spot_imgspot_img

Trabajo y seguridad el lado flaco de administración Lobo

Tegucigalpa – Al cumplirse este día dos años de Gobierno de la administración de Porfirio Lobo Sosa, muchos son los problemas que el país ha atravesado, pero en temas trascendentales como la seguridad y el trabajo ha habido una enorme deuda con la población, coinciden analistas reconocidos de la nación.
 

– Analistas e reconocen los avances en materia de educación, reinserción a la comunidad internacional y la ley de asociación público-privado


En el ombligo de la gestión Lobo-Sosa pocos han sido los avances y muchas las decepciones que se han provocado en la ciudadanía que escogió al mandatario, de acuerdo a los diferentes expertos, que recuerdan que el mandatario triunfó con una diferencia de más de 400 mil votos, la mayor en la historia del Honduras.

Proceso Digital contactó a analistas políticos para conocer sus evaluaciones en torno al desempeño durante la primera mitad del actual Gobierno. El profesor universitario Matías Funes expresó que el gran avance del mandato Lobo-Sosa fue haber logrado el reconocimiento de la comunidad internacional, pero que en materia de trabajo y seguridad hay grandes deudas con la población hondureña porque, además fueron el eslogan de campaña política.

Entre tanto, el analista Raúl Pineda Alvarado, manifestó que el actual Gobierno se ha desempeñado entre luces y sombras, más sombras que luces. “Hubo un gran avance en materia de educación por las leyes aprobadas y se legisló pese a la oposición de dirigentes magisteriales, quienes estaban acostumbrados a co-gobernar en el país”, añadió Pineda Alvarado.

Funes: “A Lobo le esperan dos años difíciles”

Para el catedrático universitario Matías Funes, el presidente Lobo Sosa asumió el país en momentos muy difíciles por la crisis política que se desató en junio de 2009, esto generó profundas diferencias entre hondureños y puntos de vista antagónicos, además Honduras había quedado fuera de la Organización de Estados Americanos (OEA) y muchos países habían roto relaciones diplomáticas con la nación.

“Me parece -expresa Funes- que el punto prioritario en la agenda de Lobo estuvo en reestablecer vínculos con la comunidad internacional. Dedicó muchos esfuerzos en ese sentido y siento que se avanzó bastante. Fue exitoso en esa tarea que se trazó”.

Asimismo añadió que “en la agenda interna es donde veo el problema. La campaña política de Lobo se vertebró alrededor de dos promesas, una que tenía que ver con el empleo y la otra con la seguridad”.

Según el ex diputado por Unificación Democrática (UD), en materia de empleo, tenemos 1.8 millones de hondureños sin trabajo, muchos se acogen a la economía informal para hacerle frente a esta problemática.

Asimismo recordó que el propio presidente en una reunión de Consejo de Ministros tácitamente reconoció que su Gobierno había fracasado en esta materia cuando dijo que iba a ser necesario realizar un foro con gente calificada para que le arrojen luces para ver como se mejora la situación del empleo en el país.

“En el tema de seguridad, han pasado dos años y no se ven a avances, por el contrario, la inseguridad ha aumentado. Honduras es calificada en este momento como el país más violento del planeta con 82 homicidios cada 100 mil habitantes. Periódicos como el Washington Post nos califica como la capital mundial del crimen, además tenemos dos de las diez ciudades más violentas del planeta (Tegucigalpa y San Pedro Sula), estas son cifras que nos deben llenar de preocupación”, dijo Funes.

Agregó que “se ha descubierto la enorme corrupción que hay en la Policía, a raíz del asesinato de dos estudiantes universitarios el año pasado. Añadido a esto que hay muchos policías coludidos con el crimen organizado”.

El profesor universitario expresó además que “el hecho que hoy se haya presentado un proyecto para mejorar la seguridad en el país, eso es positivo, pero ojalá que se materialice con hechos”.

Entre tanto, Funes es del pensamiento que la agenda es bastante grande para un Gobierno que ya tiene dos años en el poder. “Este año vamos a elecciones primarias y eso le quita de alguna manera espacio al gobernante. El próximo año vamos a elecciones generales y por eso el presidente pasa a ser una figura secundaria y son otros políticos los que entran al primer plano”, sentenció.

En resumen, explicó que los logros en política internacional son muy buenos, pero en la agenda interna son bastante mínimos.

“Debe escuchar la voz crítica”
Para el analista político, el gobernante debe escuchar la voz de los que hacen señalamientos críticos. “Lo peor que puede hacer Lobo es enemistarse con la prensa. He visto en él un discurso dual, en cuanto dice que las críticas que emergen de los medios de comunicación son positivas, por otro lado, anuncia que cerrará los espacios a la libertad de expresión, lo cual es preocupante”, acotó Funes.

“Debe mostrar una fuerte voluntad política -prosiguió- para encarar los problemas serios del país. Creo que lo que le resta es actuar con sinceridad, además debe atacar la corrupción que es otro de los flagelos que le hace mucho daño al país”.

Funes auguró los próximos dos años muy cargados de actividad política, lo que restaría la debida funcionabilidad del mandato presidencial.

