spot_img

Para evitar deportación, hondureños recurren a santuarios

Por:

Compartir esta noticia:

Tegucigalpa – Hasta hace unos meses el movimiento santuario era un concepto desconocido para los migrantes hondureños, quienes cada vez hace más uso de esta opción para evita la deportación.

-Los migrantes hondureños recurren al santuario en un intento desesperado por evitar la deportación.

-Actualmente en EEUU existen restaurantes que se han declarado santuario pero aún no cuenta con el reconocimiento legal.

El Movimiento Santuario comenzó el 24 de marzo de 1982 cuando un grupo de miembros de la iglesia Southside Presbyterian en Tucson, Arizona. Anunció al gobierno de Estados Unidos que estaba dispuesto a violar las leyes migratorias al convertir en un «santuario» su iglesia para refugiados provenientes de Centroamérica, que estaban escapando de los denominados «escuadrones de la muerte».

Básicamente con el movimiento santuario las iglesias acogen a inmigrantes en sus edificios para esconderlos de las autoridades.

No obstante, este movimiento ya no solo se limita a los templos religiosos ya que en la actualidad en Estados Unidos ya se hablan de ciudades santuario.

Mujer-oculta

Caso más reciente

Una inmigrante hondureña, Vicky Chávez, con orden de deportación y solicitante de asilo por violencia doméstica se refugió en las últimas horas en una iglesia de Salt Lake City (Utah) con sus dos hijas, una de 6 años y la otra de 4 meses.

La inmigrante y sus dos hijas están alojadas en la Primera Iglesia Unitaria, una decisión que la hondureña tomó a última hora, incluso después de haber comprado los pasajes para regresar a su país.

Según la información distribuida por Unidad Inmigrante, Chávez llegó a Estados Unidos en 2014 y pidió asilo como víctima de violencia doméstica y también por la inestabilidad económica y social de Honduras.

La misma organización indicó que varios familiares de Chávez viven en Estados Unidos, que su ingreso al país fue legal y que su proceso para solicitar asilo aún no ha terminado.

Cabe mencionar que Chávez no pertenece a la Iglesia Unitaria, sino a la de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, también conocidos como mormones.

hondureo-_ruta_migratoria

Opción

El movimiento Santuario, que nació hace 30 años en el sur de Arizona para ayudar a un grupo de inmigrantes centroamericanos, se convierte ahora en una opción de la cual hacen uso los inmigrantes hondureños.

Alex Burgos Mejía, es un hondureño de 28 años que recibió refugio en la Iglesia Episcopal St. Luke’s de Long Beach donde vive desde hace más de un mes.

El inmigrante «catracho» salió de Honduras en junio de 2016, junto con su esposa y dos hijos menores de 6 y 7 años.

En enero de 2017 se aprobó una resolución para que la Diócesis Episcopal de Los Ángeles se convirtiera en un Santuario para los Inmigrantes.

En ese sentido, cuando les llegó la noticia de que Burgos Mejía estaba en Adelanto y pedía asilo, en la Iglesia Episcopal San Lucas hicieron todo lo posible por prepararle un espacio y encontrar organizaciones que los apoyaran.

Este inmigrante hondureño sueña con lograr obtener el estatus de asilado político y volver a reunirse con su familia de la que dice solo saber que se encuentra en Carolina del Norte.

Ciudad santuario

El nombre tiene sus raíces en California en la década de 1980, cuando muchas iglesias acogieron refugiados de las guerras civiles de Centroamérica que no pudieron conseguir asilo en otro lugar.

Es decir, el movimiento santuario también engloba el concepto de ciudad santuario que son territorios donde se protege a los inmigrantes, que reciben un trato menos discriminatorio y hasta se adoptan legislaciones específicas para otorgarles beneficios como licencias de conducir, becas escolares y asesoría jurídica.

Algunas ciudades se niegan incluso «a todo intercambio de información» con las autoridades migratorias.

Entre las ciudades santuarios se encuentran: San Diego, Los Ángeles, San Francisco, Miami, Chicago, Seattle, Houston, Phoenix, Austin, Dallas, Washington D.C., Detroit, Salt Lake City, Minneapolis, Baltimore, Portland (ambas Maine y Oregón), Denver, New York City y todo el estado de New Jersey.

Cabe señalar que, aún existe una lucha social para que las mismas sean reconocidas legalmente como ciudades santuario. 

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_imgspot_img