spot_img

Vacunar docentes en zonas rurales tendría alto impacto en reapertura gradual de la educación, según ASJ

Por:

Compartir esta noticia:

Tegucigalpa – La Asociación para una Sociedad más Justa (ASJ), propuso este martes, una serie de recomendaciones para priorizar el proceso de vacunación, especialmente a docentes que se encuentran en las zonas rurales porque eso permitiría una reapertura gradual del sistema educativo.

La propuesta busca favorecer a los escolares más excluidos de la educación en línea, a medida que se logre vacunar gradualmente a los maestros de las zonas rurales, porque tienen menos internet, mayor pobreza y menos casos de COVID.

Según la ASJ, la reapertura gradual de educación puede darse en 30 municipios de Honduras, donde los estudiantes no poseen dispositivos tecnológicos, sus comunidades tienen poco acceso a internet y sus familias no pueden pagar el servicio de internet; para ellos se requerirían  mil 744 vacunas.

La propuesta surge a causa de las alarmantes cifras, que determinan que el 73 por ciento de los estudiantes que se retiraron del sistema educativo, lo hicieron por falta de dinero para comprar internet y el 52 por ciento de padres de familia de escuelas públicas, consideran que sus hijos están aprendiendo poco o nada

Asimismo, el 68 por ciento de estudiantes matriculados no tienen internet para clases virtuales o solo pueden recibir contenido por medio de WhatsApp. Estableciendo como consecuencia, que solo se reciba el 20 por ciento del tiempo efectivo de clases al año.

Por el alto número de niños excluidos del sistema y dentro del mismo con baja calidad educativa, el impacto a futuro de dichas cifras se reflejará con altos déficits educativos en la juventud.

Para ello propone vacunar en: Dolores Merendón, Fraternidad, en Ocotepeque; La Trinidad, San José de Potrero y San José de Comayagua, en Comayagua; Valladolid, La Virtud, Tomalá y Santa Cruz, en Lempira; Dolores, San Agustín, San Marcos de Caiquín y San Jerónimo, en Copán y Alubarén en Francisco Morazán.

Entre los municipios rurales, más pobres y con menos casos de COVID-19 también figuran; San Miguelito en Francisco Morazán, San Francisco de Opalaca en Intibucá; Cololaca, Erandique, Gualcince, Piraera, San Andrés y San Manuel de Colohete, en Lempira.

Además los municipios de Santa Rita en Santa Bárbara, Meambar en Comayagua; Concepción, El Paraíso y San Antonio, en Copán; Duyure y San Isidro, en Choluteca y Nueva Armenia del departamento de Francisco Morazán. JP

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
spot_imgspot_img