spot_imgspot_img

¡Desesperación!

Tegucigalpa – Una impresionante aglomeración de personas, sin guardar el distanciamiento social para evitar la propagación del COVID-19, se observó la mañana de este jueves en las canchas de la colonia El Carrizal para reclamar unas dos mil 500 gallinas donadas por un político.

El Carrizal es una zona donde las autoridades sanitarias han mapeado la existencia de varios casos por COVID-19.

Aunque esa información es publica a los pobladores no les importó aglomerarse para tratar de conseguir una gallina y con ella una porción de alimentos.

La actividad de entrega de gallinas vivas, se volvió una especie de feria en pleno apogeo de la pandemia del coronavirus, donde los vecinos se aglomeraron prácticamente uno sobre otros y aunque la mayoría portaba mascarilla otro grupo estaba desprovisto de esa protección.

Cabe destacar que El Carrizal está muy cerca de la colonia Lincoln que fue la primera en que se instauró un cerco epidemiológico pues fue en ese lugar que se presentó el primer caso de coronavirus en el Distrito Central de una mujer embarazada que llegó procedente de España y que tuvo contacto con familiares y vecinos por lo que otras personas resultaron contagiadas.

Miembros de la Policía y del Cuerpo de Bomberos se apersonaron al lugar, pero la situación se volvió incontrolable por lo que dejaron que la gente entrara a la cancha a agarrar las gallinas a fin de evitar la aglomeración y una mayor exposición.

Con lo ocurrido esta mañana en El Carrizal queda evidenciada la falta de concientización sobre la importancia de las medidas de bioseguridad y del distanciamiento social como una responsabilidad individual.

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_imgspot_img