Congreso de EEUU inicia sesiones el miércoles en medio de pugnas partidistas

Washington – El Congreso de Estados Unidos iniciará su 112 sesión este miércoles, con una mayoría republicana en la Cámara de Representantes dispuesta a combatir las prioridades de la Casa Blanca, incluyendo la reforma de salud, el cierre de Guantánamo y cualquier avance en el campo migratorio.
 

Los republicanos recuperaron el control de la Cámara de Representantes en los comicios del pasado 2 de noviembre y ahora tienen una ventaja de 241-194 sobre los demócratas.

Pero la agenda republicana afrontará un camino escabroso en el Senado, donde los demócratas aún mantienen una ventaja numérica, aunque reducida tras los comicios legislativos de noviembre.

Los demócratas controlan el Senado, 51-47, con la ayuda de dos independientes que suelen votar con ellos, y sólo necesitarán 41 votos para frenar iniciativas que apruebe la Cámara de Representantes.

La nueva mayoría republicana en la Cámara baja, fiel a su base conservadora y de cara a los comicios presidenciales de 2012, ha prometido reducir el gasto fiscal, revertir toda o parte de la reforma de salud aprobada el año pasado y frenar la expansión del Gobierno federal, entre otros asuntos.

El próximo presidente del Comité de Supervisión y Reforma Gubernamental de la Cámara baja, Darrell Issa, dijo el domingo a la cadena televisiva Fox que el Gobierno debe reconocer que el «enemigo» es la «burocracia y el derroche fiscal».

Issa ha sido uno de los más acérrimos críticos de la Administración del presidente Barack Obama, en particular de su programa económico, y tendrá el poder de ordenar investigaciones sobre diversos programas federales.

Otra de las prioridades inmediatas de política interior de los republicanos será revertir las cláusulas más controvertidas de la reforma de salud, aprobada por el Congreso el año pasado sin apoyo republicano.

Según los republicanos, la reforma de salud, que exige que todo estadounidense adquiera un seguro de salud, es una costosa intromisión del Estado en el libre mercado.

Los republicanos, por otra parte, prevén programar audiencias el mes próximo sobre las operaciones del Departamento de Justicia, agencia que tiene a su cargo asuntos de alta sensibilidad política, como los derechos civiles y la seguridad nacional.

El próximo presidente del Comité Judicial de la Cámara de Representantes, el republicano Lamar Smith, ha prometido dar al Departamento de Justicia «toda oportunidad para cooperar» en los asuntos que analiza el Congreso.

«Cuando tengamos audiencias, creo que ellos aportarán a sus expertos y nos darán las respuestas que buscamos. Sólo cuando la Administración no coopera es que empiezan las investigaciones serias o la emisión de citaciones» judiciales, explicó Smith en entrevista con la cadena de radio pública NPR.

Smith figura entre los republicanos que se oponen al cierre del centro de detenciones en la base naval de EE.UU. en Guantánamo (Cuba), por considerar que es un lugar idóneo para la detención de terroristas.

«Tenemos allí una instalación de primera clase. He estado en Guantánamo, hemos gastado millones de dólares allí, y es el lugar exacto y correcto para albergar a terroristas mientras continúe la lucha contra el terrorismo», argumentó Smith.

Otros asuntos que abordará el Comité a cargo de Smith incluirá el aumento de la vigilancia en la frontera con México y la demanda del Departamento de Justicia contra la ley SB1070 en Arizona, que criminaliza la presencia de indocumentados en ese estado fronterizo con México.

Smith es uno de los detractores de la reforma migratoria en el Congreso y ha prometido impulsar medidas para combatir la inmigración ilegal.

Otros tres comités de la Cámara baja también preven realizar audiencias sobre la gestión del Departamento de Justicia, en particular su manejo de los casos de presuntos terroristas.

Lo + Nuevo

22,271FansMe gusta
34,834SeguidoresSeguir
5,673suscriptoresSuscribirte