spot_img

Derogada la Ley de Secretos

Por:

Compartir esta noticia:

Tegucigalpa – El Congreso Nacional aprobó, la noche de este martes, la derogación de la Ley para la Clasificación de Documentos Públicos Relacionados con la Seguridad y Defensa Nacional, más conocida como la Ley de Secretos.

– La norma fue aprobada en enero de 2014 y la misma declaraba como reservada o confidencial cierto tipo de información por 5, 10, 20 y hasta 25 años.

– Los nacionalistas, que respaldaron la derogación, alargaron el debate al manifestar que a la par se deberían derogar los artículos 15, 16, 17, 18 y 19 de la Ley de Acceso a la Información Pública.

– El diputado Jorge Zelaya pidió disculpas al pueblo hondureño por las actuaciones de sus compañeros en el congreso anterior.

La Ley de Secretos fue calificada por la mayoría de los congresistas como “nefasta” para la historia reciente de Honduras. Luego de un prolongado debate se terminó por aprobar la derogación de la controversial normativa vigente desde enero de 2014.

La ley clasificaba la información en reservada, confidencial, secreta y ultrasecreta con períodos de 5, 10, 15 y 25 años. Todo este entramado favoreció la opacidad y la sospecha y drenó seriamente las libertades, especialmente la de expresión y el derecho a la información.

La derogración fue respaldada por la mayoría de parlamentarios de la Cámara, luego de un prolongado debate de los seis artículos que componían el dictamen.

(LEER) En sus estertores Ley de Secretos Oficiales

IAIP recobra su legitimidad

En su intervención, la comisionada del Instituto de Acceso a la Información Pública (IAIP), Ivonne Ardón, indicó que con la derogación de la Ley de Secretos recobran la legitimidad como institución, trabajando con herramientas que le permitan al ciudadano acceder a la información.

Asimismo, Ardón comentó que alcaldes han manifestado preocupación por no poder actualizar la información en el portal de transparencia, ya que la administración anterior no dejó documentos y eliminó datos de sus computadoras.

“Los documentos son propiedad de las instituciones y no de las personas, al sustraer información están cometiendo el delito de sustracción de documentos públicos y es penado por el Código Penal”, puntualizó la comisionada del IAIP.

El Código Penal, establece que el funcionario o empleado público que, sustrae, destruye, inutiliza y oculta, total o parcialmente documentos debe ser castigado con pena de prisión de dos a cuatro años, además de una multa de 200 a 400 días e inhabilitación especial por cinco a 10 años.

La junta directiva del CN aplaudió el momento que se aprobó la derogación de la Ley de Secretos.

La diputada liberal, Kritza Pérez, propuso reformar el artículo 2 basado que toda la información que fue declarada en reserva bajo este mecanismo debe ser desclasificada desde el momento que entre en vigencia.

Asimismo, el presidente del Poder Legislativo, Luis Redondo, planteó que se agregara en el dictamen a las instituciones desconcentradas y autónomas del Estado.

Las propuestas fueron aceptadas por la encargada de la comisión del dictamen, Fátima Mena.

El debate

El legislador nacionalista, Jorge Zelaya apoyó la iniciativa de derogar al 100 % la Ley de Secretos Oficiales para apoyar la transparencia en Honduras.

Consideró que no se debe jugar al oscurantismo ni ocultar la información sobre el uso de los recursos del Estado. “Pido disculpas al pueblo hondureño porque no actuamos bien en el Congreso anterior”, externó.

“Todo lo que se teje en la oscuridad podría estar manchado de corrupción. La Ley de Secretos permite hacer negocios por debajo de la mesa y esto nunca trae confianza a la población”, puntualizó.

Expresó que la Ley de Secretos Oficiales solo sea un mal recuerdo del pasado reciente.

Mencionó que de los 44 diputados nacionalistas actuales, 22 son nuevos, por lo que pidió perdón al país por las actuaciones de los compañeros que lo antecedieron.

El diputado Jari Dixon.

El congresista, Yahvé Sabillón, dijo que la derogación fue un sueño largamente acariciado desde 2014, al tiempo que recordó que el exvocero de la MACCIH, Juan Jiménez Mayor, les pidió derogar la Ley de Secretos y la aprobación de la Ley de Colaboración Eficaz, con el afán de desmontar las redes de corrupción en el país.

