spot_imgspot_img

Cardenal Rodríguez recrimina negociaciones bajo la mesa en torno a Ley Electoral

Tegucigalpa – El cardenal hondureño Óscar Andrés Rodríguez, recriminó este domingo las “negociaciones bajo la mesa” en la discusión de la nueva Ley Electoral en el marco a la convocatoria a elecciones primarias que se debe realizar este domingo por parte del Consejo Nacional Electoral (CNE).

– Por enésima vez el cardenal Rodríguez exhortó a ser responsables y acatar todas las medidas de bioseguridad durante la pandemia.

“La jornada de hoy que está girando en torno a la convocatoria a elecciones con una Ley Electoral que va y viene, fruto de negociaciones bajo la mesa, sin honestidad y verdad”, sermoneó el arzobispo de Tegucigalpa.

Es oportuno mencionar que en el Congreso Nacional se discute la aprobación de la Nueva Ley Electoral que regirá los próximos comicios generales del país, pero sin consenso entre las diferentes fuerzas políticas del Poder Legislativo.

El cardenal hondureño aprovechó el espacio de la homilía dominical para referirse a este tema que centra la agenda política del país que es sacudido por los efectos de la pandemia del COVID-19 que además ha generado una profunda crisis económica y social , entre otros efectos.

Asimismo reflexionó sobre las diferencias entre el enfado y la indignación ante la injusticia de aquellos que pronuncian la frase “ni perdón, ni olvido”.

Consideró que el enfado y la indignación no se deben transformar en odio, rencor y venganza.

Señaló que la Palabra de Dios está dirigida a aquellos que infunden odio en las redes sociales, misma que tildó de “infecciosas y cancerígenas”.

Si continúan en lo mismo, Honduras no podrá progresar jamás, sentenció el líder religioso.

“Si han hecho el mal deben arrepentirse y si han robado deben restituir”, exhortó a quienes han hecho el mal y han robado en el país.

Acotó que tampoco se podrá superar la pandemia con los vicios del pasado y quienes así lo creen, están equivocados.

Finalmente realizó un llamado a las nuevas fuerzas políticas del país a no caer en los vicios que tienen atorado a Honduras.

“Hago un llamado, ahora que van surgiendo nuevas agrupaciones políticas, no caigan en los vicios que nos tienen completamente atorados como país y que nos tienen encerrados en lo mismo”, apostilló.

Seguidamente instó a buscar la verdad, la reconciliación y el arrepentimiento y “entonces sí podremos reconstruir una post-pandemia inteligente”.

 A continuación Proceso Digital reproduce la lectura del día tomada del santo evangelio según San Mateo (18,21-35):

En aquel tiempo, se adelantó Pedro y preguntó a Jesús: «Señor, si mi hermano me ofende, ¿cuántas veces le tengo que perdonar? ¿Hasta siete veces?»

Jesús le contesta: «No te digo hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete. Y a propósito de esto, el reino de los cielos se parece a un rey que quiso ajustar las cuentas con sus empleados. Al empezar a ajustarlas, le presentaron uno que debía diez mil talentos. Como no tenía con qué pagar, el señor mandó que lo vendieran a él con su mujer y sus hijos y todas sus posesiones, y que pagara así. El empleado, arrojándose a sus pies, le suplicaba diciendo: «Ten paciencia conmigo, y te lo pagaré todo.»

El señor tuvo lástima de aquel empleado y lo dejó marchar, perdonándole la deuda. Pero, al salir, el empleado aquel encontró a uno de sus compañeros que le debía cien denarios y, agarrándolo, lo estrangulaba, diciendo: «Págame lo que me debes.» El compañero, arrojándose a sus pies, le rogaba, diciendo: «Ten paciencia conmigo, y te lo pagaré.» Pero él se negó y fue y lo metió en la cárcel hasta que pagara lo que debía.

Sus compañeros, al ver lo ocurrido, quedaron consternados y fueron a contarle a su señor todo lo sucedido. Entonces el señor lo llamó y le dijo: «¡Siervo malvado! Toda aquella deuda te la perdoné porque me lo pediste. ¿No debías tú también tener compasión de tu compañero, como yo tuve compasión de ti?» Y el señor, indignado, lo entregó a los verdugos hasta que pagara toda la deuda. Lo mismo hará con vosotros mi Padre del cielo, si cada cual no perdona de corazón a su hermano.»

RO

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_imgspot_img