spot_img

Voluntarios letones imprimen en 3D aletas de granadas para Ejército ucraniano

Por:

Compartir esta noticia:

Riga- Un grupo de voluntarios en Letonia ha fabricado con impresoras 3D al menos 20.000 juegos de aletas estabilizadoras para las granadas lanzadas por drones que utilizan las fuerzas armadas ucranianas en su combate contra la invasión rusa de su país, informaron medios locales.

El grupo, que se autodenomina «Las abejas salvajes», comenzó a trabajar imprimiendo escudos y máscaras protectoras en 3D para el personal médico durante la pandemia, luego cambió a la impresión de aletas para granadas lanzadas por drones una vez que comenzó la invasión rusa de Ucrania.

Jānis Ozols, portavoz del grupo de voluntarios, declaró a una televisión local que «básicamente, éramos algunos conocidos que pensamos que se debía hacer algo. Cuando todo empezó (la guerra), la gente envió dinero y el ejército (letón) envió cohetes Stinger. Luego consideramos lo que podíamos producir localmente para ayudarlos y fueron exactamente estas aletas o colas estabilizadoras».

Las aletas están diseñadas para tipos y pesos específicos de granadas y otros artefactos explosivos con el fin de girar y estabilizar los proyectiles cuando se lanzan desde drones.

Las granadas y otros artefactos explosivos (pequeños proyectiles de mortero) se han mostrado en videos de Ucrania destruyendo o dañando tanques y vehículos blindados rusos, en ocasiones cayendo a través de escotillas abiertas cuando se lanzan desde arriba. También se han utilizado municiones lanzadas por drones contra tropas al aire libre o en trincheras.

Según Ozols, varias decenas de voluntarios con impresoras 3D en Letonia están produciendo hasta un millar de aletas estabilizadoras al día y el canal de televisión letón muestra las operaciones de impresión en lo que parecen ser pequeños talleres o incluso casas particulares. Los propietarios de los dispositivos no aparecen delante de la cámara.

Preguntado uno de los impresores por si en realidad no estaba produciendo piezas esenciales para armas letales, le da la vuelta a un juego de aletas recién impresas y afirma: «En realidad, estas son hueveras para huevos de codorniz».

Ozols comentó su admiración por esos voluntarios porque ese trabajo les quita tiempo y recursos para sus trabajos comerciales de impresión 3D. El grupo indica que las aportaciones a un fondo de apoyo a Ucrania, si se destinan al proyecto de impresión de aletas, sirven para compensar a algunos voluntarios por el gasto de material.

En un correo electrónico, Ozols dijo a EFE que «hay que hacer más para que la guerra en Ucrania termine, se habla de ello en todo el mundo pero se hace poco. Los ucranianos defienden su tierra y están en su derecho, cumplen con las leyes de la guerra y los tanques atraviesan su territorio, no son ellos los que invaden el extranjero con sus tanques».

La actividad de este grupo es otro ejemplo del trabajo de voluntarios en los países bálticos, como la fabricación de redes de camuflaje con trapos y telas desechadas, el llenado de frascos de vidrio con parafina como «velas de búnker» y el tejido de calcetines y mitones para los soldados ucranianos en el frente. 

(ir)

spot_img
spot_imgspot_img

Lo + Nuevo

spot_imgspot_img