“Esto es una avance para que cuando venga la CICIH haga su trabajo más expedito”, puntualizó.

Mientras, el legislador Ramón Barrios, apuntó que con la derogación de ley se está desmontando parte de la impunidad en el país, “no sé si hay conciencia de lo que significa este paso que estamos dando”.

Remarcó que “lo que hacemos los funcionarios públicos no debe ser secreto, a menos que ocultemos cosas que estén reñidas con la ley. Tuvimos una discusión con los comisionados del IAIP y fue muy enriquecedor el debate”.

“Hoy vamos a saber de dónde salió el avión presidencial, si fue compra por Honduras o por parte del gobierno de Taiwán, además dónde han ido a parar los recursos de la Tasa de Seguridad”, ejemplificó.

Mario Pérez, diputado nacionalista.

La polémica

El diputado nacionalista Mario Pérez sugirió que se incluyera en el artículo 2 del dictamen los artículos 16, 17, 18 y 19 de la Ley de Acceso a la Información Pública para que fueran derogados porque contravenían es espíritu de derogar la Ley de Secretos.

«Si de verdad queremos que no haya actos secretos en el país, que todo sea público y de libre acceso a la ciudadanía, deroguemos los artículos 16, 17,18 y 19 de la Ley de Acceso a la Información Pública», demandó.

Esta propuesta generó reacciones contrarias en los diputados del Partido Libertad y Refundación (Libre), quienes calificaron la propuesta como dilatoria.

Mientras que la diputada Johana Bermúdez, aprobó que se debe quitar “candado a todo” con referencia a la clasificación de información y documentos.

“La corrupción no tiene color político, no tiene color de piel no tiene religión, sino que es un comportamiento del ser humano”, expresó.

La legisladora Scherly Arriaga respondió a Johana Bermúdez que este lunes es el día de la transparencia.

Por su parte, la diputada del Partido Salvador de Honduras (PSH), Maribel Espinoza, rechazó la propuesta de Mario Pérez y arguyó que en todos los países hay excepciones a la regla.

Especificó que el artículo 17 está relacionado con las investigaciones y procesos judiciales para la impartición de justicia.

El vicepresidente del CN, Rasel Tomé.

De su lado, el diputado Rassel Tomé exclamó: “Qué alegría a los que nos gusta la transparencia”.

Seguidamente le respondió a Mario Pérez: “No confundamos las peras y las manzanas, hoy lo que este Congreso está haciendo es dando uno de los pasos que prometimos para desmontar la secretividad que ustedes aprobaron”.

El iguales términos se pronunció el parlamentario Fabricio Sandoval, quien señaló que “necesitábamos romper esos candados que nos provocaba la Ley de Secretos, le digo a Mario Pérez que hoy no tienen los números, solo tienen 44, de momento solo trabaje por el bien del país, por culpa de ustedes somos de los países más corruptos de América Latina”.

Mientras, Hugo Noé Pino Libre coincidió que la derogatoria de la ley es un paso para derivar el muro de la impunidad construido en los últimos 12 años.

“Lo que estamos aprobando hoy no solamente es algo hacia atrás con lo cual debe hacerse justicia, también es un mensaje para los nuevos funcionarios públicos, la mejor forma de luchar contra la corrupción es mediante la transparencia”, señaló.

Criticó a sus homólogos nacionalistas que proponían derogar articulados de la Ley de Acceso a la Información Pública e interrogó: “si lo relacionado a la información reservada estaba contenida en esa ley porque crearon la Ley de Secretos”.

El diputado Sergio Castellanos.

Otro de los que intervino en el debate fue Sergio Castellanos, quien después de darle la bienvenida al diputado Mario Pérez, le manifestó que “ustedes tienen experiencia en eso de los secretos y les recuerdo que nosotros no tenemos la intención de robar desde el gobierno”.

Y luego se dirigió a Johana Bermúdez: “La corrupción sí tiene color político y es el del Partido Nacional con la estrella solitaria y usted fue parte de ese gobierno. Yo que ustedes pusiera las barbas en remojo, los nacionalistas que vienen por primera vez no se sientan aludidos, pero al cachurecon les digo que se les acabó la fiesta”.

Finalmente, el diputado Carlos Umaña, declaró por muerta la Ley de Secretos. “Cómo médico declaro muerta esta ley y que se pudra donde se tenga que pudrir”. JS

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_imgspot_img