Además explicó que los niveles de popularidad de Lobo Sosa han disminuido. “Lo reflejan algunas encuestas que se han publicado. Hay una especie de escepticismo e incredulidad en la población que votó mayoritariamente por él y hay mucho descontento en muchos de sus correligionarios que quisieran tener un empleo y no lo tienen”.

Funes les recomendó a los precandidatos nacionalistas. “A ellos les conviene desmarcarse del presidente. Históricamente está demostrado que los candidatos que cuentan con el aval del mandatario, sea Liberal o Nacionalista, no les va bien en elecciones”, puntualizó.



Raúl Pineda: “Este gobierno ha desaprovechado el tiempo”

En cambio para el analista en temas nacionales, Raúl Pineda Alvarado, estos dos años de la actual administración se ha desenvuelto entre luces y sombras, más sombras que luces.

“Cuatro años siempre han sido catalogados como un período muy corto para realizar proyectos que sean transformadores de la sociedad. En este gobierno sentimos que se ha desaprovechado el tiempo”, expresó Pineda.

Para Pineda Alvarado “se han hecho cosas importantes como la Ley Fundamental de Educación que se complementa con el hecho político que ha sido un Gobierno que ha tomado decisiones necesarias, que no han generado mucha simpatía, pero necesarias al fin, como el caso del Inprema frente a la posición de dirigentes magisteriales que estaban acostumbrados a co-gobernar en Honduras”.

Asimismo dijo que se han sentado bases importantes como la Ley de asociación público-privadas y la aprobación de contratos de energía limpia, que empezarán a dar resultados allá por 2017.

También señalo que “el llamado Gobierno de Unidad no ha dado resultado porque se hace a costa del partido que está en el poder y donde la dirigencia de los partidos que está representados en el Gobierno no aceptan que sus ministros representan sus instituciones políticas. Si esos ministros están representados a título personal, me parece que el costo ha sido demasiado elevado, puesto que no incorporan la representación política de los partidos a los que pertenecen y que es la idea principal del Gobierno”.

Pineda Alvarado catalogó como grandes fracasos del Gobierno, “el tema de la inseguridad que transformó a nuestro país de una sociedad agredida por la violencia común y el crimen organizado a una sociedad caracterizada por el miedo donde los medios de comunicación de influencia mundial como el Washington Post y el Miami Herald han calificado a nuestras ciudades como las capitales mundiales del crimen y la violencia”.

“Sobre ese este tema -continuó Pineda- creo que la pachorra, la falta de decisiones y la indolencia han sido las improntas de la gestión del Gobierno”.

Asimismo, en su análisis expresa que “el otro tema donde se ha fallado mucho es en lo que tiene que ver con la capacidad de crear condiciones para la inversión generadora de empleos. Se ha creado un ambiente de inseguridad jurídica que especialmente se ha originado en el mal manejo de las finanzas públicas. En 2010, el 74% del Presupuesto General se iba en pago de sueldos a empleados públicos y actualmente pasó al 80%, todo esto derivado en un déficit fiscal que no es bien visto por los organismos financieros internacionales”.

Un punto importante que señaló Pineda, es que “el actual Gobierno tuvo un gran respaldo electoral, por primera vez, el Partido Liberal fue derrotado por más de 400 mil votos. No tuvo ni tiene una oposición política, no ha tenido grandes obstáculos para tomar las grandes decisiones que se requieren para sacar adelante a Honduras y no se ha hecho”.

También explicó que desde el punto de vista de la estrategia real, el aliado histórico ha sido EEUU. “Más del 40% de nuestras exportaciones van para allá, además de los (casi) 3 mil millones de dólares en remesas que son los que mantienen la estabilidad del lempira. Sentimos que las relaciones con EEUU se han deteriorado en un índice importante, precisamente con los acercamientos políticamente inexplicables entre el presidente Lobo y las naciones que se han declarado públicamente enemigos de EEUU”, acotó.

Recomendó al Gobierno trabajar en tres temas: Inversión-capital humano, no se puede ser competitivos sí la población no es aceleradamente capacitada.

También hay que invertir en una proyección social que no sea asistencialista, la proliferación de bonos es negativa porque no se acompaña de inteligentes programas de sostenibilidad. “Somos el país de los bonos”, manifestó.

Y otro de los problemas que señaló Pineda Alvarado es la lentitud en las que se toman las decisiones en los tres poderes del Estado. “No podemos seguir en ese tropicalismo indolente que hace que aquí vivamos en montañas de trámites burocráticos y generemos una inseguridad jurídica derivada de la lentitud en la resolución y de la corrupción. Que se origina que cada cuatro años cuando inventamos la democracia”.

Para finalizar su análisis dijo que “el mejor mecanismo para que un país progrese es la previsibilidad. Que haya confianza, que las reglas del juego no serán cambiadas por el capricho de un gobernante… Tiene dos años para enrumbar el país con una hoja de ruta de saber hacia dónde vamos”.


spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
23,172FansMe gusta
38,712SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_img
spot_imgspot_img