Velatorio debajo de puente, el drama de damnificados en Honduras

Tegucigalpa – Un velatorio debajo de un puente en el suburbio de Chamelecón en el municipio de San Pedro Sula, Cortés, refleja este miércoles el drama humano de miles de familias damnificadas por el paso de las tormentas tropicales Eta y Iota que hoy sobreviven en improvisadas covachas y que poca o nula ayuda han recibido.

– Decenas de hondureños permanecen en improvisados campamentos que se extienden en la mediana de la autopista que de San Pedro Sula conduce a El Progreso.  

Sin bien las autoridades instalaron diferentes albergues en el país tras la emergencia, decenas de hondureños no lograron un cupo en los mismos y tuvieron que improvisar.

A más de dos meses del paso de Iota aún estos hondureños permanecen en refugios improvisados tanto en la capital como en la zona norte de Honduras, una de las afectadas por los meteoros climatológicos.

Estos hondureños deben sobrevivir cada día y acciones tan esenciales para sus derechos se convierten cada día en un reto casi imposible de superar.

Velatorio

Suly Díaz, hija del hoy occiso, vela a su padre bajo un puente de Chamelecón, y clama ayuda para poderlo transportar hacia el cementerio público local ya que el cadáver ya sobrepasa las horas recomendadas de velación sin preparación.

“Es demasiado doloroso… solo pedimos ayuda para transportar a mi padre y darle la sepultura”, comentó a un periodista.

 Su padre murió por causas indeterminadas y fue encontrado sin vida en las cercanías del sector, compartió.

“La verdad estamos en la calle, estamos abajo del puente, recibimos lluvia y de todo y hoy solo pido ayuda para transportar a mi padre al cementerio de Chamelecón”, exteriorizó.

Sin ayuda

“Estamos en el abandono, no tenemos ningún tipo de ayuda y los niños duermen en el suelo”, comentó.

Un colchón y medicinas son de momento la prioridad para toda la familia que cada día sobrevive bajo el puente tras haber perdido su humilde casa en la inundación de este sector a causa del desbordamiento del río Chamelecón.

El número 9806-0043 es el teléfono de Suly para quien desee ayudar a la familia que junto a otros núcleos familiares sobrevive debajo de un puente después de perderlo todo en las inundaciones.

“En dos meses no hemos recibido ayuda ni nada, estamos sin alimentación y sin agua”, refirió.

Radiografía de la realidad

La dolorosa escena del féretro abajo del puente es solo una radiografía de la dura realidad de decenas de familias damnificadas en Honduras.

Según datos oficiales más de cuatro millones de personas fueron afectadas en Honduras por el paso de las tormentas tropicales Eta e Iota que antes de tocar suelo alcanzaron la categoría mayor de huracán en la escala Saffir-Simpson.

Miles de estos ciudadanos fueron trasladados a  distintos albergues ubicados en todo el territorio nacional.

Otras decenas de familias no alcanzaron un cupo en los albergues y fueron orillados a improvisar covachas.

Hoy estas familias denuncian que siguen sin recibir ayuda gubernamental y en algunas ocasiones solo han recibido ayuda de las iglesias.

Desde la ciudad de El Progreso, pasando por La Lima, hasta llegar a San Pedro Sula, largos tramos de la autopista, de unos 27 kilómetros, tienen en su mediana a miles de personas que han levantado campamentos con palos y plásticos, por mientras regresan a sus comunidades que siguen inundadas. (RO)

Lo + Nuevo

22,244FansMe gusta
34,834SeguidoresSeguir
5,673suscriptoresSuscribirte