spot_img

Tragedia en Vivistorio, reedita el drama de coheterías clandestinas

Por:

Compartir esta noticia:

Tegucigalpa – Nueve son las personas que han muerto luego de la explosión hace ocho días de una cohetería en la aldea El Vivistorio en San José, departamento de Copán, occidente de Honduras.

– A pocas semanas de celebrar la Navidad, actores relacionados a la industria de la pólvora piden que se tomen mayores precauciones para evitar mayores desventuras.

– Proporcionar mejores condiciones laborales e industrializar los productos elaborados a base de pólvora, son algunas de las propuestas de ciudadanos del occidente de Honduras.

Aunque inicialmente se reportaron dos decesos en la escena trágica, con el transcurso de los días las víctimas mortales se han ido agregando con el saldo fatídico de nueve vidas más otras que se encuentra en estado crítico en el Hospital Escuela de Tegucigalpa.

La tragedia de Vivistorio es una de las mayores que cuenta la historia reciente de Honduras. La mayoría de las víctimas eran jóvenes varones, algunos familiares y amigos.

La localidad se encuentra a una hora de Santa Rosa de Copán, ahí el pasado miércoles la paz se interrumpió tras el fuerte estruendo en una bodega clandestina de pólvora.

El occidente de Honduras, especialmente en Santa Rosa de Copán y otros municipios son considerados el epicentro de la producción de productos elaborados a base de pólvora. Incluso, en el trayecto de Santa Rosa de Copán a La Entrada Copán es común ver decenas de puestos que comercializan los petardos en la orilla de la carretera.

Los datos dan cuenta que entre dos a tres siniestros anuales se registran solamente en esta zona del territorio hondureño, donde decenas de familias sostienen sus hogares con la comercialización de la pólvora frente a la ausencia de controles de las autoridades.

El jefe de Operaciones del Cuerpo de Bomberos de Copán, Henry Rivera, dijo a Proceso Digital que cuando se aproximan las temporadas de fin de año brindan charlas a los productores de estos artefactos peligrosos.

“Los apoyamos en el manejo de estos productos brindándoles consejos para evitar tragedias, los monitoreamos y estamos anuentes a corresponderles, pero cuando ocurre algo como pasó la semana anterior es complejo porque se dio en una aldea retirada de donde permanecemos”, dijo.

Relató que en el lugar de la tragedia se manejaba una bodega en casa propia, es decir que operaba en la clandestinidad, lo que dificulta las acciones de monitoreo por parte de las autoridades.

Dos personas murieron el día del suceso, pero a la fecha ya suman nueve.

Nueve muertos

Este miércoles se informó el deceso de Mario Rolando Tábora (37), la novena víctima del siniestro ocurrido hace ocho días en El Vivistorio. Él permanecía hospitalizado en el Hospital Escuela.

Las personas que retiraron su cuerpo de la morgue judicial capitalina, lamentaron que la falta de oportunidades lleve a miles de familias a operar en forma artesanal la elaboración de productos a base de pólvora.

“Se requiere mejorar las condiciones en que laboramos porque eliminar las fábricas es imposible”, dijo don Nelson, uno de los parientes que llegó a retirar el cuerpo de Mario Rolando Tábora.

Pidió a las autoridades que mejoren las condiciones de la industria de la pólvora, que las autoridades intervengan para profesionalizar su manejo y que se eviten las tragedias que se narran todos los años.

Los restantes ocho fallecidos son: José Renán Umaña, Yester Baide, Orlin Adalid Álvarez, José Miguel Portillo, Mario Alberto Tábora, Jesús Alvarado, Cristian Ariel Portillo y Jaime Daniel García.

El doctor Gómez informó que otra persona está gravemente herida.

Otro en estado grave

El subdirector del Hospital Escuela, Franklin Gómez dijo que aún queda un paciente de 52 años hospitalizado tras la explosión de la cohetería en Copán.

Se trata de Luis López Villanueva, quien permanece en estado crítico, ya que prácticamente recibió las mismas lesiones que sus compañeros fallecidos.

El paciente está en sala de cuidados intensivos y su pronóstico es reservado, informó el galeno.

Explicó que cuando ocurren este tipo de sucesos, el daño a las víctimas no solo es en la piel, los órganos internos sufren el mayor perjuicio, lo que al final deriva en fallas multi orgásmicas.

Pidió más controles a las autoridades para que estas tragedias no se repitan año con año.

El doctor Umaña plantea algunas medidas para evitar estas tragedias.

Apoyo gubernamental para evitar tragedias

El diputado del PSH, Carlos Umaña, dijo a Proceso Digital que es controversial el tema porque la pólvora artesanal está prohibida, pero reconoció que esta ocupación es de los principales sustentos de las familias en el occidente del país.

“Es complicado establecer las normas de seguridad que tienen las grandes fábricas chinas o mexicanas, para el caso, pero si desde el Congreso o el Ejecutivo queremos ayudar podemos aprobar un subsidio o préstamos blandos para que estas personas se modernicen y cuenten con espacios apropiados para el manejo de la pólvora”, explicó.

Acentuó que “es sumamente difícil desarraigar esta cultura de la pólvora que se tiene especialmente en el occidente del país”.

Umaña puntualizó que la alternativa sería crear un proyecto de ley destinado a que los comerciantes de pólvora se modernicen apoyándolos con subsidios y créditos blandos. JS

Algunos sucesos recientes

• Dos personas pierden la vida y cuatro salen con quemaduras en incendio de cohetería en Copán

• Menor de 12 años es la tercera víctima en incendio de cohetería en Copán

• Joven resulta gravemente herido en explosión de cohetería artesanal en Copán

• Cuatro heridos en explosión de cohetería en La Paz

• Vía aérea trasladan a la capital a cuatro niños afectados en explosión en cohetería de Santa Bárbara

• Cuatro menores heridos por realizar productos a base de pólvora en Nueva Arcadia

spot_img
spot_imgspot_img

Lo + Nuevo

spot_imgspot_img