Café hondureño, esencia de país que conquista el paladar más exigente

Tegucigalpa – Capturar la esencia de Honduras es posible y se convierte en una realidad cada vez que se sirve una taza de café cultivado en estas tierras. De eso hablan con satisfacción rebosante los productores del aromático grano que ha conquistado los paladares más exigentes del planeta.

– El grano de café es el segunda producto más vendido en el mundo, sólo por detrás del combustible.

-Más del 90 % de la gente adulta en el mundo toma por lo menos una taza de café al día.

-Las exportaciones en Honduras a la fecha suman 4.99 millones de sacos de 46 kg, mostrando una disminución del 3.36 % comparado a los 5.17 millones registrados en el mismo periodo del año 2014 – 2015, según IHCAFE.

-Alemania, Estados Unidos, Bélgica, Italia, Francia, México, Suecia, Corea, Reino Unido y Canadá son los principales países a los que Honduras exporta el aromático.

Catadores, nuevos consumidores o tradicionales, nacionales o extranjeros son solo algunos de los sectores sociales que se han dejado seducir por el sabor del café hondureño, principal producto de exportación agrícola del país centroamericano.

En la búsqueda por conocer más sobre este grano que provee empleo, divisas y reconocimiento por su alto estándar, Proceso Digital conversó con productores orgullosos de sus cultivos.

Tomando en cuenta que 60 % del café producido en Honduras es cultivado por pequeñas empresas, conformadas por casi 100 mil caficultores, a ellos es a quienes se dirigió este medio de comunicación.

“Café especial”

Productora de cafeLa productora de café, María Esperanza López Aguilar explicó que muchos son los factores que influyen en la producción de un buen café, capaz de conquistar el gusto más exigente, pero el ingrediente secreto y especial, para ella, es la pasión y amor puesta por los productores desde el momento de la siembra del grano hasta las diferentes presentaciones realizadas por los baristas.

López Aguilar explicó que actualmente cosechan 475 hectáreas del aromático con un total de 165 productores asociados a la Cooperativa Regional Agroforestal Ideas Limitada (Copranil) la cual tiene su sede en Corquín, Copán, occidente de Honduras.

Por su ubicación geográfica destacó elementos como la altura, suelo y ambiente en el que cosechan el café que ya exportan a varios países de Europa y Canadá.

La altura con la que se cosechan el café especial está entre los rangos de mil y mil 400 metros sobre el nivel del mar, subrayó.

“La cadena de cafés especiales le dan el valor a este producto que viene a ser un granito de oro en la economía del país”, reflexionó.

Acto seguido, señaló que el proceso de beneficiado inicia con el corte de café por mano de obra local que continúa  con un procesado “en uva”, un pre-secado, un secado y finalmente una selección de café para exportación.

 “Ser productora de café es un orgullo ya que se está en una cadena de valor de apoyo a la economía del país”, aludió.

“Café, patrimonio y herencia familiar”

Walter saguastumeEl productor Walter Sagastume de la Cooperativa Agropecuaria Cafetalera San José Limitada (Cocasjol) de San José de Colinas, Santa Bárbara, afirmó que el café es un patrimonio, que en la mayoría de los casos de pequeños y medianos productores es una herencia familiar, es decir que la dedicación a este rubro se ha transmitido durante varias generaciones en una misma familia”.

“En mi caso la producción de café es hereditario, son cuestiones que vienen desde nuestros abuelos, mis papas ahora mis hermanos y yo y en un futuro nuestros hijos”, comentó.

Consideró que muchos hondureños pueden adquirir un grado universitario pero no podrán convertirse en caficultores, ya que es una herencia familiar.

“La caficultura creo es algo muy bonito que se va cultivando a nivel de familiar y se transmite a nivel familiar”, consideró el productor de Santa Bárbara.

Proceso y dificultades

hectorPese a  que disfrutar de una taza de café hondureño es un placer que no le es negado a ningún ciudadano del mundo, el proceso de producción y cosecha hasta trasladarlo al consumidor puede sufrir algunas dificultades, según ejemplificó Héctor Espinoza, representante de la empresa Cafés Finos de Corquín (Cafico) dedicada a brindar los servicios de secado del grano debido a su capacidad instalada.

