spot_img

Urge la cuarta dosis de la vacuna ante nueva oleada de COVID

Por:

Compartir esta noticia:

Tegucigalpa (Por Alejandro García) – La nueva oleada de casos de COVID-19 con la eventual presencia de una subvariante de ómicron en Honduras, concita la atención del gremio médico que reclama por la aplicación del segundo refuerzo o la cuarta dosis del inoculante para la ciudadanía en general.

– El 55 % de los casos de reinfección por COVID ocurre en los no vacunados o los que apenas tienen una dosis del inoculante.

– Apenas el 36 % de la población tiene completa su esquema de vacunación (tres dosis).

– En Honduras solo se ha aprobado la cuarta dosis para adultos mayores o los que padecen enfermedades base.

A diferencia de la aplicación de las dosis anteriores, la segunda dosis de refuerzo se realiza con nuevas autoridades en la Secretaría de Salud y del gobierno.

La Secretaría de Salud autorizó la aplicación de la cuarta dosis el 4 de abril con la inoculación a personal de primera línea y los cuerpos de socorro.

Sin embargo, tuvieron que transcurrir dos meses para que las autoridades sanitarias habilitaran la segunda dosis de refuerzo a las personas mayores de 50 años.

Honduras se encuentra actualmente en una situación de bajo porcentaje de la ciudadanía que ha completado su esquema de vacunación, mientras se avizora un aumento de casos de COVID-19 en todo el país.

No obstante, en los últimos días las salas de emergencias de los hospitales públicos capitalinos y los centros de triajes se han estado abarrotando de pacientes con COVID-19.

(Leer) Una veintena de médicos positivos de COVID en llamada “nueva ola”

Hay centros hospitalarios que ya empezaron a reportar muertes por COVID-19, la mayoría no habían completado su esquema de vacunación.

Las autoridades sanitarias reportan un bajo porcentaje de hondureños que se han aplicado las tres dosis contra el COVID-19.

Según datos de la Secretaría de Salud del 13 de junio, se han aplicado un total de 14 millones 257 mil 479 dosis, de las cuales, seis millones 213 mil 060 son de primera, cinco millones 306 mil 607 de segunda y dos millones 737 mil 812 de refuerzos.

El médico Omar Videa.

Proceso lento

El médico intensivista Omar Videa expuso que el proceso ha sido lento mientras que el país va en pleno ascenso en la pandemia.

“Solo las vacunas nos podrían salvar si se reduce las edades para la aplicación”, dijo Videa a Proceso Digital.

Consideró que la aplicación de la segunda dosis de refuerzo debe bajarse en un rango a partir de los 18 años y que debió haberse liberado hace dos meses.

Ante los reportes de aumentos de casos de COVID-19 en los hospitales públicos, especialmente los de la capital hondureña, Videa indicó que las autoridades deben realizar varias medidas para contener una posible ola.

Videa sugirió una vacunación masiva y repartir pruebas de antígenos a los centros de salud para detección de casos comunitarios.

Además, el profesional de la medicina instó a las autoridades sanitarias a implementar la vacunación domiciliaria para cubrir a los segmentos de la población que no se han inoculado o completado las dosis.

El galeno Carlos Umaña.

Deben ser disponibles a mayores de 40 años

Para el doctor y diputado al Congreso Nacional, Carlos Umaña, la aplicación de la segunda dosis de refuerzo debe ser para las personas por encima de los 40 años.

Incluso, Umaña reconoció en conversación con Proceso Digital que los tiempos de esta última dosis han sido lentos, al mismo tiempo, lamentó el bajo porcentaje de vacunación en la ciudadanía.

“Es un proceso muy lento, incluso, la cuarta dosis debería estar por encima de 40 años y no de 50”, dijo Umaña.

En ese sentido, exhortó a las autoridades de salud que tomen pronto la decisión de habilitar la cuarta dosis ante la amenaza de un repunte de casos y que de suceder la situación causaría problemas. “Nos agarra con baja cifra de vacunación, vamos a tener problemas”, predijo el galeno.

