Rabat.- La policía judicial marroquí detuvo el pasado domingo en Casablanca a 17 pasajeros de un solo vuelo, procedente de Sao Paulo, que llevaban en su poder 31 kilos de cocaína, según informaciones publicadas hoy por la prensa local.
 

Los detenidos son de varias nacionalidades: hay dos mujeres marroquíes que se hacían pasar por turistas, y el resto proceden de varios países africanos como Sudáfrica, Benín o Nigeria.

Las dos mujeres habían ocultado la cocaína en la vagina, mientras que varios de sus cómplices habían tragado cápsulas de diverso tamaño que fueron extraídas en el hospital Ibn Rochd, donde la policía ordenó que les hicieran un lavado de estómago.

El resto había ocultado sus cargamentos en tubos dentífricos o de maquillaje, con la intención de disimular así el olor de la droga.

Al parecer, la mayoría de los detenidos se encontraba en tránsito en Casablanca hacia otros países europeos, donde pensaban entregar la droga.

Por el número de detenidos, es una de las operaciones mayores realizadas en Marruecos contra el tráfico de drogas, que ha crecido en los últimos años y que se sirve cada vez con más frecuencia del vuelo Sao Paulo-Casablanca, único directo entre Sudamérica y Marruecos.