En su caso, explicó el proceso inicia una vez que el productor les lleva el grano de café cortado de las plantaciones, ahí -ellos- empiezan el beneficiado despulpando el grano, secándolo y seleccionándolo, completando el proceso con el empaquetado y el envío en las rastras cuando se trata de café de exportación.

No obstante, resumió las principales dificultades de producir este grano en Honduras es el financiamiento a los cultivos tanto de parte de la empresa privada como del gobierno.

Se suma a lo anterior, las infestaciones cafetaleras como la broca y la roya, que son las principales plagas por la que los productores cada año ven pérdidas en su producción de café.

Además el cambio climático y el fenómeno de El Niño han provocado sequías en casi todo el territorio centroamericano, dificultando así la cosecha del aromático.

Para que el café llegue hasta la mesa, desde su cosecha habrán pasado primero de año a año y medio, pues viene un proceso de fermentación, lavado y finalmente se tira directamente al piso en “asoleaderos”, para que puedan meterse en sacos de yute y tenga mejor aroma, sabor y textura, aunque dependiendo la maquinaria con que se cuente estos procesos pueden variar, concluyó.

El acento de la mujer en el rubro

yeny salazarTradicionalmente al menos la siembra y cosecha de café ha sido un rubro con acento masculino, sin embargo cada vez la mujer adquiere una mayor participación en todo el proceso, al punto que ya se habla de empresas cafetaleras constituidas únicamente por mujeres.

Para muestra un botón, reza un dicho de dominio popular, que se ejemplifica con la Asociación de Mujeres Procesadoras de Café La Labor (Amprocal). Proceso Digital dialogó con su representante Yeny Salazar quien detalló que la organización cuenta con  36 socias productoras del municipio de La Labor, departamento de Ocotepeque, occidente de Honduras.

“La incursión de la mujer en el rubro es bastante difícil, más no imposible, nosotras ya tenemos ocho años en los que hemos logrados varios objetivos pero lo mejor de todo nos hemos mantenido en el mercado”, comentó con orgullo Yeni.

Acto seguido presumió que en lo que va del año ya llevan siete lotes de café exportados (cada lote equivale a 500 quintales) y proyectan duplicar esta cifra al finalizar el año.

Consideró que las mujeres han ganado terreno en el rubro y que el café con sello femenino es muy aceptado tanto a nivel nacional como internacional.

“Las mujeres estamos creciendo en un mundo en el que antes no éramos aceptadas, pero hemos demostrado que podemos lograr lo que nos proponemos”, puntualizó.

Aconsejó a las mujeres y nuevos productores cuidar el medio ambiente y preocuparse por producir café de calidad que es lo que “el mundo está exigiendo”.

Aspectos técnicos y ambiente amigable

Fany mirandaEn opinión de Fany Elizabeth Miranda, representante de la empresa  Honduran Quality Coffe, el país cuenta con todos los aspectos técnico y bondades de terreno para la producción de café.

“Nuestro trabajo es ofrecer asistencia técnica a los productores y por la experiencia obtenida considero que es un rubro muy difícil pero con el que el país cuenta las bondades para la producción del grano y además el cual puede llegar a ser muy remunerado”, expresó.

Acto seguido, enumeró que para la producción de un buen café se debe contar con aspectos técnicos como un buen clima, altura, fuente de agua, un proceso de beneficiado en orden, cortes estándar y manejo de agua.

Estimó que Honduras ya cuenta con producción de café de calidad y solo falta aumentar la productividad la cual a su criterio depende del compromiso mostrado por el productor. “Para que nosotros podamos producir un café de calidad y que el volumen sea grande necesitamos que el productor se comprometa, hacer buenas prácticas agrícolas y ambientales”.

Catación y barismo

erickaTodo el proceso por el que debe pasar un grano de café antes de estar en la mesa de un hondureño o extranjero es posible identificarlo a través de la catación, según explicó a este medio de comunicación la catadora profesional Erika Janneth Peña del departamento de Copán.