El personal sanitario ya recibió el segundo refurzo de la vacuna contra la COVID.

Baja cifra de vacunación, otro problema

Asimismo, el profesional de la salud mencionó que otro problema que atraviesa el país es la baja cifra de vacunados contra este virus y que podrían complicar su estado si se contagian de COVID-19.

El diputado por el Partido Salvador de Honduras (PSH), indicó que la cifra del país en aplicación de vacunas es mala y reveló que alrededor de 1.5 millones no han recibido ninguna dosis.

Puntualizó que un 30 % de las personas susceptibles a tercera dosis ya se la han aplicado, aunque lamentó que haya un déficit importante.

Umaña detalló que el país no ha alcanzado un 50 % de inmunidad de rebaño, añadiendo que 1.2 millones de ciudadanos solo se aplicaron una dosis y nunca regresaron a los centros de vacunación.

Así no vamos a llegar a ningún lado porque necesitamos entre 70 u 80 % para alcanzar la inmunidad de rebaño, reclamó.

“Si tenemos una nueva ola, van a obligar al Congreso a tomar la decisión de pedir el carné de vacunas para todos, con eso mejoraría la vacunación”, sugirió.

Aunque el legislador aclaró que no se puede obligar a una persona a inocularse señalando que es un derecho humano de negarse.

Se reactivan los contagios de COVID-19 en Honduras.

Vulnerabilidad inmunológica

Para la coordinadora del Observatorio del COVID-19 de la Universidad Tecnológica Centroamericana (Unitec), Reyna Durón, señaló que el país se encuentra en una vulnerabilidad inmunológica.

“Estamos en un momento de vulnerabilidad inmunológica ya que en Honduras hay un retroceso de la bioseguridad, por otro lado, tenemos un desvanecimiento del efecto de la vacuna”, externó a Proceso Digital.

Explicó que los anticuerpos se van perdiendo en el sistema después de cuatro a seis meses de haberse aplicado una vacuna.

La profesional de la medicina detalló que el Observatorio del COVID-19 reporta que solo un 36 % poseen la cuarta dosis.

En ese sentido, clamó que las autoridades se concentren en administrar los refuerzos que deben aplicar según el caso y la edad, y completar los esquemas de vacunación.

Además, mencionó que se debe plantear la aplicación de otro refuerzo a las personas que se aplicaron la última dosis hace más de seis meses.

El secretario de Salud hizo un llamado a completar el esquema de vacunación contra el virus.

Llamado a completar esquemas

Esta semana, ante el aumento de casos de COVID-19, el ministro de Salud, Manuel Matheu, hizo un llamado a toda la población para que acuda a vacunarse, por lo que destacó que ahora los centros de salud están abiertos hasta las 7:00 de la noche.

Reveló que actualmente el país dispone de 1.3 millones de dosis de la vacuna.

El funcionario externó que el rebrote de COVID, no es un caso exclusivo de Honduras, porque hay otro tipo de cepa que es la ómicron que tiene 60 serotipos y en todo el mundo.

El doctor anotó que la ómicron, que no es tan letal, es una variedad muy infecciosa pero no llega a la gravedad.

De parte de Salud se está haciendo todo lo posible, se dispone en bodega 1.3 millones de dosis de vacunas, “ahorita que se acaba de ir la general Richardson de Estados Unidos ha donado 4.7 millones de vacunas y vienen más vacunas en camino, no faltan vacunas, no nos falta capacidad de refrigeración, ni de distribución, nos falta la gente vacunándose”, concluyó Matheu.

Honduras se enfrenta por ahora a un pico de casos de COVID-19 y aunque la mortalidad es baja por las vacunas recibidas por la población, es urgente que se apruebe la segunda dosis para toda la población.

En los últimos días los triajes y hospitales reportan una gran cantidad de pacientes y alta positividad, por lo que el llamado es a mantener las medidas de bioseguridad y acudir a completar la vacunación. PD

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_imgspot_img