spot_imgspot_img

145-136: Jayson Tatum anota 53 puntos y destroza a los Timberwolves

Redacción deportes – Los Timberwolves de Ricky Rubio derrocharon una ventaja de hasta 17 puntos para caer derrotados en la noche del viernes en la prórroga ante los Boston Celtics por 145-136 y con una exhibición de la estrella local, Jayson Tatum, que fue imparable y anotó 53 puntos, la cifra más elevada de su carrera profesional.

Tatum, que consiguió un doble-doble con 53 puntos y 10 rebotes, anotó 6 de los 10 triples que intentó y 15 de los 16 tiros libres, además de servir 4 asistencias y 1 tapón. Su compañero Jaylen Brown hizo 26 puntos, 5 rebotes, 3 asistencias, 2 robos y 2 tapones mientras que Marcus Smart anotó 24 puntos, 6 rebotes, 8 asistencias y 2 robos.

El pívot de los Timberwolves Karl-Anthony Towns (KAT) fue el máximo anotador de su equipo y también consiguió un doble-doble, con 30 puntos, 12 rebotes, 7 asistencias y 1 robo de balón. El recuperado D’Angelo Russell hizo 26 puntos, 4 rebotes y 8 asistencias mientras que Anthony Edwards se quedó en 24 puntos, 5 rebotes, 5 asistencias y 1 robo.

El base español de los Wolves, Ricky Rubio, anotó 4 puntos, 4 rebotes, 7 asistencias y 4 robos mientras que su compañero, el también español Juancho Hernangómez, hizo 10 puntos y 4 rebotes. Juancho anotó 2 triples de los 3 que intentó y acumula ahora 201 triples en la NBA.

En un principio, el partido se planteaba como una fácil victoria para los de Boston: los Celtics son el séptimo equipo de la Conferencia Este mientras que los Wolves son el peor de toda la NBA, con sólo 13 victorias esta temporada.

Pero el inicio del partido no fue muestra de esa diferencia entre los dos equipos. Los Timberwolves, que han adolecido toda la temporada de flojos inicios que les condenan en los últimos tramos de los partidos, salieron con una velocidad que no habían exhibido hasta ahora.

En los primeros minutos del primer cuarto, Rubio ya había robado tres balones y lanzaba con gran precisión contraataques que los de Boston eran incapaces de parar. La anticipación defensiva, algo que no ha formado parte del lenguaje del equipo esta temporada, permitió que a falta de 4 minutos para el final del primer cuarto, los Wolves estuviesen 6 puntos por delante, 18-24.

La rotación de jugadores no trastocó el plan de los Wolves. Cuando los de Boston se acercaron en el marcador a falta de 2 minutos para el final del cuarto, Hernangómez, que acababa de entrar, clavó un triple, el número 200 de su carrera, que volvió a poner distancia en el marcador.

Al final de los 12 primeros minutos, los Wolves estaban por delante 25-39, 14 puntos que hacía soñar a los de Minnesota. Tatum sólo había anotado 6 puntos mientras que KAT había hecho 10 y Edwards 9.

En el segundo cuarto, los Boston montaron una pequeña recuperación gracias a Tatum, que empezó a encontrar la medida a la defensa de los Wolves. El alero de Celtics anotó 12 puntos en el segundo cuarto mientras los jugadores más efectivos de los de Minnesota, Towns y Edwards, se tenían que conformar con 3 puntos por cabeza.

Sólo el segundo pívot de los Timberwolves, Naz Reid, aguantó el tipo con 8 puntos.
Aún así, los Wolves se fueron al descanso 9 puntos por delante, 57-66.

A la vuelta del vestuario, Tatum salió revitalizado mientras que a los Wolves, a pesar de que llegaron a ponerse por delante 17 puntos, se les empezó a acabar el ímpetu con el que empezaron el partido. La defensa de Minnesota, la peor de la NBA, mostró finalmente su debilidad, y Tatum cogió carrerilla acompañado por Marcus Smart.

El alero terminó el tercer cuarto con 17 puntos mientras que Smart anotó 11. Entre los dos hicieron el 80 % de los puntos de los Celtics en es periodo.

Mientras, KAT prácticamente desapareció con sólo 4 puntos en el tercer cuarto. Los Wolves consiguieron salvar el cuarto gracias a los puntos de Edwards (8) y Josh Okogie (7) que hasta entonces había firmado una buena noche defensiva frente a Tatum.

El tercer cuarto terminó con un 92-97 en el marcador.

Al inicio del cuarto periodo, los Wolves sufrieron una de sus habituales «pájaras». De salida, los Celtics les endosaron un 15-3, lo que puso a los de Boston por delante en el marcador 107-100. La ventaja de los Boston aumentaría hasta llegar a los 11 puntos, 122-111, a falta de 2.51 para el final del partido.

Pero los Wolves hicieron un esfuerzo final, castigaron a los Celtics con un parcial de 0-10 y a falta de 9.7 segundos para el final, empataron el partido con un triple de Russell que antes de entrar golpeó el tablero de la canasta.

En los cinco minutos de prórroga, los Wolves se deshicieron ante la efectividad de Tatum, Jaylen Brown y Kemba Walker que firmaron 18 de los 21 puntos de los Celtics en el tiempo extra. Sin capacidad de respuesta, los Wolves acumularon en Boston su derrota número 40 de la temporada. (ag)

spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
spot_img
23,127FansMe gusta
37,811SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_imgspot_img