spot_imgspot_img

EEUU insiste en la liberación de todos los presos políticos en Cuba

Washington – Estados Unidos trasladó hoy al arzobispo de La Habana, cardenal Jaime Ortega, que lidera las conversaciones de la Iglesia católica con el Gobierno de Raúl Castro, la necesidad de que sean liberados sin condiciones todos los presos políticos en Cuba.
 

El cardenal, que se encuentra de visita en Washington, se reunió con el consejero de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, el general James Jones, para abordar los esfuerzos de la Iglesia y de España, que concluyeron con el compromiso de la liberación de 52 presos políticos.

Según un comunicado difundido por el Consejo de Seguridad Nacional, el general Jones elogió el papel del cardenal Ortega y de la Iglesia católica en «la liberación de los que estaban encarcelados y por los derechos básicos del pueblo cubano».

Jones reiteró además el deseo del Gobierno estadounidense de «ver a todos los presos políticos liberados sin condiciones» e insistió en el derecho de los liberados «de permanecer en Cuba».

El general aprovechó la oportunidad para trasladar al arzobispo de La Habana la petición del Gobierno de que liberen también al contratista estadounidense Alan Gross, que fue detenido el pasado diciembre.

Gross, de 60 años, de la Agencia Estadounidense para el Desarrollo Internacional (Usaid), distribuía ordenadores portátiles, móviles y otros equipos tecnológicos en Cuba, y fue acusado de espionaje por el Gobierno de Castro.

El Gobierno estadounidense ha asegurado que no tiene ninguna relación con los servicios secretos y ha pedido su liberación inmediata.

El cardenal cubano se reunió después con el secretario de Estado adjunto para América Latina, Arturo Valenzuela, en la embajada del Vaticano ante la Casa Blanca.

Un portavoz del Departamento de Estado indicó a Efe que el objetivo de la reunión era «hablar de la situación en Cuba».

La reunión duró una hora, y a la salida el titular de la Oficina para el Hemisferio Occidental del Departamento de Estado dijo que la conversación con Ortega era «grata» y «muy provechosa».

«Conversamos sobre el tema de la liberación de los presos», dijo Valenzuela a periodistas, a quienes también indicó que tocó con el arzobispo de La Habana el tema de Alan Gross.

El portavoz del Departamento de Estado, Philip Crowley, indicó en su rueda de prensa diaria que el Gobierno de EE.UU. aborda el caso de Gross «con cualquiera» que cree que puede ayudar «para conseguir su liberación y eso incluye al cardenal».

Admitió además que se trata de la segunda ocasión en la que Valenzuela se reúne con Ortega.

EE.UU. admitió a mediados de julio que el arzobispo de La Habana visitó el país en junio, pocos días antes de que la Iglesia católica anunciara el acuerdo que alcanzó con el Gobierno de Raúl Castro para la liberación de los 52 presos.

Los presos pertenecían al conocido como grupo de los 75 que fueron arrestados durante la Primavera Negra de 2003, acusados de conspirar con Estados Unidos contra el Gobierno de Cuba.

Durante esta visita a Washington el cardenal Ortega participó en la 128 Convención Suprema de los Caballeros de Colón, que le concedieron el premio Gaudium et Spes, la condecoración más alta de esta organización católica.

En la ceremonia, Ortega deseó en un breve discurso que el proceso de diálogo iniciado con las autoridades cubanas concluya con éxito.

«Esperamos que este proceso de diálogo, en el que estamos inmersos ahora, termine con éxito», señaló el cardenal y arzobispo de La Habana.

Otras siete personas han recibido este premio, entre las que destacan, la Madre Teresa de Calcuta; el arzobispo de Nueva York, el cardenal John O’Connor, y el actual secretario de Estado de la Santa Sede, el cardenal Tarcisio Bertone.

spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
spot_img
23,137FansMe gusta
37,925SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_imgspot_img