spot_imgspot_img

Decisión del Sinager es frustrante dice presidente de Fedecámaras

Tegucigalpa – El presidente de la Federación de Cámaras de Comercio e Industrias de Honduras (Fedecámaras), Menotti Maradiaga, manifestó que la decisión del Sistema Nacional de Gestión de Riesgos (Sinager), a través de la mesa multisectorial de mantener en la fase cero de la reapertura inteligente a los municipios de la región tres que incluye al Distrito Central y San Pedro Sula, es frustrante para las micro, pequeñas y medianas empresas.

“No hablemos del sector emprendedor, prácticamente el sector emprendedor va a desaparecer y la micro y pequeña empresa está desapareciendo, si hablamos que se pierden del Producto Interno Bruto, entre 900 a mil millones de lempiras diarios por tender cerrada la economía, cómo va a hacer el gobierno para poder ayudarnos, esas son preocupaciones”, manifestó el dirigente empresarial.

Apuntó que los empresarios a nivel nacional han hecho grandes aportaciones, no sólo en las grandes ciudades sino en el resto del país y el sector privado en todo el territorio hondureño está preocupado por apoyar los centros de triaje, los insumos de los médicos.

“Cada comunidad tiene un problema y las cámaras de comercio han dicho presente y los empresarios han puesto de su bolsillo, pero ya en las últimas cinco reuniones que se han tenido con las cámaras de comercio a nivel nacional, me dicen: presidente de dónde vamos a sacar dinero para seguir apoyando, cómo vamos a hacer, de dónde, cómo vamos a poder y venir a decirle a un hospital local aquí les vamos a ayudar con insumos de bioseguridad o para reparar una máquina, porque hay que darles mantenimiento y necesitan el dinero y no se les a poder dar, y esa es una gran preocupación”, señaló Maradiaga.

Indicó que un estudio realizado por USAID, Canaturh, Fedecámaras, el Cohep y otras instituciones, determinó que el 75 por ciento de las empresas a nivel nacional han cerrado completamente y de esas el 45 por ciento ya cerró y no va a volver a abrir operaciones y eso significa que se perdieron 200 mil empleos y están en riesgo otros 400 mil puestos de trabajo si no hay una apertura progresiva y responsable.

“Aquí necesitamos responsabilidad porque con esta apertura, podemos apoyar a la micro y pequeña empresa para que tenga esperanza de poder seguir y continuar con sus empresas, poder fortalecer a cada uno de los hospitales y centros de salud en el interior del país, acordémonos que el sector turismo genera 150 mil empleos y va a ser uno de los últimos que va a abrir y no digamos los gimnasios que generan entre cinco mil y ocho mil empleos y van a ser de los últimos que va a abrir, los centros comerciales o plazas locales, generan entre 25 mil y 30 mil empleos y son de los últimos que van a abrir”, argumentó.

Agregó que lo mismo ocurre con los talleres mecánicos y de pintura, que invirtieron para la primera reapertura y con sus tarjetas de crédito hicieron compras de 10 mil y 15 mil lempiras porque eso es lo que les cuesta los protocolos de bioseguridad para cada una de sus empresas y no pudieron utilizar esa inversión y varios acudieron a prestamistas locales con intereses de entre 40 y 50 por ciento.

Eso es lo que debe preocupar porque cada día se están cerrando las empresas, no sólo de uno o dos años de haberse fundado sino de 20 y 30 años de haberse instaurado que generaban entre 20 y 30 empleos, eso es lo preocupante, recalcó.

Por eso es que han solicitado en la mesa multisectorial apoyar a la micro y pequeña empresa que genera el 75 por ciento de los empleos a nivel nacional y “si un 43 por ciento de esas empresas ya cerró, qué esperamos para reaccionar para el otro 30 por ciento, debemos de dar esa esperanza, debemos tomar decisiones ya, porque es la micro y pequeña empresa la que está cerrando”, puntualizó.

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
23,504FansMe gusta
39,572SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_imgspot_img