spot_imgspot_img

Suben a 1,071 muertes por COVID-19 en Panamá, que acumula 52,261 contagios

Panamá – Panamá añadió este sábado 33 muertes por COVID-19 y 853 nuevos casos positivos para elevar a 1,071 las defunciones y a 52,261 los contagios confirmados de la enfermedad tras 131 días de pandemia en el país, que tiene un letalidad local del 2.05 %, menos de la mitad del 4.24 % mundial.

El Ministerio de Salud (Minsa) registra en su informe que 27,494 (52.61 %) pacientes han logrado sanar, 974 en las últimas 24 horas, 1,321 (37 más que ayer) se encuentran hospitalizados, divididos en 1,148 (31 más) en sala general y 173 (6 más) en las unidades de cuidados intensivos.

En aislamiento domiciliario permanecen con cuadros moderados 21,735 personas, y otras 640 han sido llevadas a hoteles que de manera temporal funcionan como nosocomios.

El Minsa ha señalado que los hoteles-hospitales se convierten en «herramienta importante para evitar que la red hospitalaria se vea saturada», y donde se ubican a los diagnosticados con la COVID-19 cuyos domicilios no ofrecen condiciones para el aislamiento.

Panamá, uno de los países de la región con más pruebas de detección de contagio por Covid, ha realizado hasta ahora -desde el primer caso detectado el 9 de marzo pasado- un total de 183,261 muestras, 70 % negativas y 30 % positivas.

Las pruebas por millón de habitantes ascienden a 42,833, con 2,447 nuevas muestras efectuadas en las últimas 24 horas, para una positividad de 34.9 %.

Las muertes por el rango de edad se concentran entre las personas con más de 60 años, acumulando 774 del total de 1,071 defunciones.

Panamá, que atraviesa por una creciente escalada de casos, paralizó a mediados de marzo pasado toda la actividad económica no esencial.

Organizó un proceso de apertura gradual dividida en seis bloques que comenzó el 13 de mayo y permitió el reinicio de dos de ellos, pero se suspendió por el rebrote de COVID-19 que se encuentra en pleno desarrollo.

Los sectores esenciales como alimentos, salud, seguridad, transporte, entre otros, nunca han parado en el país, pero permanece cerrado todo el comercio y las escuelas, y están suspendidos los eventos masivos culturales y deportivos.

Este sábado y domingo, y hasta la madrugada del lunes, rige una cuarentena total en la capital y la contigua provincia de Panamá Oeste, las dos zonas del país con la más alta incidencia de casos positivos, con 31,136 y 9,086, respectivamente.

Las autoridades indicaron que no descartan la posibilidad de establecer esta medida en las provincias caribeñas de Colón y Bocas del Toro, así como en otras del interior del país, ante el aumento de casos positivos de las últimas semanas.

Panamá, con unos 4,300,000 habitantes, vive una escalada de casos que ha provocando una saturación en hospitales públicos y privados; estos últimos ya están al 100 % de ocupación en las UCI y un 60 % en las salas generales, lo que ha llevado a la habilitación de espacios alternativos.

Para frenar la propagación de la COVID-19, el Minsa hará uso en la provincia central de Coclé de «drones Mavic 2 pro», con sensor de calor infrarrojo para detectar en tiempo real si las personas que circulan por calles y en aglomeraciones tienen la temperatura corporal alta.

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
23,496FansMe gusta
39,413SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_imgspot_img