Un gol de «nuestro» tiempo

Por. Thelma Mejía
En la redacción los ánimos no andan tan bien que digamos. La derrota ante Francia, tiene de capa caída a los colegas y a mis amigos, nadie se atreve a vaticinar que pasará este viernes entre la H y su par de Ecuador, dos equipos dirigidos por dos entrenadores colombianos conocidos en casa que ahora son rivales del fútbol.

No quiero vaticinar, me dice uno de ellos, lo único que puedo decir es que el juego será a matar, sostiene, tras aseverar que Honduras se juega todo, se juega la vida y el proceso de preparación de los últimos cuatro años.
Ya nadie me habla ni del murciélago ni de cualquier otra figura que pueda imaginarme para saber cómo se podrá mover el balón este viernes. Solo Nelson Lanza se atreve a hacerme unas chibolitas (pequeños círculos) en un papel para explicarme cómo se plantea un partido: que si la defensa, que si la media punta, que si la delantera, que si los volantes, en fin, tantas figuras que me recuerdan el libro del Arte de la Guerra, del famoso estratega chino  Sun Tzu.
Solo que esas chibolas que me hizo Nelson, eran tan dispersas, que me terminaron enchibolando más y arrancando las carcajadas del resto de mis compañeros, al ver mi cara de asombro y preocupación. Era la hora de almuerzo y ¡había que blofear!
Siento que la Redacción tiene sus defensas mermadas, casi como la H que tiene a muchos de sus jugadores agrietados. Mis colegas y mis amigos coinciden en que Honduras ya no puede darse el lujo de estar en un mundial como si fuera un país primerizo. Ellos quieren más, demandan más de los jugadores.
Mi generación—dice Cristian Nájera, un joven periodista televisivo—quiere saber qué se siente gritar un gol. Queremos verlo y queremos celebrarlo. Queremos un gol de nuestro tiempo y no tanto celebrar goles pasados. Queremos celebrar un gol de Honduras en un mundial, un gol cercano a nosotros, a mi generación y a la de muchos otros que no nacimos en el 82. Se refiere al año en que la H fue por primera vez a un mundial de fútbol.
Y en ese mundial histórico por los únicos dos goles que metió la selección hondureña de fútbol, salen a relucir los nombres de Héctor “Pecho de Águila” Zelaya y Tony Laing, los goleadores de ese momento. Alrededor de esa gesta vienen los recuerdos, pero los jóvenes como Cristian quieren tener también sus propios héroes.
Ulises Aguirre, que si es de la generación de antes del 82, no duda en indicar que la H no se puede venir de Brasil sin meter un gol. Viene a mi mente entonces una expresión similar que me hizo el periodista, Jorge Sierra, de Proceso Digital.
Ante el triunfo de Costa Rica a Uruguay—ex campeón mundial de fútbol—Jorge me dijo: mire licenciada, mientras Costa Rica gana rotundamente a Uruguay, nosotros solo le pedimos a la selección un gol, un gol, me recalcó.
Y si  recuerdo la explicación de que el gol es la máxima expresión del amor en el fútbol, entiendo la nostalgia que atañe a todos los aficionados de la H, a los que vivieron el mundial del 82 y a los que después de ello, esperan en este mundial, hacer explotar el canto contenido que se siente al ver un balón adentro de una meta. Creo que voy bien, ¿verdad?
En este sorpresivo mundial donde los favoritos como España se van humillados y los que hicieron un buen papel como Australia, también se tienen que ir, tiene lógica aquello de que el fútbol “tiene sus tardes”, a veces las cosas se dan y otras no tanto.
En esta tarea que me han dado de escribir de lo que no sé, también he llevado mis sorpresas: en mi grupo de Aleros en el chat, resulta que la colega Ana Elsy Mendoza, ahora es gran futbolera, sufre, grita, regaña los árbitros y tiene sus ídolos en la H. Sí que se hizo futbolera sufrida .
Pero las sorpresas no paran ahí. Orfa Mejía, otra gran periodista que me consta es futbolera a morir, ahora resulta que además de tener raíces olanchana y hondureña, descubrió que seguramente entre sus antepasados más de alguno fue francés. Julio Raudales no lo duda y anuncia una exhaustiva investigación etnográfica al respecto. Ese trabajo también llegará a Chile, porque también se siente chilena. Jejeje.
Ese chat de Aleros sí que es divertido, ellos así viven y disfrutan el fútbol, hacen quinielas y también hacen trampas. En vez de una opción de gane, envían dos, y a mí me confunde más eso. ¡Qué injusticia! Como diría el ex presidente Lobo.
Y de otro lado, mi amigo y colega Will García me pone a leer a Jorge Valdano, Mario Vargas Llosa y Enrique Krauze, entre otros, para que entienda el por qué el fútbol es tan popular. Ni les digo de German Reyes que me recuerda cada historia de la H desde antes que yo naciera, Jajaja
Esta aventura periodística sí que es interesante, pues en el Facebook también recibo consejos, al grado que me recomendaron té de valeriana por aquello de los nervios, la tensión y el dolor, en tono con la moda esa de  “Hecho en casa”. ¡Voy a encender el fogón! ¡¿Alguien gritó gooool?

Noticias recientes

Conmebol aplaza partido de Boca e Internacional por muerte de Maradona

"Por su estrecha vinculación por el Club Boca Juniors, se ha tomado la decisión de cambiar la fecha de los partidos de ida y vuelta de los octavos de final entre Boca Juniors x Internacional por la Conmebol Libertadores 2020", expuso el comunicado.

EL MISMO DÍA DE FIDEL

El mismo día -25 de noviembre- solo que cuatro años después que el expresidente cubano Fidel Castro, murió Diego Armando Maradona. Ambos eran grandes amigos y compartían muchos de sus ideales.

El Reino Unido comunica 696 muertes, la mayor cifra desde principios de mayo

El Gobierno del Reino Unido comunicó este miércoles 696 muertes atribuidas a la covid-19, la mayor cifra diaria desde el pasado 5 de mayo, cuando se informó de 726 fallecidos.

Murray opina que todos los jugadores se tendran que vacunar para jugar

El británico confía en que estos lo harán "por el bien del deporte" y para que todo el mundo esté "seguro".

Médicos egresados exigen a la UNAH que les entreguen los títulos para laborar

Este miércoles, un grupo de profesionales de la medicina solicitaron a la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), que les entregue su título universitario correspondiente, con el fin principal de poderse afiliar al Colegio Profesional de Odontología y de la Medicina con el afán de ejercer su labor profesional en el campo laboral.