spot_imgspot_img

Violentos enfrentamientos entre partidarios y detractores de Mursi

El Cairo – Los enfrentamientos entre partidarios del presidente egipcio, Mohamed Mursi, y los seguidores de la oposición se reanudaron hoy con violencia en las inmediaciones del Palacio Presidencial de El Cairo.
 

Según las imágenes difundidas por la televisión egipcia, los manifestantes se han arrojado cócteles molotov, botellas vacías y piedras, después de la llegada de más detractores del presidente.

Los partidarios de ambos bandos, además, también se han enzarzado en peleas cuerpo a cuerpo, mientras las ambulancias evacúan a los heridos.

Según se pudo comprobar, en las calles aledañas al palacio se apostaban grupos de decenas de jóvenes, sin presencia de la policía, mientras que en una avenida cercana alrededor de un centenar de personas intentaba formar un cordón humano.

En estos momentos, marchas de opositores se dirigen desde diferentes áreas de la ciudad hacia la zona de Ittihadiya, donde se encuentra el Palacio Presidencial.

Según la agencia oficial egipcia, Mena, seguidores de Mursi y de los Hermanos Musulmanes aseguran haber capturado a algunos «baltaguiya» («matones») que llevaban escopetas y armas blancas, aunque esta información no pudo ser confirmada.

Las refriegas han causado el cierre de dos de las arterias de la ciudad, Salah Salem y El Oruba, que lleva al aeropuerto de El Cairo, lo que ha provocado grandes atascos.

Hasta el comienzo de los nuevos enfrentamientos, ya se habían registrado hoy al menos seis heridos leves, según fuentes oficiales, en previas escaramuzas.

Miles de seguidores de los islamistas Hermanos Musulmanes obligaron a un centenar de jóvenes opositores a desalojar las tiendas que habían instalado en torno al Palacio Presidencial y las desmontaron con violencia.

Estos se parapetaron en calles cercanas, a la espera de la llegada de nuevos grupos de manifestantes, donde cantaron eslóganes como «la revolución continúa» o «que caiga el gobierno del guía espiritual» de los Hermanos Musulmanes.

Mientras, los seguidores islamistas, muy superiores en número, comenzaron a pintar de amarillo los muros exteriores del Palacio, donde los manifestantes anti-Mursi habían dibujado grafitis de protesta, y denunciaron haber hallado «botellas de whisky» en las tiendas que echaron abajo.

El dirigente y fundador del Movimiento Juvenil 6 de Abril, Mohamed Adel, responsabilizó en un comunicado al presidente Mursi «por el empeoramiento de la actual crisis que vive Egipto».

Mientras, el excandidato presidencial Amro Musa, del bloque de la oposición, lanzó un llamamiento para apaciguar las protestas y reclamó que no se ataque a los jóvenes que acampan junto al palacio en protesta contra la decisión de Mursi de blindar sus poderes.

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
23,172FansMe gusta
38,603SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_img
spot_imgspot_img