Tegucigalpa – Debido a que no cuenta con recursos para reparar los vehículos que transportan a los imputados desde la Penitenciaría Nacional de Támara, el director de centros penales, Santos Simeón Flores, decidió no enviar a una veintena de procesados a las audiencias en los tribunales capitalinos.
 

– Jueces del Tribunal de Sentencia le piden al presidente Hernández que “haga lo que tenga que hacer”para solventar la caótica situación.

La dramática situación no contrasta con el mensaje del presidente Juan Hernández Alvarado, quien le ha ordenado a los distintos operadores de justicia que unan sus esfuerzos para combatir el crimen común y organizado.

Flores indicó que sólo dos centros penales de los 24 existentes en el país cuentan con vehículos para el traslado de los privados de libertad a sus audiencias y que en el caso de Támara, la flota de automotores no se encuentra en óptimas condiciones.

Además, mencionó que algunos de esos vehículos requieren de mantenimiento por el estado de deterioro en el que se encuentran y carecen de presupuesto para estas acciones.

El funcionario dio a conocer que dicha situación ya es de conocimiento del comisionado especial de los centros penales, Servando Alcerro, pero el presupuesto no les ha permitido ejecutar las acciones de mantenimiento de los vehículos.

En relación al tema, el abogado Eduardo Montes, del Tribunal de Sentencia de Tegucigalpa, lamentó que sólo en la presente semana se han suspendido 20 audiencias, una situación que interfiere en el trabajo de los operadores de justicia porque los imputados logran alegatos jurídicos para obtener la libertad.

La situación de los centros penales empeora cada día y las 24 cárceles del país son consideradas verdaderas bombas de tiempo. Recientemente la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) retrató el sistema carcelario hondureño como paupérrimo, deshumanizado y corrupto.

>