spot_imgspot_img

Trump tiene un problema serio con una actriz porno

Miami, (EEUU) – Una actriz porno le está presentando al presidente norteamericano, Donald Trump, un problema serio que no desaparece, a pesar que le ha enviado sus mejores abogados para mantenerla callada.

Stormy DanielsLa actríz, Stephanie Clifford.Stephanie Clifford (”Stormy Daniels” es su nombre profesional), alega que tuvo en el 2006 relaciones sexuales con él que era hasta ese momento un exitoso hombre de negocios, que acababa de ser padre de su hijo, Barron, con su tercera esposa, la eslovena Melania Trump.

Hasta aquí, nada de ilegal en una supuesta relación íntima consentida entre dos adultos.

Trump niega que tuviera esa relación con Clifford, a pesar que hay fotos donde aparecen juntos en un torneo de golf.

Lo malo es la pésima manera como los abogados de Trump han llevado el caso con la intención de mantenerla callada y que no haga declaraciones a la prensa.

Michael CohenAbog. Michael CohenMichael Cohen, uno de los abogados de Trump, le dio a Clifford 130,000 dólares, mediante un dudoso contrato, antes de las elecciones presidenciales de 2016.

El obvio intento era que se mantuviera callada y no estropeara las posibilidades de Trump de llegar a la Casa Blanca.

Esta noticia no la publicó un tabloide sensacionalista, pero nada menos que el serio e influyente “The Wall Street Journal”, dando así más credibilidad a esta rocambolesca historia.

Cohen dijo después que ese dinero era suyo y que no tenía que ver con la Organización Trump. Y que es falso que mantuviera relaciones íntimas con el presidente.

La pregunta que hacia la prensa era: ¿Por qué le ha entregado entonces ese dinero a la actriz porno?

Desde entonces, las cosas se han complicado para el presidente que no logra silenciarla o paralizar los trámites judiciales que le están interponiendo los abogados de Clifford.

Donald TrumpEl abogado de Trump solicitó a los tribunales que todos los procedimientos futuros sean confidenciales.

Esta quiere anular el contrato alegando que Trump no lo firmó y devolver los 130,000 dólares. Clifford ganaría mucho más dando exclusivas a la televisión y derechos por un libro.

El peligro para Trump es que la demanda de los abogados de la actriz porno siga adelante y un juez obligue al presidente a presentarse a un juicio y tenga que declarar bajo juramento.

O que se investigue si el dinero pagado a Clifford procede de la campaña electoral, cosa que sería ilegal.

Aquí lo que está en juego no es que Trump tuvo o no relaciones sexuales con Clifford, pero sí que cometiera perjurio.

Eso le pasó al ex presidente Bill Clinton, cuando negó, falsamente, que hubiera mantenido relaciones sexuales con la becaria de la Casa Blanca, Mónica Lewinsky o con Paula Jones, cuando era gobernador de Arkansas. 

Ese perjurio y obstrucción a la justicia dio motivo a que el Congreso le impusiera un juicio político (“impeachment”), del que se salvó por los pelos.

Sthepanie Clifford actrizEl dudoso contrato que firmó Clifford estipulaba una multa de un millón de dólares si esta lo incumplía. Pero la actriz porno, que es muy astuta, montó una colecta en internet y el millón de dólares se alcanzó.

Cohen reaccionó inmediatamente y mediante un arbitraje judicial, aumento la cifra en veinte millones de dólares.

El abogado de esta, Michael Avenatti, alega que su defendida ha recibido intimidaciones y amenazas de violencia si rompe el contrato y habla con la prensa.

Pues eso es lo que precisamente está haciendo Clifford, aumentando el nerviosismo de Trump y sus abogados.

Clifford ha grabado una entrevista para el programa “60 Minutes”, el más prestigioso de la cadena de televisión CBS, para que se transmita el 25 de marzo, si es que no tiene éxito el desesperado intento de Cohen de impedirlo judicialmente.

Libre Fire y fury“Fuego y Furia”, el azote de la Casa Blanca que emula a Harry Potter EFE

Pero ese intento puede ser un tiro por la culata y dar más publicidad al caso de Clifford, como ocurrió cuando la Casa Blanca intentó, vanamente, impedir la publicación del libro “Fuego y Furia”, del periodista Michael Wolff .

Ese libro, que ridiculiza a Trump y expone los secretos de la actual Casa Blanca, lleva varias semanas en la lista de los “best sellers” y ha vendido más de dos millones de copias.

Mientras tanto Clifford está aprovechando su inesperada fama para lograr más contratos por sus “shows” donde sale media desnuda.

actris porno

Y para desesperación de la Casa Blanca, una amiga ha declarado que esta tiene en su posesión un vestido con restos seminales, “que una prueba ADN puede demostrar que pertenece a Trump”.

Lewinsky también guardó el famoso vestido azul con supuestamente restos de Clinton. Pero nunca le hizo chantaje al entonces presidente.

Reportajes

spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
23,172FansMe gusta
38,600SeguidoresSeguir
5,673suscriptoresSuscribirte
spot_imgspot_img