Una policía fallece de COVID-19 en la Villa de San Antonio, Comayagua

Tegucigalpa-Una mujer policía, clase II, falleció de COVID-19 en la Villa de San Antonio, en el central departamento de Comayagua, reportó el alcalde de ese municipio Néstor Mendoza.

El edil reportó que la agente fue trasladada desde el departamento de Cortés, ya que estaba asignada a la posta del municipio de Pimienta, hacia su casa localizada en la aldea Las Flores ya enferma el jueves de la semana anterior, y desde entonces, y hasta el momento de su muerte convivió con su madre y sus dos pequeños hijos en su vivienda.

Durante el tiempo que permaneció en su hogar junto a sus parientes cercanos la joven no contó con ningún tipo de medidas sanitarias, ni en su entorno con la debida seguridad.

En su dramático relato a periodistas, el alcalde de la Villa de San Antonio detalló que fue el fin de semana cuando él realizó una serie de llamadas a diferentes agencias estatales encargadas de atender la emergencia por la pandemia para que auxiliaran a la joven policía y procuraran medidas de contención en la comunidad, pero durante ese proceso solo recibió negativas y evasión de responsabilidades.

El domingo la joven clase II de la Policía hondureña falleció tras largas horas de padecer convulsiones, se le practicó la prueba rápida de COVID-19 y salió positiva, mientras que el martes ya fue confirmada que murió a causa del coronavirus en la cadena nacional de radio y televisión que realiza a diario el Sistema Nacional de Gestión de Riesgos (Sinager).

Medina describió que fue un vecino quien ayudó al traslado de la mujer a un centro de atención sanitaria el domingo al mediodía, pero horas después se reportó su deceso.

El jefe edilicio manifestó su preocupación por la cadena de potencial contaminación que se pudo extender en la zona donde residía la víctima fatal, aparte de la madre y sus dos menores hijos de la agente policial también pudieran estar en la cadena de contagio vecinos y personas con las que se interrelacionaron.

Agregó que los fondos con los que cuenta ese gobierno local, apenas le permite para comprar pequeñas porciones de cloro o mandar elaborar mascarillas en bajas cantidades para distribuirlas entre los pobladores.

Apuntó que a finales de marzo recibió una transferencia del gobierno central destinada únicamente para comprar alimentos y señaló que de las transferencias de rigor que corresponden conforme a la ley la administración central les adeuda al menos tres meses ya que solo les abonan el 30 por ciento de las mismas para el pago a los empleados y gastos administrativos.

El alcalde Mendoza clamó por ayuda para poder contener la propagación de la pandemia del COVID-19 entre la población que en ese municipio conformada por 27 mil pobladores, sólo en el casco urbano residen 14 mil personas y en la aldea Las Flores donde se produjo la muerte de la Policía viven siete mil personas, de las cuales 50 familias están en cuarentena para evitar una propagación más grande del virus.

Lo + Nuevo

22,644FansMe gusta
34,834SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte