spot_imgspot_img

Tras su legado por Honduras, Iglesia renueva su cúpula

Por:

Tegucigalpa – La Iglesia Católica hondureña se prepara para un cambio en el mando de las principales diócesis del país y también en la renovación de su principal organismo de gobierno colegiado como es su Conferencia Episcopal.

En Semana Santa se conoció que el cardenal Oscar Andrés Rodríguez Maradiaga dejará el gobierno de la arquidiócesis de Tegucigalpa, debido a que cumple 80 años, lo que marca en el derecho eclesial o canónico que un religioso abandone las tareas de gobierno, excepto el Pontífice al mando de la Iglesia Universal.

De hecho el cardenal Rodríguez Maradiaga ya había presentado su renuncia a los 75 años como establece el derecho canónico, pero el papa Francisco le había pedido que se mantuviera en el cargo, lo que hizo hasta que llegó a la edad de 80 años que cumplirá en los próximos meses y que le obligan a dejar el cargo.

Cardenal Óscar Andrés Rodríguez Maradiaga

El arzobispo de Tegucigalpa ha sido la figura más prominente de la iglesia hondureña en las últimas décadas y la personalidad más visible a nivel internacional, ya que se desempeñó como presidente de Caritas Internacional y su activismo por la reducción de la deuda externa de los países  pobres que encabezó en la década de los 90 del siglo pasado.

Fue mencionado dos veces como candidato papable, aunque en la última donde se eligió a  Francisco como jefe de la iglesia Católica funcionó más como jefe de filas de los cardenales que apoyaron al entonces cardenal argentino Jorge Borgoglio para ocupar el trono pontificio.

Pero no sólo abandonará el gobierno del arzobispado capitalino, sino también del Grupo de los Ocho cardenales que asesoran al papa Francisco para reformar la iglesia y especialmente el gobierno del Vaticano, a cargo de las tareas del Estado homónimo.

El obispo de San Pedro Sula y presidente de la Conferencia Episcopal hondureña, monseñor Ángel Garachana,  señaló que dejar el gobierno de la arquidiócesis capitalino no significa que el cardenal Rodríguez Maradiaga no continuará sirviendo a la iglesia, ya que continuará trabajando, pero ahora en su condición de arzobispo emérito.

Garachana y otros dos obispos renunciaron

Monseñor Ángel Garachana

El obispo de San Pedro Sula informó que es el mismo caso de su persona que se encamina a cumplir 78 años y presentó su renuncia al pontífice y “está en proceso buscar (mi) sucesor” y el día que el papa lo nombre pasará a ser emérito.

El obispo Garachana ha dirigido en los últimos años la Conferencia Episcopal y el papel de la Iglesia ha sido de orientadora en los temas cruciales del país.

Su posición crítica con la corrupción gubernamental, así como su apuesta por unas elecciones limpias y sin fraude se ganaron el apoyo de la población y de otras instancias civiles.

Las diócesis de Tegucigalpa y San Pedro Sula son las principales del país, ya que aglutina a las principales ciudades del país y con ello aglutinar a los conglomerados de fieles católicos del país.

Monseñor Guido Charbonneau

El portavoz de la Conferencia Episcopal, Juan Ángel López, dijo a Proceso Digital que también deben elegirse los titulares de los obispados de Choluteca y Trujillo.

El obispo titular de Choluteca es monseñor Guido Charbonneau.

Otro obispo que ya presentó su renuncia ante la Santa Sede por haber llegado al límite de edad de 75 años es el obispo de Trujillo, monseñor Luis Solé.

Con ello serían cuatro de las 11 diócesis que conforman la Iglesia católica hondureña las que contarán con un nuevo titular en los próximos meses.

Pero Proceso Digital conoció que otros dos obispos titulares superan los 70 años, con lo cual en los próximos años deberán renunciar al gobierno de su diócesis y el Vaticano designar a su sustituto.

Proceso de selección

Monseñor Luis Solé

El padre López, portavoz de la Conferencia Episcopal, dijo que el proceso de selección de los próximos cuatro obispos titulares es algo normado en la iglesia y los postulantes pueden ser hechos por la propia conferencia o por el clero hondureño.

Explicó que todo el proceso es conducido por la Nunciatura Apostólica en Honduras, la representación y oficina diplomática de la Santa Sede en Honduras, que tiene a cargo la investigación de los propuestos.

Una vez hecha la selección el  nuncio apostólico propone a la Santa Sede tres religiosos y es en el Vaticano donde se toma la decisión final hasta que es anunciada por el papa Francisco.

Indicó que el proceso de selección se realiza bajo el secreto pontificio, por lo cual no se debe debatir públicamente, aunque señaló que los postulados deben cubrir ciertos requisitos como ser mayor de 35 años, haber sido sacerdote al menos cinco años y tener formación en universidades pontificias.

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
spot_img
spot_imgspot_img