spot_imgspot_img

Xiomara en SPS y Mel en Tegucigalpa protagonizan celebración del Día del Trabajador

Por:

Tegucigalpa (Proceso Digital) – Tras dos años sin conmemorar el Primero de mayo, los trabajadores hondureños desfilaron este día en diferentes regiones del país, entre exigencias, incertidumbre y esperanzas.  Este año, las manifestaciones fueron encabezadas y dirigidas por afines al partido Libertad y Refundación (Libre) y encabezadas por sus máximas figuras.

Xiomara Castro, la protagonista

La presidenta Xiomara Castro, fue participante activa de la jornada en la norteña San Pedro Sula.

Llegó alrededor de las 10 de la mañana, vestía una chaqueta caqui, su tradicional sombrero, símbolo familiar de los Zelaya y desde su ingreso a la tribuna saludó con el puño de frente. La acompañaron dirigentes sindicalistas y también el presidente del Congreso Nacional, Luis Redondo.

Los presentes, gran parte seguidores de Libre, poca importancia dieron a los dispersos discursos de sus dirigentes y más deseaban escuchar la voz de Xiomara Castro.

Una gran cantidad de organizaciones de trabajadores se conglomeraron en San Pedro Sula por la novedad de la anunciada presencia de la gobernante en el acto organizado por los obreros. Las voces de los trabajadores que han sido despedidos de la burocracia pública y de los que aún no han recibido sus pagos, se ahogaron en medio del activismo potente y de quienes esperanzados pujan por ocupar esos huecos.

Xiomara Castro al saludar a los obreros y a sus partidarios, destacó la derogación de la ley de Empleo por Hora y seguidamente agradeció al pueblo que la eligió primera mujer dignataria del país.

Se declaró la primera trabajadora del país y dijo que su gobierno hace esfuerzos por salir de una época de corrupción y de narcotráfico al tiempo que prometió “crecimiento justo y solidario” así como “desarrollo equitativo”. Para ello exhortó a los trabajadores y a la empresa privada a volverse partícipes de la historia.

Igualmente destacó que envió al Congreso Nacional una nueva Ley de Energía Eléctrica, aunque no detalló en qué consiste su contenido.

Habló de la instalación en el país de una misión anticorrupción, de la derogación de leyes que calificó de nocivas y privilegió el subsidio a más de un millón de consumidores de los servicios de la electricidad.

Anunció un programa de reforestación y producción de oxígeno y saludó a las mujeres especialmente a quienes pidió confianza y se comprometió a defender sus derechos.

Al momento de expresarse, el presidente del legislativo Luis Redondo se refirió a su accionar al frente del Legislativo y volvió a desdecir la existencia de un fondo departamental, pero se sabe que el mismo es activo.

En Tegucigalpa los obreros marchan acompañados de Mel

En Tegucigalpa, por ejemplo, los motorizados de Libre, una fuerza novedosa que se inserta en el escenario público fue parte activa y protagónica de la jornada. Igualmente, los llamados colectivos partidarios, fueron actores que mostraron su músculo político y su apoyo al gobierno de Castro.

Los empleados de la salud pública y sus demandas fueron los más exigentes, ellos reclaman los puestos de trabajo y los sueldos que durante todo el año no han recibido.

Médicos, enfermeras, microbiólogos, camilleros, empleados de limpieza, reclaman que después de enfrentar la pandemia ocasionada por el coronavirus en primera fila, pasaron de héroes a villanos. Ellos no tienen plazas ni han recibido sus salarios en cuatro meses.

En Tegucigalpa marcharon los sindicatos afiliados a las centrales obreras, muchos de sus líderes más que reclamos lo que hicieron fue celebrar la llegada al poder del izquierdista partido Libertad y Refundación (Libre), lo mismo ocurrió en San Pedro Sula.

En la capital hondureña en un vehículo todoterreno, descapotable, el expresidente Manuel Zelaya formó parte del desfile. Dijo que el pueblo mostró este día su alegría al poder manifestarse y destacó que, aunque su esposa Xiomara o él no puedan reelegirse, la causa que defiende Libre si debe continuar en el poder.

“La presidenta está con la clase trabajadora eso no sucedía desde mi gobierno y del gobierno de Villeda Morales” dijo Zelaya para luego citar a (Carlos) Marx  para agregar que “ es la clase obrera la llamada a cambiar la humanidad, sin embargo” –  agregó –  “la historia nos ha dicho que no solamente la clase obrera porque muchas veces ésta se vuelve conservadora, sino los movimientos de cambio revolucionario y nosotros somos pacíficos,  democráticos y revolucionarios y somos símbolo en esta lucha” apostilló mientras dialogaba con periodistas televisivos que transmitían en vivo, al tiempo que avanzaba lentamente conduciendo su descapotable, al lado del asesor presidencial Milton Benítez.

