spot_imgspot_img

Diplomacia rusa y china avanza en Latinoamérica con vacunas antiCovid

Tegucigalpa – La lucha contra el tiempo por abastecer de vacunas contra el COVID-19 en el mundo, rápidamente se transformó en una pugna entre Occidente, Rusia y China.

Tanto Rusia como China han sido señaladas de utilizar el inoculante como parte de su diplomacia blanda para ganar terreno e influencia en el mundo. De hecho las vacunas rusa y chinas han avanzado en Latinoamérica, permitiendo que la diplomacia de dichas naciones se afiance en esta región, normalmente proclive a Estados Unidos.

– Los países ricos occidentales son criticados por acaparar la mayor cantidad de dosis de vacunas de sus compañías farmacéuticas.

– Países latinoamericanos acuden a Pekín y Moscú por sus vacunas para proteger a sus poblaciones.

– Rápidamente la carrera por lograr la vacuna se transformó en una lucha geopolítica por ganar espacios e influencias en el mundo de parte de las potencias.

Mientras los países occidentales, encabezados por Estados Unidos y Europa, se concentran en adquirir la mayor cantidad de dosis de las vacunas aprobadas por sus agencias reguladoras, las demás naciones del globo se encuentran sin acceso a dicho mercado, vital para poder reactivar sus economías y retornar a la normalidad, lo que ha permitido a Moscú y a Pekín dotarlas de ciertas cantidades de sus vacunas Sputnik  V,  Sinovac, Sinopharm y CanSino Bio.

Actualmente en Occidente se aplica la política de “sálvese quien pueda” en materia de adquisición de vacunas, ya que la Unión Europea lucha por lograr un mejor suministro de las vacunas, mientras Estados Unidos presiona porque se les dote de la mayor cantidad de dosis para inocular a su población.

Hasta el momento el mundo solo conoce de la aprobación de las vacunas de las farmacéuticas occidentales AstraZeneca y la Universidad de Oxford, la de Pfizer-BioNTech y Moderna, así como la rusa Sputnik V y las chinas Sinovac , Sinopharm y la CanSino Bio.

Las tres primeras han sido autorizadas por las agencias reguladoras de la Agencia de Control de Drogas (FDA, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos y la Agencia Europea de Alimentos (EMA, por sus siglas en inglés) de la Unión Europea, mientras las otras cuatro no han sido aprobadas en occidente.

Las agencias reguladoras como la FDA autorizaron las vacunas de AstraZeneca, Moderna y BioNTech.

A la Organización Mundial de la Salud (OMS),  que ha pedido autorizar las vacunas, solo llegan las peticiones a sus escritorios cuando ya están siendo aplicadas en las naciones.

Los gobiernos de Estados Unidos y europeos están contrarreloj, vacunando a sus ciudadanos y pretenden que antes del verano boreal (que comienza el 21 de junio) ya estén protegidos sus habitantes al menos con la primera dosis, aunque la mayoría busca una protección total de las dos dosis por persona.

Las farmacéuticas occidentales AstraZeneca y Pfizer han anunciado a los gobiernos que las dosis comprometidas no serán entregadas plenamente, ya que deben realizar ajustes a sus plantas de producción y así poder incrementar el flujo de las mismas en los próximos meses.

La vacuna desarrollada por AstraZeneca ha entrado en tensión con la Unión Europea por el incumplimiento de la entrega de dosis.

Lo anterior desató la furia de los funcionarios de la Unión Europea que han reclamado a AstraZeneca que cumpla con lo firmado en los contratos de los Acuerdos de Compra Anticipada suscritos el año pasado.

Vacunas para todos y críticas a occidente

Desde diversas instancias se ha pedido que las vacunas antiCovid lleguen a todos los países y en ese sentido han criticado a las naciones ricas por concentrar más del 90 % de las mismas para sus poblaciones.

Estados Unidos, la Unión Europea, Canadá y Gran Bretaña han concentrado más del 90 % de los pedidos de vacunas a las farmacéuticas occidentales, lo que ha desatado críticas de organismos internacionales y de activistas por los países pobres en cuanto a la concentración de las mismas en los países ricos.

El papa Francisco ha reclamado que las naciones pobres tengan acceso a las mismas, indicando que es momento que la fraternidad en el mundo se ponga en vigencia.

“Vacunas para todos” ha sido una de las constantes del papa Francisco, indicando que los más vulnerables han sido los más golpeados.

