spot_imgspot_img

Unos Premios Rey de España de altura

Madrid – La altura del rey Felipe VI destacó hoy más que nunca en la entrega de los XXXII Premios Internacionales de Periodismo Rey de España, un acto en el que el brillante futuro de la lengua y la vitalidad del periodismo latinoamericano se envolvieron como colofón en aires de tango.

El rey, acompañado por la reina Letizia, presidían por primera vez esta entrega de premios, que el año pasado marcó el último acto público de su padre, el rey Juan Carlos, quien pocos días después anunciaba su abdicación del trono español.

Y en esta primera ocasión, celebrada en la Casa del Lector de Madrid, Felipe VI se ganó al instante la complicidad del público al retirar, con un calculado empujón del pie, la plataforma situada bajo el atril con la que los anteriores oradores se auparon en la tribuna.

«Suele pasar», comentó con espontaneidad el rey, provocando las sonrisas de los invitados.

Alguien susurró: «Se siente en casa».

Durante la entrega de estos premios, a profesionales de Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, España y Perú por «informaciones memorables que reflejan las sociedades en las que se enmarcan», como resaltó el secretario general de cooperación para el desarrollo, Gonzalo Robles, las referencias al papel esencial del periodismo y al brillante futuro de la lengua -en realidad, las lenguas: el español y el portugués- fueron los protagonistas.

Palabras e imágenes sobre los trabajos de los premiados; y, como broche al acto, una música privilegiada para enamorar en las dos orillas del Atlántico.

Una preciosa versión de «El día que me quieras» y otra de «Volver», de Carlos Gardel, interpretada por un bandeonista y un cuarteto de cuerda patrocinado por la Fundación Excelentia.

En el escenario -sorpresa- la pareja de bailarines de tango formada por María Antonieta Trozzo y Ezequiel Herrera, a los que siguió muy atenta y sonriente la reina, con la mirada enfocada en los elegantes giros de la pareja de artistas.

Tras la entrega de premios, los reyes charlaron distendidamente con gran parte de los invitados, entre los que se encontraban la vicepresidenta del Gobierno español, Soraya Sáez de Santamaría, o la secretaria general iberoamericana, Rebeca Grynspan.

El padre Ángel y la exjugadora de taekwondo Coral Bistuer fueron los primeros en acercarse al monarca y los primeros que se hicieron fotos con él, algo que se repetiría constantemente durante la hora en la que los reyes charlaron animados.

El rey y la reina hablaron de periodismo, de lengua, de música y hasta de televisión: Felipe VI demostró ser buen conocedor de la programación del canal 24 horas de TVE, para el que reclamó un poco más de vertiente internacional.

Mientras paseaban por la Casa del Lector, acompañados por el presidente de la Agencia Efe, José Antonio Vera, los reyes hablaron con la escritora Carmen Posadas, la que fuera presidenta del Club Siglo XXI Paloma Segrelles, acompañada por su hija, la periodista Marta Robles, o la modelo y presentadora Juncal Rivero.

La reina y Rivero destacaron en elegancia.

Letizia llevaba un vestido-abrigo en color beige con el cuello de las solapas y los bordes de las mangas adornados con pedrería, anudado a la cintura e impecable con su nuevo corte bob y sin joya alguna, mientras que Rivero vestía una falda estampada en gris y amarillo y una blusa blanca.

El acto contó también con la presencia de los toreros Oscar Higares y Víctor Puerto; el presidente de la Real Academia de Gastronomía, Rafael Ansón; el presidente de la Academia de Cine, Antonio Resines; el director de Relaciones Institucionales del Real Madrid, Emilio Butragueño, o la doble campeona olímpica de vela Theresa Zabell.

El Alto Comisionado para la Marca España, Carlos Espinosa de los Monteros; Juan Miguel Villar Mir, presidente del grupo OHL -patrocinador de los premios junto a TRAGSA y la Fundación Aquae-; el director de Casa del Lector, César Antonio Molina, o el coordinador de prensa de Casa América, Israel Doncel, estuvieron entre los asistentes, así como los embajadores de Honduras, Guatemala, Venezuela, Brasil o Colombia.

Con ellos los reyes compartieron charla, mientras el monarca aprovechaba para picar algo. También se le acercaron Marina Danko, Paloma Lago, Pedro Ruiz, Miriam Díaz Aroca, José Oneto, Fernando Jaúregui o el exportavoz del Gobierno del PP Miguel Ángel Rodríguez.

Y hubo regalo espontáneo. Una de las integrantes del cuarteto de cuerda, la violinista Lina Tur Bonet, se acercó a los reyes para entregarles unos CD con inéditos de Vivaldi.

«La reina Sofía hizo mucho por la música y hoy hemos visto a los reyes y, especialmente a la reina Letizia, seguir nuestra actuación y la de los bailarines con mucho interés», esa es la razón del obsequio, explicó la violinista a Efe.

spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
23,172FansMe gusta
38,583SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_img
spot_imgspot_img