En el escenario de la ceremonia, Manuel Zelaya firmó autógrafos y saludó a los presentes. Igual que en San Pedro Sula, los discursos de los líderes obreros pasaron a un plano irrelevante y fueron los políticos los actores destacados en las tribunas públicas.

Desmontar el cartel

“Cayó la cabeza del cartel, pero el cartel sigue aquí en Honduras, el modelo privatizador del agua, de la energía y de todos los servicios públicos y actividades humanas, el modelo  privatizador sigue montado en Honduras, hay un modelo de explotación, los enemigos de Honduras están aquí hay que identificarlos y combatirlos para que el pueblo gobierne en el país” dijo el expresidente Zelaya en el escenario ubicado en el Parque Central de Tegucigalpa.

“Xiomara ofreció y lo que ofreció matemáticamente lo está cumpliendo, como mujer de la resistencia lo está cumpliendo” aseguró su esposo y primer caballero del país.

Al finalizar su participación se preguntó “¿quién va a dirigir este proceso de cambio revolucionario en un sistema social, democrático y justo, –   el pueblo – ¿Quién va a combatir al cartel que está montado? –  el pueblo, – por eso no aceptamos que se siembre droga”.

Al referirse a la inactiva de ley enviada por el Ejecutivo al Congreso Nacional dijo que él mismo se sustenta en que la energía eléctrica es un bien fundamental de la gente, tal como el agua o el aire.

El día del trabajador en el país y sus detalles

La mayoría de los trabajadores que participaron en la manifestación en Tegucigalpa y Comayagüela fueron miembros de empresas públicas, trabajadores de infraestructura, salud, telecomunicaciones, energía, educación y un sinfín de servicios, así como las organizaciones sindicales del sector de bebidas y similares. Los trabajadores del sector público denunciaron despidos masivos y reclamaron su derecho al trabajo.

También representantes de los pueblos originarios marcharon en Tegucigalpa y exigieron respeto a sus territorios y que les tengan en cuenta para salir de su extrema y ancestral pobreza.

Este año el evento sui generis que ocurrió en la celebración con la presidenta del país Xiomara Castro en la manifestación que se realizó en la norteña San Pedro Sula. Muchos sindicatos, especialmente aquellos cuyas dirigencias son afines al gobierno, se trasladaron a San Pedro Sula para acuerpar a Castro.

Uno de los atractivos en San Pedro Sula, fue la presencia, en medio del desfile, de un avión blanco de por lo menos 10 metros de largo, construido artesanalmente para representar la aeronave de la agencia antinarcóticos de los Estados Unidos (DEA por sus siglas en inglés), misma se llevó del país al extraditado expresidente Juan Orlando Hernández.  Los trabajadores dijeron que el avión también debe servir para recordar a los políticos que quienes se salgan de la ley pueden ser extraditados a los Estados Unidos.

La participación de la presidenta constituyó el hecho noticioso central de la jornada y contrastó con lo ocurrido en el gobierno de su esposo, Manuel Zelaya, cuando en 2007 su entonces canciller Patricia Rodas, se presentó en la conmemoración de los trabajadores, pero fue rechazada y agredida.

En el Valle de Sula, Villanueva, Cortés, se convirtió en el centro del desfile de los trabajadores de las maquilas (parques industriales) y las mujeres, trabajadoras mayoritarias, mostraron su pujanza.

En la insular Roatán los trabajadores se reunieron para desfilar y allí los maestros exigieron restablecer el pago del “zonaje” a los docentes e igualmente demandaron la solución al problema del servicio eléctrico ya que esa falencia les limita en la productividad.

En el occidente del país los obreros concentraron sus fuerzas en Santa Rosa de Copán. La hasta hace poco pujante Gracias, Lempira, centro de la actividad política en la región durante la administración anterior, trasladó su fuerza laboral a Copán y allí acuerparon las demandas de la clase trabajadora. En Intibucá, los sindicatos de educación y salud exigieron respeto a los derechos de los trabajadores y también solicitaron que se les reparen las carreteras.

En Intibucá, Salvador Zúniga, un líder indígena de larga data pidió que cese la deforestación de los bosques, respeto a los derechos de los trabajadores y denunció que en la Policía siguen activas estructuras criminales y pidió depuración y respeto a los derechos humanos.

En Comayagua, los manifestantes como cada año hicieron sus planteamientos mientras en el atlántico puerto de La Ceiba demandaron que les restablezcan la actividad del aeropuerto y le devuelvan su categoría, que les mejoren la infraestructura vial y les resuelvan el problema energético.  Según ellos, estos problemas, no les permiten generar empleos. Igualmente, dirigentes sindicales en la zona acuerparon la derogación de la Ley de Empleo por Hora. (PD)

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
spot_imgspot_img