De su lado la OMS ha recordado a las naciones poderosas que nunca estarán a salvo del virus SARS CoV-2, que genera la enfermedad del COVID-19, si las poblaciones de los países pobres no están vacunadas.

La OMS exhorta por una distribución igualitaria de las vacunas a todas las naciones y ha condenado el acaparamiento.

Pero el organismo también habla del lado económico y señala que la vacunación en los países pobres y en vías de desarrollo es crucial para la recuperación económica mundial.

Mientras activistas por la salud pública mundial señalan que es moralmente inaceptable que los países ricos de occidente hayan acaparado más del 90 por ciento de la producción de vacunas de las grandes farmacéuticas, dejando poco a las demás naciones.

El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, ha pedido a las farmacéuticas que incrementen su producción para abastecer a los países pobres o bien que autoricen que sus vacunas sean producidas en otros planteles de naciones en desarrollo.

Moscú y Pekín ganan influencia

Ante la posición de los países ricos, Rusia y China han salido a distribuir las ansiadas vacunas al resto de países pobres y en vías de desarrollo, igualmente lo han hecho India y Emiratos Árabes.

La vacuna rusa Sputnik V gana más posicionamiento en los países latinoamericanos ante el acaparamiento de las otras vacunas por EEUU y Unión Europea.

Moscú ha logrado posicionar su vacuna Sputnik V en el corazón de las poblaciones de varias naciones, que reclaman a sus gobiernos que apele al mandatario Vladimir Putin para que envíe lotes de las mismas, a fin de inocular al personal médico y las personas mayores.

Rusia ha enviado lotes de su vacuna a Venezuela, Irán, Bielorrusia, Serbia, Hungría (que rompió la disciplina de la Unión Europea de no aceptar vacunas rusas).

La misma posición ha asumido China que aprovecha que el control del virus en su territorio es amplio, de manera que destina buena parte de la producción de vacunas para enviarlas a los países que considera amigos y potenciales socios.

Esta semana, México recibió dos millones de dosis de la vacuna desarrollada por a farmacéutica china CanSino Bio.

México recibió este jueves material activo para envasar dos millones de dosis de vacunas de la farmacéutica china CanSino Bio, las cuales serán procesadas en un laboratorio que opera en Queretaro.

Por su lado Pekín se ha concentrado en las naciones asiáticas como Filipinas, Indonesia y otros, así como los gigantes latinoamericanos de Brasil y México, así como prometió asistencia por 2 mil millones de dólares para las naciones africanas, ricas en materias primas que necesita su industria de exportación.

A Brasil despachó la vacuna de la firma estatal Sinopharm y también piensa despachar a Perú, otro país rico en materias primas.

En Venezuela arribó el sábado el primer lote de las vacunas de Sputnik V.

Brasil, México, Argentina, Chile, Colombia, Bolivia, Perú, Venezuela, República Dominicana, Panamá, Paraguay, entre otras naciones del continente, se han decantado por las vacunas chinas y la rusa Sputnik V.

La mayoría de los países se encuentran vacunando, mientras esperan dosis millonarias en frascos o bien el preparado para que puedan ser fraccionadas en los países receptores.

Son pocos los países que han apostado únicamente por las vacunas occidentales, como Ecuador y Costa Rica.

Otras naciones latinoamericanas están a la espera que el mecanismo Covax de la OMS les entregue las vacunas para comenzar a inocular.

Dicho mecanismo es una iniciativa global que se compromete a entregar vacunas gratis a los países pobres y en desarrollo para que protejan al 20 por ciento de su población.

Centroamérica

El presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador se manifestó preocupado por la falta de vacunas en los países centroamericanos, a excepción de Costa Rica que logró negociar un lote de vacunas de Pfizer BioNTech para aplicarla al personal médico y los adultos mayores.

«Es lamentable que estén afectados los países centroamericanos, como muchos otros países en el mundo, y que ellos no tengan acceso a la vacuna. Que Guatemala, Honduras, El Salvador no tengan acceso a la vacuna. ¿Qué es mucha la vacuna que se requiere para proteger a estos hermanos? Pues no, porque no es mucha la población», indicó AMLO, como se le conoce popularmente, en la acostumbrada conferencia diaria que ofrece y que los mexicanos la conocen como la “Mañanera”, según publicó el diario Excelsior. (ag)

spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
23,055FansMe gusta
37,568SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_imgspot_img