado su presencia en la cumbre, está siendo la más comentada, pero lo cierto es que, de los seis países invitados (Kuwait, Catar, Omán, Baréin, Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos), únicamente los dos primeros estarán representados por sus máximos líderes.

Al referirse a las especulaciones acerca de que la decisión del rey Salman de enviar a la cumbre a su príncipe heredero, Mohamed bin Nayef bin Abdelaziz, busca «enviar un mensaje» a EE.UU., Earnest aclaró que todos los comentarios que han recibido de los saudíes sobre esa cita han sido «positivos».

«Nuestros aliados saudíes no nos han planteado ninguna preocupación, ni antes ni después del cambio en los planes de viaje, con relación a la agenda de Camp David», precisó Earnest.

El portavoz recordó que el secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, visitó Riad la semana pasada y se reunió con el rey Salman, quien le «expresó su satisfacción e incluso cierto optimismo sobre las posibilidades de la agenda de Camp David».

En la misma línea que Earnest, desde el Departamento de Estado Harf dijo que EE.UU. no esperaba que asistieran a la cumbre los jefes de Estado de los seis países invitados y que «nada podría estar más lejos de la verdad» que hablar de un desplante hacia Obama.

De acuerdo con Earnest, Obama prevé hablar por teléfono con el rey saudí antes de la cumbre, quizá hoy mismo.

Según explicó este domingo el ministro saudí de Asuntos Exteriores, Adel al Yobeir, la ausencia del monarca a la cumbre convocada por Obama está motivada por su «compromiso para conseguir la seguridad y la paz en Yemen y acelerar la ayuda humanitaria ofrecida al pueblo yemení».

Arabia Saudí encabeza una coalición que comenzó a bombardear el pasado 26 de marzo en Yemen a los rebeldes hutíes, que se hicieron en febrero con el poder frente al presidente Abdo Rabu Mansur Hadi.

Los hutíes han aceptado una propuesta saudí de un alto el fuego humanitario de cinco días, que deberá comenzar mañana, martes, aunque acusaron a la coalición de obstaculizar la llegada de ayuda a los afectados en Yemen.

Se espera que en la cumbre entre Obama y los líderes árabes cobre protagonismo ese conflicto en Yemen, al igual que el acuerdo nuclear con Irán, que levanta dudas entre los países del Golfo Pérsico.

Reportajes

spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
23,172FansMe gusta
38,600SeguidoresSeguir
5,673suscriptoresSuscribirte
spot_imgspot_img