spot_imgspot_img

Villarroel pone fe en la generación que acostumbró a mal a los chilenos

Santiago de Chile – Moisés Villarroel es uno de los chilenos que más ediciones de la Copa América jugó. Él, que hizo parte de una generación combativa, confía en que la ‘dorada’, que los acostumbró a mal al conquistar los títulos en 2015 y 2016, logre otra hazaña en el torneo que comienza este domingo en Brasil.

«Quiero ganar nuevamente, pero también entiendo que esos jugadores que nos entregaron dos copas América están con más años encima, más competencias internacionales, que son bastante exigentes, más desgastados. Nos mal acostumbraron a que exijamos títulos por la calidad de jugadores que son», dijo en entrevista con Efe.

El excentrocampista ídolo hasta hoy de Santiago Wanderers y Colo Colo, se ha declarado a la expectativa de los resultados que pueda ofrecer el nuevo seleccionador, el uruguayo Martín Lasarte.

«Primero me gustaría saber qué va a presentar Lasarte para definir cómo me puedo sentir previo a la Copa. Si Chile va con lo mejor que tiene, sin duda que va a entregar todo por ser campeón nuevamente», se entusiasmó el hombre que hizo parte de las plantillas que jugaron el Mundial de Francia’98 y disputó cuatro versiones de la Copa América: Bolivia’97, Paraguay’99, Colombia 2001 y Perú 2004.

Villarroel observa con prudencia la actualidad de la Roja.

Cree en el peso de la experiencia de los astros consagrados, pero considera una incógnita su nivel, así como la aportación de los jóvenes valores.

«La ambición de Arturo, Claudio, Alexis, Gary, Charles está demostrada. Si van más nuevos, sería también optimista y pensaría en hacer una muy buena copa», matizó.

De las experiencias en Copa América ‘tío Moise’ dijo recordar con más cariño la de 1999 en Paraguay, a la que llegó con 23 años.

«Esa fue la que más me marcó porque fue en la que más avanzamos. Terminamos disputando semifinales donde fuimos eliminados por Uruguay en penaltis», recordó.

Dijo que la plantilla estaba «compuesta por grandes nombres, como Iván Zamorano, y tenía una mística muy positiva dentro del camerino».

Esa selección, anotó, «era muy cercana a la gente»,

«A diferencia de lo que pasa hoy, nos teníamos que hacer mucho más fuertes porque no teníamos ese roce internacional de hoy. Sabíamos que con la mística de camerino y la experiencia que teníamos en el campeonato nacional podíamos ir en busca de algo. Ese fue el conjunto que nos permitió en esa Copa América avanzar lo más posible», agregó.

Entre los recuerdos imborrables de aquél torneo está el partido contra Brasil en cuyas filas se hacía temible Rivaldo.

«Llegamos temprano al estadio, había un partido preliminar. Yo solamente había visto a Rivaldo por televisión, a Roberto Carlos por televisión, a Dunga por televisión, y de un momento a otro llega Brasil con todas esas figuras. Fue, guau, dónde estoy. Si acabo de verlos el fin de semana por el Real Madrid, el Inter, y ahora toca enfrentarlos», recordó.

De verlos con admiración de observador, Villarrroel y sus compañeros tuvieran que «cambiar el chip para verlos como enemigos, no como figuras».

«Eso para mí fue muy anecdótico porque también fue el momento donde apareció Ronaldinho, creo que era su primer partido por la selección, todavía me acuerdo cómo el estadio lo pedía. No teníamos idea quién era Ronaldinho y después nos quedó más que claro», narró el chileno.

Pese a caer por la cuenta mínima frente a Brasil, la demostración de ese día bastó a Villarroel para guardarse el recuerdo de gran jugador de Ronaldinho Gaúcho.

«Hay dos tipos que fueron muy sorprendentes por su calidad individual: primero Ronaldinho, que no teníamos idea quién era y cuando lo vimos nos dimos cuenta inmediatamente que iba a ser una figura de nivel mundial, porque a esa edad y con esa habilidad, era casi imposible quitarle la pelota», precisó.

El otro astro, Ronaldo. «Me llamaba mucho la atención lo completo que era Ronaldo, un tipo que por momentos no jugaba con balón pero marcaba otras cosas importantes dentro del campo de juego. Es un tipo que arrastraba marcas, sin tocar el balón era uno de los más importantes», puntualizó.

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_imgspot_img