Muchos aspectos, como la altura a la que es cosechado el café, el proceso de beneficiado y la calidad de la tierra donde se siembra son identificados por los catadores que son las personas encargadas de descripción y/o medición de las características físicas y organolépticas (textura, color, aroma, sabor, etc.) de una bebida o alimento, normalmente asociadas con el vino o el café.

“Las características del café hondureño es sabor a cítricos, chocolate, miel y caramelo que dejan un buen pos-gusto luego de probar un sorbo”, apostilló.

A renglón seguido, compartió que el buen café se debe disfrutar sin azúcar pero dependerá del gusto del consumidor que tienen la opción de remplazarla por miel u otro tipo de endulzante.

Por su parte, el barista Javier Paguaga Hernández señaló que su trabajo conforma el último eslabón en la cadena de producción del café ya que son los encargados de ofrecer a los consumidores el producto que más les guste ya sea puro o combinado con otros productos.

“El café es un producto muy versátil y permite combinarlos con cientos de productos, además en Honduras se produce una variedad de cafés exóticos que tienen gran aceptación en el mercado internacional”, arguyó.

En cuanto a las bebidas derivadas del café reveló que los hondureños gustan mucho de consumir los Amarettos Clásicos, en combinación con ciertas especias, aceites y semillas como la nuez y el anís; mientras que el extranjero prefiere los capuchinos en combinación con aromáticos más fuertes como la canela o pimienta gorda, además del tradicional americano.

Inversión en el rubro

GiorgioPara el representante del Banco Mundial (BM) en Honduras, Giorgio Valentini,  este es un rubro en el que se debe hacer una mayor inversión ya que la demanda es mayor que la actual producción. “Antes el problema era la calidad, pero Honduras ha avanzado y cumplido todos los estándares de calidad y ahora hay que pensara en aumentar el volumen de producción”, enfatizó.

Giorgio Valentini apuntó que el BM apoya la iniciativa del Gobierno de Honduras, a través de la Secretaría de Agricultura y Ganadería (SAG), llamado Proyecto de Competitividad Rural (ComRural), la cual busca incrementar la productividad y rentabilidad de productores organizados para mejorar sus condiciones de vida.

Además de apoyar a ComRural, el BM ha destinado una inversión adicional de 13 millones de dólares que serán gestionados en un corto plazo, adelantó su representante Valentini.

“Honduras ya tienen la calidad y esperamos se mejore en la competitividad de producción”, agregó al tiempo que dijo en la región ya se visualiza a Honduras como líder en la producción de café de calidad o especial y es el sector exportador a nivel mundial.

Proyectó  que, una mayor inversión se abrirá hacia el mercado asiático y se ampliará la cobertura de exportación a Europa, a donde ya se destina gran porcentaje de la producción nacional del aromático.

Certificación internacional

CardenasDe su lado, María Julia Cárdenas Barrios, representante de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), destacó que el café hondureño cuenta con la certificación internacional debido a los altos estándares de calidad con que se produce en la actualidad el café hondureño.

“Indudablemente Honduras es de los países de América que está exportando al mercado internacional uno de los mejores cafés del mundo”, apreció.

Con base en lo anterior, instó a los gobiernos locales y central apoyar con el financiamiento de pequeños productores para poder lograr una mayor productividad en el rubro.

También la cooperación internacional puede contribuir así como la FAO apoya la iniciativa gubernamental ComRural, añadió.

“Honduras puede competir a nivel internacional ya que la calidad del café se ha mejorado mucho en los últimos años”, acentuó.

Estimó que se debe prestar una mayor atención a este rubro, ya que con una mayor inversión puede mejorar las líneas económicas del país.

Así, entre aromas y paladares de finos catadores; reflexiones y perspectivas de especialistas y frases de amor por la tierra y el grano que salen de la boca de las productoras, el café hondureño se perfila como una esperanza en Honduras, un país donde el café es el cultivo que proporciona mayor equidad social, en una de las naciones más desiguales del planeta.

Lo + Nuevo

22,270FansMe gusta
34,834SeguidoresSeguir
5,673suscriptoresSuscribirte